TAN ROJO, TAN OVIEDO, TAN ZASCANDIL...

MENOS DOS ALAS. Joaquín, eso no se hace, y se lo dices igualmente a tu amigo Luis (García Montero), quien por cierto, te ha hecho un prólogo de disco soberbio, como suele ser habitual en él. No dudo de que ambos quisisteis mucho a Ángel (González), poeta y además asturiano y carbayón como yo. Pero es que eso no se hace, media vida con él y le dedicáis dos joyas después de muerto: tu canción que nunca podrá escuchar, el libro de Luis (“Mañana no será lo que Dios quiera”) que nunca podrá leer. Cuando escribí sobre ese libro, ya dije que la figura de Ángel González formaba parte de los escenarios de mi infancia, porque en Oviedo era muy conocido. Disfruté muchísimo con el libro, se me cayeron las lágrimas en algunas de sus páginas, y pensé que era una pena que Angel no lo hubiese leído, que los homenajes post mortem deberían estar prohibidos. Cuando escuché esta canción, creí que se me atenazaba la garganta, que por unos instantes me quedaba sin respiración, porque tú habías cometido la misma herejía. Otra obra maestra poética y musical que Angel no llegaría a contemplar nunca, que jamás podría escuchar. Porque rojo, zascandil, carbayón e incrédulo como yo, no creo que él esté en ningún más allá, la gente se muere y se acaba, lo que nos queda es su recuerdo.


“González era un ángel menos dos alas,
González era un santo por lo civil,
un dandy con un ojo a la funerala,
tan rojo, tan Oviedo y tan zascandil.


Hilaba en los garitos de mala nota
boleros de Machín con Juanín de Mieres,
apurando los whiskys en los que flotan
las lunas de las golfas y los crupieres. (…)


Verde por la vergüenza que no tenía
hasta ayudó a Caronte a quemar sus naves,
decía que morirse no era tan grave
y agonizó en voz baja por cortesía.”


Creo que a él le habría gustado escuchar esta canción, a mí también me gustaría escuchar algo así si alguien llegara a escribir tanta belleza para mí. Es una faena que no pueda hacerlo, una tristeza que su voz se haya apagado, un homenaje y una canción preciosos, un nudo en la garganta cada vez que escuchas “un santo por lo civil, tan rojo, tan Oviedo…” Deberías haberla escrito antes, él se merecía escucharla.
"Menos dos alas" es la canción que Sabina le ha dedicado a Angel González y que forma parte de su último disco, "Vinagre y Rosas".

Comentarios

cris ha dicho que…
¿Eres Carbayona??? jajajajajajaj, yo estoy con una chica de Xixón!! ajajajajajaj.
fjredondo ha dicho que…
No es la canción que más me gusta del último Cd de Sabina. En fin ya debatiremos más largo y tendido sobre "Vinagre y Rosas"
Leira ha dicho que…
Tienes un regalito en mi blog de canciones.

Entradas populares