MIS PROPÓSITOS 2014 (ACTUALIZACIÓN JULIO)

Así como quien no quiere la cosa, ha pasado ya medio año de este 2014 y hacía más de tres meses que no venía a hacer revisión de mi lista de mis propósitos vitales. Pero ya estoy aquí, de revisión, que falta hace.

Propósitos que no cumplimos el año anterior.

1. Libros: leer más. 

Me gustaría decir que he cumplido por fin este propósito, pero no es cierto. Me temo que sigo renqueando con él y que, aunque he mejorado algo en los últimos meses (he leído algún que otro libro con el Kindle sobre todo), no logro cumplirlo. Con una niña pequeña sigue resultando demasiado difícil conseguir este objetivo. O quizá es que no me lo tomo del todo en serio y me dedico a hacer otras cosas cuando encuentro tiempo, que también me pasa, he de ser sincera.


2. Curso de pilates. 

Bueno, aunque no he conseguido cumplirlo, lo cierto es que existen ciertas posibilidades de que lo haga a partir de septiembre. He descubierto un pollideportivo cerca de casa donde imparten clases de pilates dos días a la semana a las nueve de la noche. Y aunque sé que será un esfuerzo, creo que a esa hora podré hacerlo. Tengo fe en conseguirlo. Ya os iré contando.

Además, hablando de cursos, os diré que me he apuntado hace un mes a un curso de costura (corte y confección que se llamaba antes, ¿no?). Incluso me he comprado una máquina de coser y ya he conseguido hacerle una camisola a Henar, así que esto pinta bien :)



Propósitos que sí logré llevar a cabo en el 2013 pero que siguen siendo vitales. 

3. Tiempo para mi hija Henar (y para su hermano peludo Athos). 

De todos los propósitos vitales, como siempre os digo, éste es mi propósito principal y procuro cumplirlo día a día. Henar está cada día más graciosa y procuro no perderme ni un solo día de su infancia. Además, cada vez resulta más fácil interactuar con ella y hacemos muchas cosas divertidas juntas. Ahora en verano hemos ido también a la playa, a la piscina, al cine... Sólo se crece una vez y si parpadeas, te pierdes la infancia de tu hij@. 

Mi hija se merece mi tiempo: en cuanto a calidad y en cuanto a cantidad. Hacemos cosas juntas, descubrimos el mundo juntas y es una maravilla ver crecer a tu hij@. Mi reducción de trabajo me permite pasar las tardes con Henar y, aunque a veces sea duro y echo de menos tiempo para mí, mi hija es la luz de mis días. Y los tres juntos (Henar, Athos y yo) pasamos tardes inolvidables.He hecho un proceso difícil, doloroso pero revolucionario de coaching vital y profesional. Y le pese a quien le pese, estoy absolutamente convencida de que el resto de las cosas del mundo no importan en absoluto. Lo importante es la vida de verdad y las personas que la conforman. Debemos luchar por ello. Y mi vida en gran medida es también la de mi hija. Aunque a veces esté harta de tantas tardes de parque, sé que algún día crecerá y se habrán evaporado para siempre. El haber estado a otras cosas menos importantes no habrá servido para nada. Si tienes hijos, hay que dedicarles el tiempo que ellos necesitan.


4. Teatro. 

La verdad es que, parece mentira, siento cierta saturación teatral. Tras un invierno y una primavera en la que he ido al teatro casi semanalmente, tengo ganas de otras cosas. Seguro que después de verano recupero mi afición, pero ahora mismo me apetecen más otros planes. 



