ESAS PEQUEÑAS COSAS

Cuando empecé este blog (allá por ni se sabe cuándo), quería hacer un blog que fuese un poco Totum Revolutum, un cajón de sastre de toda la vida, vamos... Y sobre todo quería que fuese personal, que reflejase las cosas que se me pasan por la cabeza, las historias que se me ocurren, algunos de mis pensamientos y experiencias... un día a día virtual cuando quisiera ponerme a escribir sobre ello. 

Reconozco que no soy nada constante, que tan pronto he tenido abandonado esto durante meses y meses como me ha dado por escribir varios posts un mismo día. En esta época, tengo interés en seguir escribiendo por aquí, más a menudo a ser posible. Muchos textos serán "textos serios", que probablemente ya haya publicado en otros sitios muchos de ellos (posiblemente en Ciao), pero también quiero, de vez en cuando, hablar de esas pequeñas cosas que nos pasan en el día a día y que al fin y al cabo constituyen nuestra vida. 

Tenemos un nuevo compañero en la oficina desde hace un par de semanas, y hoy ha entrado diciendo que se ha comprado Una madelenita de esas de arándanos, tan rica... Muffins, le ha corregido alguien. 

¿Muffins?, ¿Madalenitas? ¡Qué más da! Aquí cada cual que llame a las cosas como quiera, que mientras nos entendamos...

No me digáis por qué, la memoria es selectiva y los recuerdos de pronto afloran, cuando uno menos te lo esperas. Y la palabra Muffin hizo clic en mi cerebro y me trajo un recuerdo de hace muchos años, pero muy nítido...

Regresé a Londres, hace trece o catorce años, con mucha juventud y poco dinero, y un día de verano en el que lucía el sol. Mi amigo Saúl y yo caminábamos por Hyde Park y nos acercamos a Harrod's, la cuna del derroche. Pero las pocas libras que teníamos en el bolsillo no daban para mucho. Pero sí daban para un pequeño capricho con un cierto glamour: ¡¡¡Una Muffin de Chocolate!!! y no una muffin cualquiera, sino una de Harrod's. Todo un símbolo, algo así como el helado que se tomaba Audrey Hepburn en Vacaciones en Roma en plena Plaza de España. 

Hace dos años que no vuelvo a Londres (y la echo taaanto de menos), pero hace muchos más años que no me como una muffin de chocolate, menos aún una muffin de chocolate de Harrod's. Pero ese recuerdo forma parte de mi vida, de tardes de verano, de juventud... Y por un momento he podido regresar a esos bellos recuerdos. 

Comentarios

Pepa ha dicho que…
Qué bueno! Cuando fuimos nosotras a Londres, nos pasamos por Harrods, pero nos dio hasta pereza/palo entrar, jeejejeje, solo lo vimos por fuera.

Por cierto, hay que ser g*****llas para corregir a alguien por decir madalenas en vez de muffins. Cada uno que diga como quiera, como si le quiere llamar sobrasada, si es que consigue que le entienden, pero lo que se dice correcto, madalena es más correcto que muffin, por dos motivos: primero, que muffin no es español, y segundo que en realidad muffin no aporta sifnificado nuevo a magdalena... salvo quizás "magdalena pija" (como demuestra que las de harrods sean muffins y no magdalenas).

Ains, ahi lo dejo... es que me enferma la gente que corrige sin saber... besos
Espe ha dicho que…
Pues mira, eso que me apunto para mi próximo viaje a Londres que espero que sea pronto: un muffing de Harrod's.
Leira ha dicho que…
Yo los muffins los vi por primera vez en Inglaterra y son más bien magdalenas con chocolate.

Entradas populares