MY LITTLE BOOK BOX: UN HUEVO CON SORPRESA

Este mes hemos recibido nuestra última caja de My Little Book Box, pero seguimos yendo con retraso y teníamos una aún sin descubrir. Por ello, el pasado finde decidí sacar la que teníamos pendiente y dejar ésta para más adelante.

La que teníamos pendiente (que es de la que hoy quiero hablaros) incluía un libro muy especial, titulado Un huevo con sorpresa. La que hemos dejado para más adelante (es decir, la de esta mes), fue la de El libro del silencio. Esta última caja la elegí especialmente tras haber leído en la blogosfera muy buenas reseñas tanto del libro como de las actividades que contiene la caja.

Un huevo con sorpresa es un libro ilustrado con una historia y un formato muy especiales. Quizá lo que me ha hecho gracia es el hecho de que la historia de Un huevo con sorpresa me resultaba familiar; os puedo adelantar, antes de desvelárosla, que se parece mucho (es de hecho la misma) que la que aparece en un capítulo de la serie infantil La casa de Mickey Mouse, en concreto aquél en el que Donald (un pato) encuentra un huevo y todos sus amigos se tiran el episodio entero intentando encontrar a la mamá del animalito que está dentro del huevo y aún no ha roto el caparazón. Pero ¿qué tipo de animalito se encuentra dentro de este huevo tan raro del libro Un huevo con sorpresa? Habrá que descubrirlo…

Había una vez un pato que no ponía huevos (normal, era un pato un azulón macho). Pero el pato quiere convertirse en mamá, y mientras el resto de las aves ponen huevos: la gallina, el avestruz, la lechuza… el pato, por más que lo intenta, no logra poner un huevo.

Un buen día encuentra un huevo maravilloso y diferente. Un huevo raro, grande, con manchas verdes… Pero a nuestro amigo pato aquel huevo le parece el huevo más maravilloso del mundo.No le importaban las risas de las demás aves, que se burlaban todos de él, sino que lo verdaderamente importante era que por fin tenía su huevo y lo iba a cuidar y mimar. 

Los huevos del resto de las aves fueron abriéndose. Los pajaritos fueron los primeros en romper el cascarón y juntarse con su mamá pájaro, después el pollito salió y se abrazó a su mamá la gallina, la pequeña lechuza se acercó a su mamá, el lorito guapo a su madre loro y hasta el flamenquito chiquitín a la gran flamenca rosada.


Pero del huevo raro de Pato no salía nada y los demás animales se burlaban de él. A Pato todo aquello le daba igual, era inmensamente feliz junto a su huevo raro y a la vez tan especial.

En lugar de perder la calma, Pato esperaba tranquilamente a que su hijo llegase y finalmente rompiese la cáscara de aquel huevo blanco con manchas verdes. Mientras, preparaba su llegada esperando pacientemente mientras tejía unos patucos y una larga y bonita bufanda verde.

Hasta que un día... por fin se produjo el milagro.


Parecía que por fin, lo que quiera que fuese que había en el interior del huevo de Pato iba a romper el cascarón y salir a la luz. El resto de los animales, que tanto se habían burlado de él, miraban expectantes, con una mezcla de curiosidad y miedo...

Crac, crac...

Y poco después.... apareció. Un enooooooooooooooorme cocodrilo, que los dejó a todo estupefactos y temerosos.

¿A todos? No, a todos no. Pato estaba tan contento, por fin había conseguido tener un hijo y al igual que el huevo raro con pintas verdes le parecía el huevo más bonito del mundo, su hijo cocodrilo le parecía también el mejor hijo que un pato podía tener.

¿Y qué pensaba el cocodrilo? Pues si lo vemos aquí, tan campante paseando detrás de su mamá (el Pato) con los patucos y la bufanda verde que éste le había tejido mientras le esperaba, parece que el gran cocodrilo estaba encantado de tener un pato como mamá. 