5. Pasar más tiempo con mis amigos, con la gente que realmente merece la pena. 

En este sentido, tengo un propósito doble: Aporta o Aparta. Quien es tu amigo de verdad, quien te quier sin pedir nada a cambio, la gente que te apoya y que está siempre ahí... ésa es la gente que merece la pena y hay que cuidarla. Desgraciadamente, no veo tan a menudo a mis amigos como quisiera, pero tengo muy claro quiénes son mis amigos y quiénes no lo son. Y pasar tiempo con mis buenos amigos es fundamental :)



6. Actualizar el Blog asiduamente. 

He leído hace poco que si un blog no sobrevive a los 6 primeros meses, es muy probable que no se recupere nunca. Mi blog murió muy pronto, pero desde que resucitó (por llamarlo de algún modo), aquí seguimos al pie del cañón. Es cierto que no escribo tanto como quisiera y que el tiempo es un bien escaso, pero me aporta muchísimo estar por aquí e interactuar con mucha buena gente. Y por ello, y en la medida de mis posibilidades, pienso seguir haciéndolo!!!!


7. Ser feliz con quien soy y cómo soy. 

Este año está siendo convulso en este punto. Tanto que después de la desintegración de mi mundo laboral (el paraíso perdido de mi antiguo jefe), las cosas han sido difíciles. Me encanta mi trabajo, algo que valoro mucho, aprendo muchísimo semana a semana, pero a veces los días grises son demasiado intensos. Para mí, la vida sigue siendo otra cosa, cada vez más. El trabajo es un medio para vivir mi vida.

En la vertiente personal, cada vez estoy mejor con mi hija, que a sus dos años y medio está para comérsela. No siempre es fácil y las tardes de parque me resultan tediosas y horribles (mentiría cual bellaca si dijese lo contrario), pero mi hija me aporta tantísimas cosas... Y día a día le doy más valor a la vida, a la gente y a los sueños. Con su papá no atravieso precisamente los mejores momentos de nuestra relación, creo que a veces estamos demasiado cansados de tirar del carro contra viento y marea. Pero no es nada especialmente grave, son etapas, como todo.

Ser feliz exige un trabajo continuo y psicológico por detrás, intentando darle importancia a lo que verdaderamente lo tiene (muchas menos cosas de las que pensamos) y quitándosela a las cosas que no la tienen. Hay que disfrutar de los pequeños momentos y esforzarnos por tener una mentalidad positiva. Aunque cueste. Por eso, he atravesado un proceso de coaching profesional que me ha ayudado mucho a nivel laboral y también personal. Y cuando los días o los momentos grises aparecen, muchas veces soy capaz de hacerles una pedorreta y ser feliz. Y además, siempre tengo a mi peludete Athos, que sigue siendo amor puro.


8. Tener más tiempo para mí misma. 

La verdad es que, si soy sincera, en este 2014 estoy teniendo más tiempo para mí misma, gracias al esfuerzo de mi costillo. Sin embargo, muchas veces no es tanto como quisiera (porque en realidad, tanto, tanto, no es, y casi siempre a matacaballo). Sin embargo, tener una hija pequeña también conlleva eso, que tu vida personal y el tiempo para ti, se reduce, se evapora... y a veces echas demasiado de menos ciertas cosas.


Mis nuevos propósitos en el 2014.

9. No perder ni un minuto con personas nocivas. 

Si me animo un día os cuento una reflexión sobre los juicios, la pasión y la exigencia de perdón a personas tóxicas. De verdad que es para mondarse de risa (o mandarles un sicario, no sé). Sigo teniendo claro que las personas nocivas... fuera. Y como a veces no podemos, por lo menos debemos mantenerlas fuera de que nos afecten. Aporta.... no, ¡pues aparta! En este sentido, me siento liberada, creo que el proceso de coaching me ha ayudado mucho también en este aspecto. Y si soy capaz de reírme de mí misma, ni os cuento lo que puedo reírme de todas estas situaciones, porque ya ni me hacen daño ni sufro por ellas.



10. Hacer al menos una cosa especial con Henar cada mes. 

Esto lo logro con creces. Querer ver crecer a tu hija tiene esas cosas positivas. Y como aquí la madre y la hija se apuntan a un bombardeo si hace falta... pues creo que no es necesario que diga más. Estos dos últimos meses hemos hecho dos viajes cortos a la playa: uno a Canarias y otro al Cantábrico. Están por ahí los posts por si queréis ver lo bien que nos lo hemos pasado. Con Henar he redescubierto mi pasión por los castillos de arena, entre otras muchas pasiones de infancia olvidadas por el tedio, la rutina... y la exigencia de hacerse mayores.

