RAMO DE CHUPA CHUPS: REGALO MOLÓN PARA ESTOS REYES MAGOS

Existen dos tipos de regalos: los regalos serios y los regalos simpáticos.
Sabemos que a la gente le suele encantar recibir un regalo serio, lo que comúnmente se llama “un regalo en condiciones”. Vamos, que abrir el día de Reyes un paquete que incluya un Ipad, la bicicleta que querías, una pulsera de diamantes o un viaje al Caribe hace ilusión a cualquiera.
Pero a veces, nosotros, esos regalos simpáticos que somos tan poquita cosa, hacemos ilusión de la buena.
No superamos a los regalazos, claro que no. Pero a veces, existe una categoría de regalos serios de no gran categoría: la colonia que te regala tu abuela, la corbata que siempre le cae a papá sí o sí, o el libro de turno, que no hacen nada de ilusión. Y ahí, nosotros triunfamos.
Yo soy uno de esos regalos simpáticos que hacen ilusión y que no terminan olvidados en un cajón o un armario. Es más, ya sé que está mal decirlo, pero creo que allá donde voy triunfo. Y es que, ¿a quién le amarga un dulce? Pues yo soy precisamente eso, un dulce, o muchos de ellos formando un estupendo y precioso ramo que en lugar de flores tiene piruletas. Soy algo simpático y que hago una ilusión más que razonable, porque normalmente, a quien me recibe como regalo, le hago gracia.

Poco más se puede pedir. Sobre todo, si se tiene en cuenta que además de ser un regalo simpático, también soy un regalo baratillo. Depende dónde me vayas a comprar, pero normalmente no llego a los 9 euros. Pero la inversión económica que hace en mí aquél que me va a regalar suele ser inversamente proporcional a la ilusión que genero en la persona que me recibe como regalo. Vamos, hablando en plata, que para lo que cuesto soy todo un éxito.

Me podéis comprar en muchos sitios, sin ir más lejos en grandes tiendas como el VIPs o el Corte Inglés. Probablemente también en tiendas de chuches y por supuesto en tiendas on line.

Ah, pero perdonad, que no me he presentado. Soy el ramo bouquette de Chupa Chups, encantado de saludarte, querido lector.


Somos muchos desperdigados por el mundo, aunque en mi caso yo ya he llegado a manos de mi destinataria. Fui un regalo cachondo de cumpleaños que llegó a manos de su destinataria con un par de meses de retraso. Pero oye, que le hice un montón de ilusión. En seguida se vio a sí misma disfrutando de los estupendas piruletas que contengo con su hija de dos años. Eso sí, ha decidido secuestrarme y que la niña no me vea hasta las vacaciones de Navidad. Sí, lo sé, me quedan dos telediarios, de ahí que esté aquí tecleando a todo teclear para contaros mi historia antes de mi extinción completa.

DE DÓNDE SALEN LAS PIRULETAS.

No sé si sabéis que la piruleta dicen que es un invento español. Los caramelos existen desde hace un tiempo inmemorial, pero a nadie se le había ocurrido insertarlos en un palito. Porque las piruletas no somos ni más ni menos que eso, ya lo aclara perfectamente la RAE:

Caramelo plano, generalmente de forma circular, con un palito que sirve de mango.
No está muy claro cuándo vio la luz la primera piruleta. Hay quien dice que viene de la Edad Media, quien sostiene que se inventó durante la Guerra Civil en Estados Unidos. En nuestra España, la idea aterrizó no hace demasiado tiempo, en los años 60 del siglo pasado (hace poco más de cincuenta años por tanto) y su introducción en nuestro país se lo debemos a la marca Fiesta, que empezó a comercializar piruletas.
Hoy, Fiesta sigue en activo haciendo piruletas. Pero nosotros, los Chupa Chups, también tenemos nuestra propia cuota de mercado. Y aunque esté mal decirlo, creo que los Chupa Chups hacemos más gracia y eso lógicamente se transforma en mayor ventas.

