EL ADIÓS QUE NUNCA PRONUNCIASTE


PROFESOR LAZHAR, UNA PELÍCULA INTIMISTA.


Hay ciertos tipos de películas, cierto tipo de cine, que resulta especial. No se trata de las historias que cuentan, sino de cómo las cuentan. De hecho, la historia en sí suele no ser nada del otro jueves, pero la forma de narrarla, la profundidad y el intimismo, hace que se convierta en una historia mucho más especial.




Profesor Lazhar es una de esas películas. No es francesa, aunque podría serlo, es canadiense, que en cuanto a cine, no debe de ser muy diferente. No sé mucho de cine, menos aún de cine canadiense, pero sé que esta película, tan sencilla y a la vez tan maravillosa, me ha encantado.

Bachir Lazhar es un argelino que vive en Canadá como refugiado político. En Argelia dejó a su familia y una historia muy triste y devastadora a sus espaldas. Ahora vive en la fría Montreal, en un durísimo invierno lleno de nieve, en el que tendrá que enfrentarse a los estragos que la muerte puede causar entre una clase de niños indefensos. Salió por problemas políticos de la bella y calurosa Argel para vivir como refugiado en las fría Montreal, en Canadá, tantos kilómetros tan lejos de su casa. Atrás ha dejado un pasado con mucho dolor y muchos recuerdos, pero la vida sigue y las cosas que nos suceden nos forjan a nosotros mismos como personas.


El Profesor Lazhar aparece un día por un colegio de niños de Montreal. Una de las profesoras ha muerto recientemente y su puesto está vacante, por lo que solicita a la directora del centro que le tenga en cuenta para el puesto. A pesar de las iniciales reticencias de ésta, días después, se ve sentado en su mesa de profesor frente a unas dos decenas de alumnos que le miran con los ojos muy abiertos desde sus pupitres.

Los niños han pasado un trago difícil de superar. Su profesora se ahorcó en la misma aula donde siguen dando clase y, aunque le hayan cambiado el color a las paredes y les envíen una psicóloga para hablar de ello, la situación es difícil.


Resulta difícil para ellos, pero también para el nuevo profesor, que no ha venido precisamente en el mejor momento posible y que debe lidiar con niños muy diferentes entre sí y a veces complicados de gestionar. Además, sus técnicas (las técnicas que supuestamente se dan en los colegios de Argelia) no siempre coinciden con las técnicas canadienses.


Pero sucederá el milagro. Precisamente por las diferencias que presenta Bachir Lazhar frente a un profesor canadiense al uso, hará posible lo imposible.




No es fácil cuando se es niño (ni quizá siquiera cuando llegas a adulto) enfrentarte a la muerte. Sobre todo cuando es tan brutal y tan inexplicable como el hecho de que tu profesora decida colgarse en su propia aula y lo vean los alumnos. Es una foto difícil de olvidar para el resto de la vida.
No resulta sencillo tampoco que la vida siga cada día como si no hubiese pasado nada. Y el silencio, el terrible silencio… el miedo a hablar de aquel episodio maldito y seguir como si nada hubiese sucedido.
Pero Bachir Lazhar, con sus propios métodos, saltándose las encorsetadas normas de los psicólogos logrará lo que parecía increíble. Que aquellos niños sigan adelante, que hablen de ello, que lo superen. Porque lo más difícil es decir adiós cuando no se nos ha dado la posibilidad de una despedida.

.


UNA PELÍCULA QUE CONTIENE DE TODO MENOS TÓPICOS.


Profesor Lazhar quizá no sea la mejor película del mundo, pero es unapelícula capaz de ahondar en tus sentimientos. Es un film intimista, conuna historia contada desde el corazón y eso hace que el espectador lo note, que se sienta cautivado por el modo de narrarla, no tanto por la historia en sí sino por la exquisita sensibilidad de cada uno de los detalles de la misma.


Se agradece, y mucho, que no caiga en tópicos. Desgraciadamente, las películas que cuentan historias sobre profesores y alumnos suelen tener demasiados tópicos. Pero éste no es el caso de Profesor Lazhar, ni muchísimo menos. Esta película no pretende adoctrinar, ni pretende tampoco realizar un panegírico sobre la forma de educar de un determinado lugar, sino que va mucho más allá.


