YO SOY LA LOCURA


Hoy quiero hablaros de Teatro con Mayúsculas; se trata de la obra Locas, que se representa los jueves en el Off del Teatro Lara, en Madrid. Para los que no lo sepan (que yo misma no lo sabía hasta hace bien poco) el Off del teatro no es más que el vestíbulo del teatro. En el caso del Teatro Lara no disponen de un solo vestíbulo sino de dos y en el más interior de ambos es donde, a veces, representan algunos montajes teatrales. Ya os hablé hace un par de meses de Cuatro estaciones y un día, obra que pude disfrutar precisamente en este mismo vestíbulo de este teatro. Estos montajes, en petit comitétienen una magia especial, ya que te permiten meterte ”dentro de la obra” y no solamente desde una perspectiva espiritual sino casi desde una perspectiva física, ya que la cercanía a los actores hace que la vivas desde dentro.
He de agradecer además al Teatro Lara que en esta ocasión pude disfrutar de una maravillosa obra de teatro y además de manera totalmente gratuita, ya que disfrutamos de unasinvitaciones que nos tocaron a través de uno de los sorteos que organizan, así que, como comprenderéis, más no se puede pedir… Una obra de teatro excepcional y además gratis.

YO SOY LA LOCURA.

La Locura… parece que nunca nos va a tocar a nosotros pero a veces la tenemos mucho más cerca de lo que querríamos.
 Siempre pensamos que la locura es algo ajeno, que nunca nos va a pasar a nosotros, ni siquiera estimamos que pueda ocurrirle a nuestro círculo más próximo. Pero está ahí, existen muchos tipos de locura y nadie estamos exentos de caer entre sus garras.Esta obra nos habla de la locura, de diferentes tipos de locura y de puntos de vista también diversos sobre cómo entenderla y enfrentarse a ella.

Dos mujeres
 coinciden en la sala de espera de un psiquiatra.

Una de ellas es una triunfadora, una mujer de negocios que dirige varias empresas y que nunca tiene tiempo para nada, una de esas almas duras a las que nunca les ocurre nada, que son fuertes y que desprecian la mediocridad de los que consideran que no están a su altura (que son prácticamente todo el resto del mundo).

La otra, es una mujer débil, con una vida gris, un ama de casa que muchas veces no aguanta esa vida tan tediosa, en la que ella ya no es importante para nadie. Su marido hace mucho tiempo que no la ama, sus hijos se han hecho mayores y sólo vienen a que les pongan el plato en la mesa y ella tiene la sensación de que se está volviendo loca por momentos. Pero loca… loca…

Las dos protagonistas de la historia tienen
 personalidades totalmente opuestas.

Jennifer, cuyo verdadero nombre es Gregoria, es
 la mujer que lo controla todo, la que no tiene ningún tipo de fisura en su alma, es puro acero resistente ante cualquier adversidad. Es de esas mujeres impenetrables, piedra dura que lo controlan todo, lo saben todo, lo desprecian todo… Pero que en su interior (en el interior de la más dura piedra) tienen agua, mucha agua, probablemente el agua de todas las lágrimas que nunca han derramado porque su fortaleza y su perfección se lo impiden.

No duda en odiar al resto del mundo, en sentirse superior a los demás, en ordenar y mandar en lo divino y lo humano, en despreciar al de al lado… Cuando su compañera de reparto le pregunta qué hace allí, en aquella consulta del psiquiatra, miente vilmente, sin que le tiemble el pulso. Ella está allí pero no está allí, más o menos el Pasaba por aquí de toda la vida. El psiquiatra es un viejo amigo de la familia, del campo de golf, o de tenis, no lo recuerdo… Marca las distancias con la pobrecita que tiene sentada al lado, perteneciente a esa “chusma” que ni siquiera ha ido nunca a un campo de golf. Pero ella, ella está hecha de otra pasta, ella es perfecta, ella es dura, ella puede con todo…


Frente a ella tenemos a Martirio, a quien llaman Marta para tapar ese nombre tan horrible y probablemente predeterminante que le impusieron.
 Marta lleva sufriendo un martirio toda su vida. Es una esposa abnegada, una madre abnegada, una ama de casa abnegada… pero tanta abnegación le sirve sólo para sufrir más, mucho más, sobre todo en silencio. Su marido y sus hijos pasan de ella, sólo van a casa para que les haga de chacha. Y mientras, ella se va metiendo más y más en una espiral oscura.

A veces piensa que quiere tirarse por un puente; otras veces que quiere matar a su marido… pero lo que tiene claro es que ella no se siente bien, que, en definitiva, no está bien, y que necesita ayuda. Por eso, esas sesiones de psiquiatra una tarde a la semana se han convertido en una tabla de salvación a la que agarrarse en medio de la tempestad.

Para pasar las horas de espera, Marta intenta una y otra vez trabar conversación con Jennifer, pero se encuentra, una y otra vez también con el desprecio y la altanería de ésta.





UN POCO DE TODO: ACTRICES, ESCENARIO, AMBIENTE, OBRA…

Creo que hay muchas cosas que desglosar en este montaje, así que si os parece, voy una por una…
 

1. ACTRICES.
Las dos actrices protagonistas: Ángeles González Cuerda y Maribel Jara, eran unas auténticas desconocidas para mí. Por lo que he podido leer se dedican más bien al teatro independiente, pero sus dos interpretaciones en Locas me dejaron sin palabras, hacía tiempo que no veía una interpretación tan profunda y tan cambiante a la vez de sendos personajes. Las dos están impecables en sus registros, González Cuerda en la piel de Jennifer lo hace bien, pero lo de Maribel Jara dando vida a Marta ya son palabras mayores. Sin querer desvelar nada, lo que realmente impresiona no es el registro en sí, sino la capacidad de ambas de dar ese giro inesperado. Y no digo más… que todo se sabe. 


