MADERA DE JOSÉS EN EL CAFÉ TEATRO ARENAL


Esta semana he tenido el inmenso placer de acudir a ver una obra de teatro independiente: Madera de Josés. Debo dar las gracias al Café Teatro Arenal, que mediante una promoción en Facebook nos invitó a disfrutar de la función de manera totalmente gratuita y a pasar un rato estupendo. Aquí va la crónica de aquella noche de martes…
José (Pepe) tenía 45 años y quería ser padre. Pensaba que nunca le iban a dar un niño a quien cuidar, con el que desarrollar ese padre que llevaba dentro.
Joseph (o más bien Yosa) era un niño alemán que parecía no adaptarse bien a ninguna adopción, hasta que conoció a José y ambos se convirtieron en inseparables.
Pero los años pasaron, Yosa se hizo mayor y con veintitantos años se encontró en la España de hoy y la maldita crisis, viendo su vida reflejada en una maleta que le empujaba a emigrar y alejarse de su padre. Yosa no quiere dejar sólo a José, Pepe le dice que antes de que él llegase ya estaba solo, que todo es cuestión de acostumbrarse…
En la vida, a veces, hay que replantearse las cosas, coger el toro por los cuernos y echarle un poco de imaginación a la vida para encontrar una vía tangencial por la que seguir adelante. Yosa no quiere irse, quiere seguir viviendo con su padre y en España. ¿Pero qué hacer?...
¿Y si montamos un musical en el que contamos nuestra vida juntos?
A Pepe no le convence, dice que él no sabe bailar, que no sabe cantar, que no sabe actuar…
Pero a veces la vida te sorprende, o ¡¡¡quizá la sorprendas tú a ella!!!
 ===================================================

Últimamente la crisis está tan de moda, taaaaaan demasiado de moda diría yo. Y es que parece que vivimos constantemente con la espada de Damocles sobre nuestra cabeza.
No es la primera vez que asisto a una representación teatral con la crisis como telón de fondo, pero ninguna había sido como ésta. Creo que esta propuesta se pone por bandera el “Al mal tiempo buena cara” y apuesta por hacernos pasar un buen rato y por demostrarnos que otras cosas son posibles.
Madera de Josés es una obra diferente, pero es una obra que atrapa y que gusta. No hay nada más que ver las reseñas que puedes encontrar de ella por el ciberespacio (mira Atrápalo por ejemplo si te interesa).
Es una obra cómica, pero a la vez mordaz… que hace que te rías, pero también que te emociones. Que tiene momentos un poco planos (los menos) pero que es capaz de subir la intensidad y hacer que llegues al final casi eufórico, que la disfrutes, que te enamores de un texto tan absurdo y a la vez tan especial.
 ===================================================


Un joven Jerónimo Salas da vida a un Yosa lleno de vida y de propuestas, un chico que parece que no se ha aburrido en su vida y que siempre tiene alguna historia rondándole la cabeza para liarla parda.
Por su parte, Luis Sampedro da vida a Pepe, quien demuestra que es más padre quien de verdad lleva toda la vida queriendo ser padre que muchos que andan por ahí y tienen uno o varios hijos.
Los dos lo hacen francamente bien sobre el escenario, pero no sólo individualmente (algo que queda clarísimo) sino de manera conjunta, lo que en teatro, no resulta siempre fácil. Tienen buena química y no puedes evitar congeniar con esa relación padre e hijo tan especial y diferente.
 ===================================================

No cabe duda de que existen montajes teatrales excelentes en la cartelera madrileña, alguno de ellos famosos y renombrados (a golpe de marketing, talonario y grandes figuras de la interpretación). Pero otro teatro también es posible. Se trata de un teatro en un formato más pequeño, donde la cercanía y la interacción entre los actores y su público es muchísimo mayor, donde tienes la sensación de formar parte de ese espectáculo grandioso que es siempre una obra de teatro.
Desgraciadamente, somos animales que nos movemos por el marketing más que por el talento, y muchas veces no nos enteramos de esas otras propuestas teatrales que podrían gustarnos tanto. Ése es exactamente el caso de Madera de Josés, una propuesta diferente pero que, si les dejas, conseguirán sorprenderte con ella. Sus actores y su pianista serán capaces de hacerte pasar un rato maravilloso, de disfrutar de una obra de teatro alternativo con la que disfrutarás, te reirás, te emocionarás y te hará pensar.
Ésa es precisamente la gran magia del teatro.

.

Comentarios

Pedro ha dicho que…
Menos mal que hay gente com tu, que dan a conocer pequñas y grandes obras más allá del marketing
concha fernandez ha dicho que…
Pues sí que parece que merece la pena. Gracias por la recomendación. Un beso.
Marian ha dicho que…
Cuánta razón tienes en que hay obras que cumplen la magia del teatro y son capaces de ir más allá sin ser las típicas conocidas por obra del marketing. Me alegra que tuvieras la oportunidad de verla y que nos la hayas dado a conocer como una alternativa más que recomendable. Un abrazo.
geminisdespechada ha dicho que…
curioso argumento.. lo del pianista me gusta!
Espe ha dicho que…
Es una pena que esto de la crisis dé tanto juego. Pero la obra tiene una pinta estupenda, desde luego que sí.

Entradas populares