DE AMORES, PASIONES Y TRAICIONES


Traición, de Harold Pinter

Solamente con esa mención, ya deberíamos sentir la sensación irresistible de ir a comprar tus entradas YA!!!!

Y ese ya, si aún quieres ir a ver esta obra, va a tener que ser Ya pero sí de sí! Me explico, la obra estará en cartel en elTeatro Galileo en Madrid hasta el próximo domingo 21 de octubre. Por ello, todavía estáis a tiempo, pero debéis daros prisa.


EL GALILEO, HAROLD PINTER Y ALBERTO SAN JUAN.



Aquí una servidora es una absoluta enamorada del teatro, y especialmente del buen teatro. Conozco el Teatro Galileodesde hace muchos años, pero de un tiempo a esta parte (creo que desde que lo ha cogido Smedia) me gustan los montajes teatrales que hacen. Y es que las obras suelen ser de buena calidad (salvo excepciones) y además se suben a su escenario actores de primer nivel.



Fue un actor famoso ('''Alberto San Juan''') el “culpable” (entre muchas comillas) de que fuésemos a ver esta obra. A mi amiga Beti le encanta este actor (yo no le comparto el gusto, pero tampoco me disgusta); por ello, cuando se enteró de que iba a interpretar una obra en el Galileo, en seguida quiso ir a verlo. Y claro, a mí, no es muy difícil arrastrarme al teatro. Menos lo es aún si, además se trata de una obra del gran Harold Pinter, cuya obra cada vez me gusta más seguir.



Así que tras un intento frustrado, hace ocho días (el domingo del gran derbi Madrid-Barcelona), decidimos ir a hacer lo mejor que se puede hacer: disfrutar de una inolvidable tarde de teatro. Y Albertos San Juanes aparte (del que ya os hablaré después), la obra no defraudó en absoluto, todo lo contrario: probablemente es una de las obras que más me haya gustado en este año 2012. Y es que Harold Pinter nunca defrauda, si acaso defraudan las adaptaciones que hacen de sus obras. Pero éste no fue el caso, ya que la presente adaptación, que nos llevaba a principios de los 90 en Madrid, fue francamente buena y sin lugar a dudas nos convenció y pasamos una tarde teatral maravillosa.





.

HAROLD PINTER: OBRAS CON TRASFONDO.

No es la primera vez que veo una obra de Harold Pinter representada en teatro, aunque las adaptaciones de sus textos no siempre tienen la misma suerte y no siempre ofrecen un resultado brillante, como ocurrió en este caso. 


Harold Pinter fue un autor británico, fallecido hace menos de cuatro años y que fue galardonado con numerosos premios a lo largo de su vida, entre los que quizá destacan con una luz especial el Nobel de Literatura en el año 2005 y elPulitzer.

He de reconocer que para mí ha sido un auténtico desconocido, hasta que vi representadas algunas de sus obras en teatro recientemente. En concreto, hace unos meses fui a ver una de sus obras, Viejos tiempos en la Sala Pequeña del Teatro Español. La obra en sí no acabó de cuajarme sobre todo por alguno de los actores, pero lo que sí que me atrapó fue el texto, la historia de aquel triángulo ¿amoroso?....
Traición, la obra que he ido a ver al Teatro Galileo, recuerda en parte a Viejos tiempos, se puede ver perfectamente la autoría de Harold Pinter bajo el texto. Otro triángulo amoroso en toda regla con mucha enjundia por debajo. Una historia capaz de atrapar a cualquiera y más aún a los amantes del teatro.




TRACIÓN: CUANDO LA PASIÓN NOS CIEGA.

Un triángulo amoroso: dos hombres y una mujer, o quizá deberíamos decir más bien una mujer entre dos hombres… o dos hombres alrededor de una mujer...


Ellos son íntimos amigos, los mejores amigos posibles, que se apoyan uno en el otro y el otro en el uno durante años y años.



Ella es la mujer de uno de ellos.

De hecho, los dos están casados, tienen mujer e hijos e incluso las familias salen juntas, son amigas, se ven con frecuencia. Y nada de eso impide que el mejor amigo viva una vida paralela con la mujer del otro. Una historia paralela que no ha durado un calentón, ni dos… sino una auténtica vida paralela de tardes enteras durante… ¿cuántos años? ¡Una auténtica eternidad!. Incluso tienen un piso paralelo, un hogar paralelo en el que cada detalle ha sido adquirido para esa otra relación, un hogar con manteles de Venecia, con cortinas de una tienda de Madrid, con una cama especialmente elegida…



Los triángulos amorosos no son nada nuevo. No hay mucho que no se haya escrito o se haya vivido ya, que pudiese sorprendernos. Pero una vez más la pluma de Pinter es capaz de sorprendernos. En esta obra en espiral, hacia adelante y hacia atrás, veremos que pasión y traición se dan la mano, se envuelven en lo cotidiano y pueden vivir, una junto a la otra, y también junto a la ¿amistad verdadera? durante unos cuantos años.