Insisto en que no se trata de hacer cosas grandiosas, sino cosas especiales, diferentes a las que hacemos cada día. Así, descubrimos juntas el mundo de otra manera: la primera vez que la llevas al teatro, la primera vez que vamos al zoo, la primera vez que pintamos juntas un cuento, la primera vez que hacemos un castillos de arena :) o cómo mejoramos la técnica con los siguientes...


11. Adelgazar. 

Ejerm, ejem... Adelgazar, lo que se dice adelgazar... Peeeeeeerooooooooo, estoy haciendo un tratamiento de termoterapia y de mesoterapia (lo acabo de empezar hace un par de semanas, pero algo se nota) y quizá me plantee hacer una dieta médica con la misma clínica a partir de septiembre. Eso sí, en verano no contéis conmigo para este propósito.


12. Viaje a Londres. 

Pues no puedo quejarme, porque estoy en momento de viajes.

Londres, lo hemos dejado aparcado... para más adelante (sine die, ya llegará la oportunidad).

Pero estos últimos meses hemos ido a Brujas, a Fuerteventura, a Oviedo, a Santoña... Pequeñas escapaditas (como máximo de 4/5 días) que hemos vivido intensamente.

Y las vacaciones de verdad (las de Galicia, mis verdaderas vacaciones de verano) están ahí, a la vuelta de la esquina. Pero además en este 2014 seguro que va a haber muchas más escapaditas, ya estoy cociendo planes. Ya os contaré....



13. Mimar más mi relación de pareja. 

Hummmm.... pichí pichá... Ya os digo que no atravesamos los mejores momentos y que además, el hecho de no tener tiempo para nosotros juntos como pareja, no facilita las cosas precisamente. Creo que en el último trimestre, las cosas chulas que hemos hecho juntos y solos se cuentan con los dedos de una mano. Y a mí ya me parece chula casi cualquier cosa, véase comer juntos un viernes fuera de casa (creo que hemos ido tres veces en todo el año, y corriendo para recoger a la peque de la guarde), ir al cine, pasear por el Sardinero (mientras Henar estaba en el cine con sus abus) y poquito más. Este finde tenemos entradas para el concierto de Mariza en el Circo Price. A ver qué tal.

Cuando eres padre o madre, dejas de tener tiempo para nada. Quien más lo sufre eres tú, dejas de tener tiempo para ti, pero también tu pareja, ya que dejáis de tener tiempo para vosotros. Mimar la relación de pareja es necesario, y no lo hacemos lo que debiéramos.




14. Cambiar la habitación de Henar. 

Hurra, ¡lo hemos conseguido! Y estoy súper orgullosa. De momento, Henar sigue durmiendo en la cuna abierta por un lateral, que hemos puesto justo delante de la cama. Pero a partir de verano, utilizaremos un lateral de la cuna para usarlo como barrera de control de la cama (imaginación y reciclaje al poder). Cuando quite la cama y termine de finalizar la habitación (aún le faltan pequeños detalles), os lo contaré todo en un post.

Además, hemos reconvertido el antiguo estudio, después habitación de bebé de Henar en la habitación de invitados, con un sofá-cama de Ikea que también da el pego, así que fenomenal. Y sobre todo, ya lo hemos pagado todo, lo que da tranquilidad y permite seguir adelante con el siguiente reto (que seguro que se me ocurre alguno pronto). 



No están mal los propósitos, unos mejores que otros... pero vamos tirando y cumpliendo lo que podemos, que no es poco. 

Comentarios

Lesincele ha dicho que…
Te deseo mucha suerte con tus propósitos, sobre todo con los que tienen que ver con tu hija, con tu marido y contigo misma.
Un beso!
Leira ha dicho que…
Espero que se cumplan tus propósitos, besos!

Entradas populares