AQUELLAS PEQUEÑAS COSAS

Hacía ya días que no me animaba a dejar otro mensaje en una botella en este diario sin fechas ni citas. Esta semana ha sido dura, lo mismo de siempre, harta de las mismas tonterías de cada semana. Esto ocurre cuando alguien está ya harto de hacer cada día algo que ya le aburre y ver como el hastío vence también en casi todo lo que está a su alrededor. Pero debo dar gracias porque eso sólo ocurre en la parte laboral de mi vida, y la parte personal además de ser infinitamente más importante, también es infinitamente más rica y plena. En esa vida personal yo puedo ser quien soy, comportarme como quien quiero ser, rodearme de gente que realmente merece la pena o que realmente quiero tener a mi lado. Y eso es lo que de verdad importa.


En esta misma semana han pasado cosas muy buenas. Desde ir al trabajo con mi amigo Óscar cada mañana y reirme a carcajada limpia desde primera hora, hasta hacer el casting de Pasapalabra. Sí, es mi primer casting, ni siquiera sé si me van a coger o no, pero a mí me hace mucha ilusión, ¿qué queréis que os diga?. Además de que estoy totalmente enganchada a este programa desde hace años, a mí eso de ir a la tele a este programa y hacer algo diferente, simplemente me encanta. Y si no me cogen la experiencia nueva en mi vida no me la quita nadie. Ya sé que hay gente que es castingeador profesional, o que sin llegar a este punto han ido ya a varios concursos o castings, pero para mí es la primera vez, y eso es siempre especial.


El fin de semana tranquilito pero lleno de cosas que hacer. Ayer viernes me fui con mis primas a ver la Bella y la Bestia, nos lo pasamos fenomenal, un espectáculo precioso, es como volver a la magia de la infancia y de las películas de Disney. Antes fuimos a cenar, luego nos quedamos todas en mi casa y esta mañana nos fuimos a desayunar y nos pusimos las botas. Un plan genial que deberíamos repetir más a menudo. Después de eso, una comida con amigos y una tardecita tranquilita, ya llegada a casa con un poco de sueño, pero con ganas de escribir mis devaneos mentales en este diario virtual. Y mañana, otra comida con amigos en La Latina, en un restaurante al que no he ido antes, espero que me sorprenda positivamente.


¿Y sabéis qué?, que estos días hace un sol maravilloso en este MadNegritarid otoñal que tanto me gusta. Las hojas se caen de los árboles, en el ambiente la melancolía vuela y los sueños vuelven a retornar a nosotros. Por eso, las cosas verdadermanete importantes no tienen que ver con el trabajo, ni con los gilipollas que se empeñan en hacer nuestra vida más triste. Porque cada día nos pasan cosas maravillosas, y a veces estamos tan obsesionados con los pequeños momentos grises que no sabemos disfrutar de todos los momentos buenos, que suelen ser muchos más que los malos.


Así que a aprender un poco de la vida y de los buenos momentos. A recordar la magia de la infancia y seguir creyendo en los sueños, ellos nos salvarán a nosotros, y nosotros a ellos.

Comentarios

cris ha dicho que…
Pues que suerte, en Santander no ha parado de hacer malo y llover desde que empezó el mes...
geminisdespechada ha dicho que…
ten cuidado que lo de los castings engancha!! yo me estoy quitando, tenía uno esta mañana y no he ido..
leira ha dicho que…
Oye, si te seleccionan, avisa.

Entradas populares