MI ROMA INSTAGRAMIZADA

Hola a tod@s,

Perdón por el retraso. Normalmente publico un post sobre mi semana instagramizada cada domingo, pero hoy vengo un lunes a contaros lo que he hecho en esta última semana. La razón para venir un día después es que he tenido el maravilloso placer de estar en Roma este fin de semana largo y regresar el lunes por la tarde :) Por ello, no voy a instagramizar mi semana (lo haré de nuevo el próximo domingo), pero sí voy a instagramizaros mi viaje a Roma y la belleza de esta maravillosa ciudad. No está todo ni mucho menos (Roma no se conoce ni en una vida entera), pero sí algunos de los rincones más bellos de esta ciudad. 

El Capitolio es un lugar impresincindible en Roma. Es como un punto clave, del que nace todo. Al lado de los Foros Imperiales, esta plaza diseñada por Miguel Ángel sigue pareciendo casi una escalinata al mismísimo cielo. 


La avenida de los Foros Imperiales tiene fotos fantásticas, a veces justo en el lado contrario de aquel lugar donde todos los turistas miran (que suelen ser los propios Foros Imperiales). 


Nunca me ha llamado la atención la Plaza de Spagna, pero resulta casi imposible no pasar por ella. Y me gusta recordar las imágenes de Audrey Hepburn y Gregory Peck en esa misma escalinata en Vacaciones en Roma. 


Y un poco más adelante se encuentra la Piazza del Popolo, mi lugar fetiche de Roma. Todos tenemos un lugar especial en esta ciudad, ni mejor ni peor que los demás, simplemente especial para cada uno. Este lugar es para mí sin duda esta plaza con sus dos iglesias gemelas. 



Aunque mi hija os diría que su lugar fetiche de Roma es sin duda un tiovivo que descubrimos a orillas del Tévere y donde se pasó media tarde llena de ilusión. 


Pero con tanto caminar (Roma cansa, siempre se patea mucho), uno necesita hacer un alto en el camino y disfrutar de un excelente postre como éste. 



A finales de noviembre ya se huele a Navidad y yo me enamoré de esta cerámica tan maravillosa, aunque también y desgraciadamente tan carisisíiiiiisima que se quedó en Roma :(

 

Y Henar se portó tan bien que incluso nos dio tiempo a visitar la plaza del Vaticano (no esta vez la basílica, que había demasiada gente). 


Y luego regresar atravesando otro lugar mágico y fetiche para mí: el Puente de los Ángeles frente al Castello Sant Angelo (otrora Mausoleo del Emperador Adriano). 


Pero uno no puede irse de Roma sin visitar otro lugar mágico: el Panteón de Agripa. 


Siempre me ha fascinado el lucernario del Panteón; es como un agujero negro que te transporta a otro universo, un portal cósmico :P


Y por último una de las grandes bromas romanas. Uno de los ríos de la fuente de los Cuatro Ríos de Bernini, en concreto el Río de la Plata, levanta la mano sobrecogido, protegiéndose en el temor de que la fachada de Santa Inés (obra de su máximo enemigo, Borromini) le caiga encima. 


 Ay, Roma... Cuánto nos gustas y qué bien nos lo hemos pasado una vez más entre tus brazos. Entre ellos, acunados por la Historia, guardaremos gratos recuerdos imborrables. Eso sí, no nos hemos ido sin lanzar nuestras monedas a la Fontana de Trevi. ¡Queremos volver!

Comentarios

Estas fotos me recuerdan que debo volver a Roma
ITACA ha dicho que…
Sí, Pedro, debes hacerlo. Por muchas veces que vayas, Roma siempre merece otra visita.
Espe ha dicho que…
Qué ganas tengo de ir otra vez por allí... Y de fetiches, creo que me quedaría con el panteón. :-)
Esther Carrero ha dicho que…
Qué bien, Roma, la ciudad eterna. Yo me quedo con la piaza di popolo y el panteón. Feliz semana.

Entradas populares