Profesor Lazhar se fija en las pequeñas cosas, aquellas que hacen posible la vida y que hacen que merece la pena. A pesar de la situación terrible que recoge, aunque la tristeza y el abatimiento reinen en las vidas de los alumnos y del propio profesor, aunque por razones diferentes, está llena de destellos de luz. El optimismo de una compañera de trabajo, las sencillas cosas, los pequeños detalles que hacen que la vida siga mereciendo la pena…


Llama la atención cómo es tratado el tema de la muerte, de una manera tan intensa y a la vez tan sencilla. La muerte ha sido siempre un tema tabú, algo de lo que no nos gusta hablar. Pero esta película lo aborda, lo hace además de una manera intensa pero a la vez sumamente respetuosa, intimista, llena de sentimiento pero a la vez sobre todo sencillamente, hablando de los sentimientos, de las cosas que nos ocurren, que pasan por nuestra cabeza ante una muerte inesperada.


.

SENSACIONES DE ITACA ESPECTADORA.


Esta película deja huella.

Ahí estaba yo, como metida dentro de mí misma, arrebujada en la butaca del cine, asistiendo, impactada y expectante, a esa historia emocionante y única, narrada en Profesor Lazhar.


He leído por ahí que esta película fue nominada como Mejor Película Extranjera en los Óscar del 2011. No consiguió la preciada estatuilla, pero sí logró otros numerosos premios internacionales: como el Festival de Toronto, o sin irnos tan lejos el Festival de Valladolid, aquí en España.


La película se basa en un libro llamado Monsieur Lazhar, escrito por una joven y ya famosa escritora y además actriz canadiense: Evelyne de la Chenelière. No lo sabía cuando vi la película, pero la escritora tiene un pequeño cameo en ella, ya que aparece, en un pequeño papel, apenas unos segundos dentro de la historia de la película, interpretando a la madre de Alice, la alumna preferida del Profesor Lazhar.


Esta historia atrapa, esta película sin duda alguna deja huella… una huella profunda en el espectador, que se siente imbuido mientras dura la película, pero que, luego sale del cine, y evoca la historia, le da vueltas, te hace pensar. Yo soy de las que piensan que el hecho de que algo sea capaz de emocionarte, de removerte por dentro, de hacerte pensar… eso es lo más grande que puede conseguir una historia en forma de libro, de película, de cuadro… lo que sea. Y Profesor Lazhar creo que sin lugar a dudas lo logra con creces.


Todos los actores y actrices lo hacen francamente bien, cada uno en su papel. Tanto los adultos (especialmente Mohamed Fellag en su papel deBachir Lazhar y Brigitte Poupart en el de Claire Lajoie, profesora del colegio) como los niños. Creo que éstos merecen una mención aparte, ya que conforman un grupo heterogéneo y sin embargo maravilloso, que realizan interpretaciones llenas de frescura y de sentimiento. Resulta imposible no enamorarse de Alice, interpretada por una cándida y preciosa niña llamadaSophie Nélisse; muy bien interpretado el papel del difícil y perdido internamente Simon, a quien da vida Émiliene Néron; o la insolente niñaMarie-Frédérique, encarnada por Marie-Ève Beauregard.

Realmente Profesor Lazhar es una de esas películas cuyo recuerdo se te queda en el fondo del alma, que evocaremos cuando menos te lo esperas y que siempre lo haremos con una sonrisa en los labios.


Porque es una película bella, intimista, hecha con mucho cariño y muy bonita. No se convertirá en una de las grandes películas de todos los tiempos pero sí en una película que recordaremos con nostalgia.

Comentarios

Espe ha dicho que…
Huy, yo creo que me va a encantar. Además eso de que aparezca una ciudad que conoces le da como más encanto, ¿no?
matiba ha dicho que…
Tiene una pinta fantástica... Lástima que como el peque está de vacaciones no podremos ir al cine a verla... Cuando vamos es a la sesión de las 4 de la tarde durante el curso escolar ;)

Entradas populares