HUMORCITO DEL BUENO

Se trata de un libro muy corto, apenas 200 páginas, pero además escrito con párrafos cortos y un tamaño de fuente más que grande. Conclusión: que si lo llegan a imprimir con un tamaño de letra normal probablemente el libro ocuparía la mitad de las páginas. Y segunda conclusión: tardas en leerlo alrededor de una hora.


PABLO MOTOS Y SUS REFLEXIONES VITALES SOBRE LA VIDA. PARTE 2.

No somos nadie 2. No hay que ser alguien… muy muy muy listo para poder pensar que si hay un No somos nadie 2 deberá haber un No somos nadie 1. Pues sí, obviamente lo hay, un libro que el genial Pablo Motos sacó hace unos añitos y que le debió de ir tan bien en ventas y debió de hacer tanta gracia que decidió hacer una secuela en forma de 2.

Pero es que además la idea debe de venir por el programa de radio No somos nadie que se emitía en M80 y que tenía al propio Pablo Motos como presentador hace ya algún tiempo. Sí es cierto que este chico alcanzó la fama nacional a través de su archiconocido programa El hormiguero, que, a pesar de haber cambiado incluso de cadena televisiva, sigue manteniendo su frescura y sobre todo su audiencia.

Aunque el autor del libro aparece como Pablo Motos en la portada del mismo, en la contraportada podremos ver que existen muchos colaboradores (tales como Laura Llopis, Juan Herrera, Raquel Martos, Luis Piedrahita o autores varios del Club de la Comedia) que han puesto su granito de arena en el texto de este libro. Un texto que proporciona una diversión garantizada, os lo aseguro.

Son al fin y al cabo reflexiones vitales sobre cosas que pasan cada día y que quizá no nos habíamos percatado de lo absurdas que resultan hasta que las vemos escritas. Y lo que es peor, que nosotros mismos las hacemos habitualmente.

Por ejemplo, cómo hablamos con los niños o cómo hablamos por ellos. Siempre me ha parecido absurdo cuando vamos con un niño pequeño, vemos un perro y le decimos: mira un guauguau. Pero qué cosa tan imbécil y pija. Por esa regla de tres las vacas son múuuuuus, los gatos son miau-miaus, las ranas croac-croac, ¿y los elefantes?

Pues bien, cuando leí el siguiente texto en el libro de No somos nadie 2, no pude menos que reírme para mis adentros:

¿Por qué, cuando vamos con un bebé, tenemos la manía de hacer de ventrílocuos? Que llega alguien y dice: “Huy, qué niño más mono, ¿cómo te llamas?”, y respondemos nosotros con voz de niño por detrás: “Me llamo Carlos”.

No digo nada, además de reírme, porque yo no tengo niño, pero tengo perro y hago lo mismo. Cuando en el parque veo otro perro o ven a mi perro, el dueño del otro perro (él o yo) solemos acariciarle la cabeza y preguntar: Hola guapo, ¿cómo te llamas? Claro, como si el perro fuera a respondernos. Responde el dueño del susodicho, yo en mi caso digo Se llama Athos, eso sí, sin voces tontas ni haciendo de ventrílocuo diciendo Me llamo Athos. Pero casi.


REFLEXIONEMOS SOBRE DIFERENTES TEMAS….

Como casi todos los libros, está dividido en secciones, de lo más dispares por cierto. No en vano, en las páginas interiores, debajo del título oficial No somos nadie 2 aparece la siguiente acotación: Nuevas dudas existenciales y monólogos de humor, así que podéis haceros una idea de lo que vais a encontraros dentro.

Si os parece, creo que lo mejor es ir desglosando cada uno de los apartados de este libro:


1. MONÓLOGOS.

Este apartado viene a ser algo así como una especie de cajón de sastre (o desastre) donde podemos encontrar un poquito de todo. Voy a insertar extractos o resúmenes de determinados monólogos presentes en este apartado.

Por ejemplo, no sé si os habéis planteado alguna vez que, hagas lo que hagas con tu dinero, siempre terminas ayudando a las mafias y los malos.

Que te compras un coche… pues contaminas, aumenta el consumo de petróleo, con lo que se causan más guerras en el mundo y a su vez miles de muertos.

Que montas un negocio (no sé si es buena o mala idea en los tiempos que corren), por ejemplo un barecito. Pues fomentas el alcoholismo, la ludopatía… Ya que estás, pon un casino!!!