Los Chupa Chups somos españoles. Fuimos fundados a finales de la década de los 50 y desde entonces, campamos a nuestras anchas por España, endulzando a pequeños y a grandes. Nuestra marca, hoy en día, además de un nombre comercial, se ha convertido en un sustantivo. Comer un Chupa Chups es hoy en día sinónimo de comer una piruleta redonda.

Y es que somos muchos, tenemos diversos sabores a cada cual más atrayente. Desde los clásicos de toda la vida: fresa, naranja, manzana... hasta otros renovados como sabor a cola. Somos sorprendentes, estamos riquísimos y gustamos mucho tanto a mayores como a pequeños.
Desde hace tiempo, además se comercializan otros productos hechos con nosotros que son de lo más divertido. Aún no conozco a nadie que no le guste recibir un precioso bouquete con piruletas Chupa Chups en lugar de flores, una lata pop vintage desde 150 unidades a 1.000 unidades u otros packs de 100 ó 200 unidades.

Imaginaos la de tardes divertidas y sabrosas que podríais pasar con nosotros si os regalasen (o si os autoregalaseis vosotros, que también vale) un pack con tantos Chupa Chups.
En el caso de los ramos de Chupa Chups, estamos convirtiéndonos en todo un fenómeno. No es raro ver a algunas novias el día de su boda repartiendo en lugar de flores algunos de nuestros riquísimos Chupa Chups entre sus invitadas, precisamente a través de ramos como éste.

Brujitadelux: Flores de fieltro y Chupa Chups

UN RAMO DE PIRULETAS RECARGABLE.

Buscando en los maravillosos mundos de internet, y para ser más concreto en Pinterest, he descubierto que la gente hace con nosotros los Chupa Chups verdaderas maravillas.
Es cierto que el ramo de Chupa Chups como tal se comercializa. Se trata de una pequeña estructura con capacidad para 19 Chupa Chups que además puede ser recargable, por lo que si nos coméis, no tiréis la estructura en forma de ramo y simplemente rellenarla de Chupa Chups. Siempre tendréis un bouquete fantástico hecho con las mejores piruletas del mercado español.

Sin embargo, si sois manitas, os gustan las manualidades y queréis hacer un regalo lleno de encanto, probad a haced vosotros vuestro propio ramo de Chupachups. Hay quien inserta cada uno de los Chupa Chups dentro de una estructura en forma de flor hecha con goma Eva. Le ponen un rabo largo hecho con un palillo largo de los que venden en los chinos y recubierto de papel de seda verde. La verdad es que hacen verdaderas monerías, sólo tenéis que echarle un vistazo a lo que hay por internet.

Y un caramelo no sienta mal. Cierto que hablan mal de nosotros, que dicen que provocamos caries, pero como todo en la vida, ocurre sólo si abusas de nosotros. Si no, te haremos pasar un rato estupendo y sabroso.
Además, estamos riquísimos con todos nuestros sabores: fresa, sandía, lima - limón, cola, naranja, fresa y nata, o mango - piña- kiwi. Hay de todo donde elegir, entre los más osados y los que quieren seguir con los sabores más habituales.

En cualquier caso, como os decía al principio, soy un regalo molón. Que sí, que ya sé que no puedo competir con el Ipad, el crucerito, el joyón de turno y demás menesteres. Pero soy pequeño y matón. Al final, todos el mundo se alegra de recibirme como regalo. Y me disfrutan, vaya si lo hacen....

Estoy segura de que Itaca y Henar van a disfrutar mano a mano de este maravilloso ramo de piruletas.
¡¡¡Chupa Chups!!!!
Nunca defraudamos.

Y este ramo tan "cuqui" que han logrado con algunos de nosotros, no me podéis negar que ha sido todo un éxito. Y es que las chicas se enamoran de nosotros nada más vernos.
Igual mañana aparecemos bajo el árbol de Navidad de tu casa. Sería todo un éxito.
.

Comentarios

Silvia Silvituss ha dicho que…
Cada vez que lo veo me llama la atención. Es muy divertido, y sabroso. Besos.
Margari ha dicho que…
Has dado con una de mis debilidades... Un chupa chups... Y si es el de cocacola o el de fresa y nata... Ays....
Besotes!!!

Entradas populares