Nos ha gustado mucho este libro y lo hemos disfrutado intensamente. Me parece que tiene un humor muy simpático y además es una historia muy tierna. El formato del libro también resulta divertido y los peques disfrutan mucho con él. Está troquelado y en la parte en la que el resto de los huevos van abriéndose y se resquebrajan los caparazones, a Henar le resultó muy divertido ir pasando las páginas, que se habían vuelto más pequeñas para hacer una especie de mural que iba cambiando de la espera a los nacimientos según íbamos tornando páginas, de pequeñas a grandes.

Además está editado en un tipo de papel que parece una especie de cartón duro, lo que facilita el manejo por parte de los peques. Sólo tenéis que echar un vistazo a las fotos que os he puesto y veréis que Henar lo manejaba estupendamente.


Pero como es habitual en las cajas de My Little Book Box, además del libro en sí, adjuntaban un total de tres actividades de manualidades relacionadas con el libro, en concreto con Pato y con su huevo. Esta vez hemos escogido dos de ellas y nos hemos puesto manos a la obra. Aún nos queda una tercera (que consiste en hacer graciosos huevos de colores con diferentes trozos de goma Eva), que haremos cualquier día de éstos.

El primero era un gracioso Pato hecho con cartulina y los recortables que adjuntaba la caja. Venía a ser una suerte de marioneta que nos sirvió muy bien, con sus ojos saltones, para contar en primera persona el cuento. Era el mismísimo Pato quien se dirigía a Henar y le contaba por qué quería tener un hijo y cuán bonito era su huevo con pintas verdes, que cuidaba con tantísimo esmero.

Además, como era de esperar, a mi hija en seguida le hizo gracia el susodicho y quiso explorarlo por sí misma.

Pero no era la única actividad relacionada con el Pato, sino que la caja incluía también una lámina con la silueta de un pato a la que había que pegar una serie de plumas de colores que también venían en la caja de My Little Book Box.

En este caso, decidimos hacer un poco lo que nos dio la gana, terminamos pegando cuatro plumas en la parte posterior del pato pero Henar aprovechó para realizar otra de sus obras de arte (que ya quisiera Picasso, tengo una artista en casa), en la que con una simbiosis perfecta entre los colores verdes y marrones del Pato, consiguió una obra maestra de garabatos con estilo. Y además, se lo pasó de bien...



Una vez más, he quedado encantada con el contenido de esta caja de My Little Book Box y si queréis leer las mil y una virtudes de estas cajas, os remito al post que escribí sobre ellos. 

Si te gusta la idea y quieres suscribirte, puedes hacerlo aquí. Y si quieres ser especialmente majo, utiliza el banner desde este blog (al lateral) o sencillamente introduce el código itaca cuando te suscribas. Te harán un descuento (5%) y a mí también.  

My Little Book Box es una iniciativa de la web Boolino en la que mensualmente te enviarán una caja con un libro adaptado a la edad del niño y actividades relacionadas con el libro y pensadas para un niño de esa edad. No exige permanencia, puedes saltarte las cajas que quieras si no te interesan (no te obligan a recibir una al mes sí o sí) y además cada mes te dejan elegir entre varias opciones.

Yo lo tengo claro, Henar va a tener estas cajas durante toda su infancia, o al menos mientras podamos costeárnoslas. Realmente, merecen mucho la pena. 

Comentarios

Vaya libro más bonito
Leira ha dicho que…
Yo creo que te va a salir zurda.
unamamabloguera ha dicho que…
Por fin he podido encender el ordenador y dejarte un comentario, que con el movil no podía...
Lo que dije en twitter, me ha encantado la reseña, creo que lo buscaré o lo pediré expresamente también... Creo que a mi hijo le gustará ^^
ITACA ha dicho que…
Me alegro mucho que te haya gustado @unamamabloguera. Es un libro tierno y divertido y con las actividades de My Little Book Box nos lo hemos pasado genial ;)

Entradas populares