Bueno, pues vamos a montar una joyería, pues tampoco. La mayoría de las hoyas vienen de África, donde explotan a niños pequeños. No hablemos ya de los maridos infieles que siempre le compran el pedruscazo a la otra…

O por ejemplo, reflexionemos un poquito sobre la forma tan opuesta de reaccionar que tienen los padres y las madres. Que sí, que ya sabemos que son del sexo opuesto, pero digo yo que los dos son progenitores al fin y al cabo ¿no? Pues no, nada que ver.

Por ejemplo, un niño se cae y llora. ¿Qué hace el padre? Pensar rápidamente en cómo hacer que se calle para que la gente no piense que haya sido culpa suya. Le da una patata… el niño sigue sin callarse. Le da dos patatas… Anda, venga, que te dejo las tijeras, pero no le digas a mamá que te las he dado yo.

Sin embargo, si es la madre la que está en esta situación sale corriendo despavorida a recoger a su niño del suelo y estrujarlo. Se piensa entonces que el niño se calla por amor de la madre, pero no, se calla por la falta de oxígeno!!!



2. EL CONSULTORIO SENTIMENTAL DE NURIA ROCA.

Además de que el propio Pablo Motos hace algo así como declararle su amor incondicional al principio de este apartado, en el Consultorio Sentimental de Nuria Roca podemos encontrar de todo, como en botica.

Puedo aseguraros que este apartado resulta directamente desternillante. Las consultas son de lo más variopinto (a veces rozando incluso lo absurdo), pero las respuestas es que ya no pueden ser peores. ¿Cómo resumiros algunos de los puntos que me han hecho reír más?

Por ejemplo, el del tío que mide menos de 1,60 y se acaba de ligar a una modelaza de 1,90 y anda todo preocupado. A lo que Nuria Roca le contesta directamente que siendo Marianico El Corto no puede pretender convertirse en Pau Gasol. Y que si le jode la respuesta tan directa, que no hubiese preguntado. Toma ya!!!

O cosas peores, la chica que quería ocultar las mollas a su chico. Obtiene la respuesta de que la carne es carne, o carnaza qué sé yo. Y si no, a jugar con las luces y adoptar la pose de lado denominada Escultura de Botero precisamente para eso, para esconder las mollas, que no será porque las esculturas de Botero no las tienen, y hay a quien le gustan!!!

Pero hay consultas incluso más chungas: a quien le gusta su periquito, la chica que no puede evitar tirarse pedos y al raro de su novio le molestan… En fin, a cada cual más absurdo.


3. LAS 20 NUEVAS PISTAS QUE DEMUESTRAN QUE TU RELACIÓN DE PAREJA NO IBA TAN BIEN COMO CREÍAS.

Sólo espero que no me ocurran nunca a mí, porque cada una de las 20 pistas son demoledoras. Algunas por absurdas, otras por terribles, pero otras tienen su gracia. Por ejemplo, yo me quedaría con las siguientes:

Cuando le dijiste a tu chico: “quiero que me enseñes en la cama lo que más te gusta”, ¿subió la moto al colchón?

Quien no haya tenido un novio motero quizá no lo entienda, pero son capaces de eso y más.

Cuando le dijiste a tu chico que querías ir a un sitio de intercambio de parejas, ¿te llevó a Marruecos y te cambió por tres dromedarios?

Yo no he pedido ningún intercambio de parejas, pero sí he ido a Marruecos y a mi churri le han ofrecido camellos, alfombras…

Cuando le dijiste a tu chico que querías pasar una tarde tranquila, ¿se fue?

Cualquier cosa es posible, habría que saber si aquella tarde había fútbol. Entonces seguro que no desaprovecharía la ocasión, y si le echases en cara que te había dejado sola, diría ¿pero no me habías dicho eso, que querías estar tranquila? Pues te he hecho un favor yéndome al fútbol.


4. POSTURAS SEXUALES REALMENTE INNOVADORAS.

Creías que lo sabías todo… O al menos alguna cosilla como la postura del misionero y demás. Quizá hasta te hubieses iluminado leyendo el Kamasutra en tu época universitaria, pero seguro que estas posturas ni te las habían contado ni siquiera hubieses podido pensar que existiesen. Por ejemplo:

La del perro del hortelano.

Compra un perro a un hortelano, líate con el hortelano y que el perro os mire mientras os lo montáis. ¿Nivel de placer? Depende del hortelano.

La del velcro.

En lugar de sábanas, pon velcro en toda la cama. Luego os ponéis un par de jerseys de lana y hala, a ver cómo se desarrolla vuestro encuentro amoroso.

Nota preliminar: para desarrollar correctamente esta postura se recomienda ir depilado.