Una historia que te atrapa, que es capaz de llegar hasta el fondo de ti. Y que te hace pensar…. Y pensar….


TRES ACTORES SOBRE EL ESCENARIO.

El actor más conocido de los tres que veremos sobre el escenario del Teatro Galileo es Alberto San Juan sin lugar a dudas. Pero no creo que sea el mejor de los tres. He leído, y también he comentado con otras personas que han visto esta obra, y la verdad es que parece que no nos ponemos muy de acuerdo. Para mí, el eslabón débil de la cadena es precisamente Alberto San Juan, que en esta ocasión está sobreactuado. No es que sea este actor uno de mis actores fetiche precisamente, no le tengo ni simpatía ni antipatía, me parece un personaje bastante neutro a decir verdad. Me ha gustado en algunos montajes de Animalario, compañía de la que forma parte desde hace bastante tiempo. Sin embargo, no creo que el día que lo vi en el papel de Nico estuviese en su mejor personaje, quizá no en su mejor día. Pero no me convenció.

De Cecilia Solaguren en el papel de Emma también hay diversidad de opiniones. Quizá tiene una expresión demasiado adusta, como dirían en mi tierra con el focico arrugao, que no se adapta bien a las diferentes fases por las que su personaje irá pasando. Pero no me disgustó, cierto que no me embelesó, pero me pareció que lo hacía razonablemente bien y que (salvo lo del focico) estaba correcta en su papel.



Pero quien más me sorprendió fue el actor inglés Will Keen, a quien nunca había visto sobre las tablas. Sabía que este hombre es polifacético, que hace unos meses dirigió una adaptación de Hamlet en el Matadero (adaptación en la que por cierto participaba Alberto San Juan). Pero para mí fue una delicia descubrirlo. A mi amiga Beti tampoco le convenció, pero a mí sí. Me gustó su expresión, los matices de la personalidad y las fases por las que va pasando su personaje, su forma irónica y de puro humor negro británico con el que iba afrontando cada frase. En contra de lo que he leído por ahí, su dicción con un fuerte acento inglés a mí me entusiasmó y creo que le aporta mucho al personaje de Robert, el traicionado.



EL ESCENARIO DEL GALILEO: OTRA FORMA DE ENTENDER EL TEATRO.

Cada vez me ocurre con más frecuencia, ir a ver una obra de teatro y que el escenario no esté concebido como tradicionalmente lo entendemos. En el Galileo lo he visto en las dos últimas obras que he visto representadas allí, tanto Elling hace unos meses como Traición ahora. También lo he visto en otros teatros (ahora mismo recuerdoOleanna en la Sala Pequeña del Teatro Español hace más o menos un año y medio).



En nuestro caso, veíamos de frente el escenario (como tradicionalmente se sitúa un escenario), pero en la parte posterior del mismo existían varias líneas de butacas, con espectadores en ella. Con este tipo de escenarios se produce una mayor cercanía con el espectador.



Además, me gustó especialmente lo diáfano del escenario, a ras del suelo, siendo los propios actores quienes movían el atrezzo e iban tansformando el escenario.




LA EXPERIENCIA DE ITACA TEATRERA.

Me ha gustado mucho… pero mucho, mucho, esta versión de Traición de Harold Pinter. Tenía ciertas dudas antes de ir a verla y me alegro mucho de que Beti “me haya empujado” a acompañarla, porque es una de las representaciones que más me han gustado de todo el 2012.

Sobre todo, me ha gustado el texto, la historia. Pudiendo caer en lo de siempre, o incluso en lo banal, la historia de Harold Pinter una vez más resulta sorprendente y te hace pensar y pensar… Una de las cosas más importantes que puede lograr un texto es precisamente eso: ser capaz de hacer un “clic” en tu interior y hacerte que le des vueltas a las cosas.



Los actores, quizá individualmente tienen sus peros, pero en conjunto han conseguido algo que suele ser sumamente difícil: que el resultado final quede bien. Quizá se echa un poco de menos una conexión mayor o más apasionada entre Cecilia Solaguren y Alberto San Juan, un poco fríos para mi gusto. Pero orquestalmente entre los tres no queda mal, resaltando a mi gusto la brillante interpretación de Will Keen.

En definitiva, que se trata de una obra y una propuesta teatral muy recomendables. Aún os quedan unos días para disfrutarla, está en cartel hasta el próximo domingo (21 de octubre). Y si queréis aprovecharlo, tenéis las entradas en oferta a través de Letsbonus: desde 13€, ¡no os lo podéis perder! Os puedo asegurar que merece la pena darse prisa y disfrutar de este espectáculo ahora, antes de que se vayan del Teatro Galileo. Tiene mucho que aportaros y podrá sorprenderos.



Comentarios

Espe ha dicho que…
Madre mía, un momento Rompetechos: he leído "Traición" de Harry Potter...

Entradas populares