2. EL ESCENARIO.
El escenario, como os decía antes, no existía, o no tal como lo conocemos. Esta obra la llevan a cabo en el Off del teatro, es decir, en el Vestíbulo del Teatro Lara. El escenario no está elevado ni separado del público, sino que está al lado, pero tan cerca que, si estiras el brazo (o igual sin estirarlo incluso) puedes tocar a las actrices. Pude chocar al principio, pero cuando has ido a ver alguna que otra obra de este tipo, te enamoras de la intensidad del teatro, de la cercanía a los actores, de sentirte literalmente dentro de la historia. Y eso lo dan este tipo de montajes, donde no existe separación entre el escenario y el patio de butacas.

3. EL AMBIENTE.
El ambiente, precisamente por esa cercanía, resulta especial. No todo el mundo se atreve a ver este tipo de montajes, a menudo mucho menos comerciales y que constituyen apuestas arriesgadas, teatro en estado puro. La función del día 6 de septiembre era el estreno de esta obra en el Teatro Lara, donde va a representarse únicamente en tres sesiones: jueves 6, 13 y 20 de septiembre. Aún estáis a tiempo de ver la del próximo jueves si lo deseáis. Fue realmente emocionante, el público que nos congregábamos allí éramos teatrófilos (si es que existe este “palabro”), no público comercial. Y la actuación de las actrices, el giro de la obra, fue capaz de emocionarnos. Hacía mucho, muchísimo tiempo, que no asistía a una ovación tan entusiasta, larga y sincera como la que recibieron las actrices y el director ese día. El off del teatro era una auténtica explosión de emociones.

4. LA OBRA.
Me gustó la obra, me convencieron cosas tan importantes como el texto, la trama, el desarrollo, el giro final… Sí que es cierto que al principio te quedas bastante descolocado, ya que asistes a la lectura de algo así como un tratado médico sobre la locura. Es un inicio que resulta un poco extraño, monótono y aburrido, que te hace desconfiar de lo que te vas a encontrar. Sin embargo, poco después, la obra arranca y la historia te va convenciendo. También es verdad que en algunos momentos te resulta demasiado larga, sobre todo porque parece estar en stand by, siempre en el mismo punto durante x minutos, en los que dudas y no tienes muy claro hacia donde van. Pero luego da un giro inesperado y además fantástico. Es en ese giro en el que empiezas a darle vueltas, te sorprende tanto y valoras aún más la interpretación de las dos actrices, de manera que quedas entusiasmado. Es ese giro tan radical el que da razón de ser a toda la obra y el que hizo que todos los que estábamos allí aplaudiésemos enfervorecidamente, olvidando los momentos más bajos que pudiera haber tenido antes la representación.
5. DATOS PRÁCTICOS.
Como os decía, esta obra se representa en el Off del Teatro Lara, en Madrid, siendo el aforo limitado. Esta obra tiene tres representaciones programadas, los jueves 6, 13 y 20 de septiembre a las 22 horas. Dos de esas fechas ya han pasado, pero aún tenéis tiempo de apuntaros a la del 20 si queréis. Podéis encontrar entradas en el siguiente enlace:http://www.ticketea.com/locasoff. Ahora mismo, el precio de las entradas, sin oferta, es de 14€.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Teatrear, en todas sus dimensiones, siempre es una idea y una actividad estupendas. Yo no concibo mi propia vida sin esos ratos en el patio de butacas de cualquier teatro, e incluso cada vez me siento más tentada de apuntarme a clases de teatro. Pero a veces, la palabra teatrear cobra aún más sentido ya que te encuentras con pequeñas joyas inesperadas, como esta obra,
 Locas y la maravillosa e indescriptible interpretación de sus dos protagonistas: Ángeles González Cuerda y Maribel Jara, que aunque para mí eran unas absolutas desconocidas, hicieron que se me pusieran los pelos de punta. Las dos lo hacen francamente bien, pero especialmente, Maribel Jara, deja con su actuación, y su transformación, al público de la sala literalmente sin palabras.

La locura es un tema que siempre ha suscitado mi interés. No es que le tenga miedo, pero sí le tengo respeto y creo que todos corremos el riesgo de caer en sus redes y que a veces se manifiesta en quien tenemos más cerca, aunque no lo veamos. Hay muchas clases de locura, quizá algunas de ellas, en forma de fortaleza, que no lo parecen, pudieran a llegar ser devastadoras; u otras, que sí consideraríamos locura, en realidad no lo son tanto. En cualquier caso,
 tanto la locura como la obra Locas no te dejarán indiferente.
. 

Comentarios

Espe ha dicho que…
Si es que lo tuyo con las invitaciones y las entradas baratas es la caña, jajajaja.
Pepa ha dicho que…
Tiene buena pinta! Hace mil años que no voy al teatro...
ITACA ha dicho que…
Si me hicieras caso cuando te paso los chollos... Y se trata de apuntarse a todo, a ver si hay suerte en algo ;)

Entradas populares