5. CONSEJOS QUE NOS DAN LAS MADRES.

Ay, que madre no hay nada más que una… ¿Qué haríamos sin sus guisos? ¿Y sin sus consejillos sabios? Pues hala, allá va una de consejos. Y oye, algunos de ellos a mí me han parecido hasta buenos.

Por ejemplo, te llama vete tú a saber quién por teléfono y te pregunta que estás haciendo. Nada, contestas. La has jodido, muchacho. Ahora te tendrá dios sabe cuánto tiempo al teléfono. Lo mejor, decir que estás a punto de cenar, aunque sean las 11 de la mañana, así podrás colgar antes.

Si tienes guardaespaldas, procura ser especialmente simpático con él. Tiene un segundo para reaccionar: mejor que lo haga bien y no tenga dudas, ¿no?

O recuerda: no valores la terraza de verano por su situación sino por lo fría que pongan la cerveza. Que sí, que está muy bien estar sentado viendo el Coliseo pero ¿quieres que te sirvan meao de burra?.


6. DUDAS EXISTENCIALES.

Quién no haya tenido nunca una duda existencial que tire la primera piedra. No seré yo quien lo haga. Además, aunque a veces parezcan absurdas, hay que pensar que de eso viven los filósofos.

Por ejemplo: ¿Qué te duele la herida? Eso es que se está curando. ¿Os imagináis a la Virgen diciéndole a Jesús en la Cruz. ¿Te duele? Fenomenal, en tres días estarás como nuevo.

Pero es que aquí podríamos contar mil historias. Dudas existenciales de los hombres sobre las mujeres (qué típico, nunca nos entienden), de los hombres sobre sí mismos, de las mujeres sobre los hombres, o por qué no de un arqueólogo con alergia al polvo, de un garrulo cenando en El Buli o de un Caganet en el Belén de Navidad. Os aseguro que merece la pena leerlas. Te sorprenderá esta casuística tan dilatada y extensa, así como sorprendente.


7. LUIS PIEDRAHITA.

Uno de los habituales colaboradores de Pablo Motos tiene su propio apartado en este libro, donde nos deleita con sus brillantes ideas sobre cómo los bolsillos son en realidad cajones de tela; la volatilidad del tiempo, que aunque nosotros lo hayamos inventado él transcurre a su propio ritmo (siempre más rápido); o lo poco conveniente que pueden llegar a ser los tatuajes en determinados contextos.


8. MAK GUFIS.

Otro de los colaboradores habituales de Pablo Motos que también contribuye como broche final a la hilaridad de este libro. Creo que no se te habrá ocurrido antes pero, piensa en…

Si Donald, el de Disney, te invita a su cumpleaños, ¿paga el pato?

Si uno en los sanfermines te roba la cartera, ¿es un chorizo de Pamplona?

Si a un geólogo le sale una piedra en el riñón, ¿lleva la profesión por dentro?


Y esto sólo son tres ejemplos, imaginaos lo que podéis reíros con este apartado.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Como veréis este libro tiene un humorcito del bueno en rama. Si has visto alguna vez El hormiguero y te ha gustado, estoy segura de que este libro te encantará. Está bien escrito, resulta la mar de sencillito, se te evaporará entre los dedos, te reirás como hace mucho tiempo que no te ríes, te servirá incluso para plantearte algunas cosas que nunca hubieses creído plantearte y quién sabe? Hasta a lo mejor te sirve para hacerte el gracioso (con éxito) en la cena de navidad de la empresa, que ya amenaza allí al fondo en el horizonte del calendario.

En definitiva, este libro resulta realmente genial. Además sale baratito y lo podéis encontrar en edición de bolsillo. Y al final ¿a quién le amarga un dulce?

Pues eso... a disfrutar de la carcajada.

NOTA: En mi opinión he incluido extractos o resúmenes de algunas de las partes que más gracia me han hecho de este libro.

Comentarios

matiba ha dicho que…
Qué bien sientan de vez en cuando estas lecturas que nos hacen reír, sonreír y sobre todo desconectar por un rato de todo lo que nos rodea
Fjredondo ha dicho que…
Chica, has chafado la mitad de los chistes del libro, ya no se si merece la pena comprarlo... ;-)
ITACA ha dicho que…
Hombre, no me digas eso Paco :(
Pedro ha dicho que…
Gracias por esta recomendación. Hace ya mucho tiempo que no conseguía reirme tanto.
Pedro ha dicho que…
Gracias por esta recomendación. Hacía tiempo que no me reía tanto con un libro.
Pedro ha dicho que…
Muchas gracias por tu recomendación. Hacía tiempo que no me reía tanto con un libro.

Entradas populares