VIERNES VITALES 15: ¿CÓMO ERES Y CÓMO QUIERES SER?

El otro día tuve una charla con un coacher físico. Como sabéis los que leéis mis aventuras por este blog, hace unos meses me emprendí en la aventura de redescubrirme a mí misma y de echar mano de las herramientas de un coacher a nivel profesional. Después del verano y de poder asentar los conocimientos adquiridos y las revelaciones a las que llegué a través de las técnicas que me prestó el coacher, ya lo tengo todo más asentado y he dibujado perfectamente mi estrategia, que antes no tenía, de aquí a varios años. Aunque luego, ya veremos lo que pasa, como todo en este mundo…

Y ahora, sigo enfocándome en revisar mi vida, llegando a la parte personal. Hay ciertas cosas de lo que entiendo por personalidad propia, que debería cambiar o al menos mejorar. Por ejemplo, ser menos desordenada. Y en la parte física, debería hacer más ejercicio, comer mejor, en definitiva ser también más ordenada en esta parcela de mi vida.

 El caso es que el otro día tuve una conversación de casi cuarenta y cinco minutos con un coacher especializado en la parte física y cómo mejorar nuestra salud, nuestra energía y nuestro día a día. Saqué algunas conclusiones, que ya os iré contando. Pero también gané una herramienta sobre la que quisiera que versase este viernes vital.

¿Cómo soy en realidad? Lo que pienso que soy quizá no es verdad.


Parece una tontería, pero nos autodefinimos con una serie de adjetivos que tenemos tan interiorizados que a veces hasta nos da miedo. Tanto buenos como malos. Empecemos por trabajar aquellos adjetivos malos, por llamarlos de alguna forma.

Por ejemplo: soy desordenada. ¿Soy o me comporto? Si miro atrás, siempre he sido bastante desordenada en mi vida personal, sin embargo en mi vida profesional he logrado ser ordenada. ¿Por qué? Básicamente porque utilizo herramientas que sólo aplico a mi vida profesional y que nunca me he planteado trasladar a mi vida personal. Os lo intento explicar mejor.

En mi vida profesional hago listas de tareas, planifico calendarios estratégicos, reviso los hitos conseguidos y los fracasos de los que puedo aprender, reviso las cosas que funcionaron e intento repetirlas y mejorarlas, intento incluso tener un espacio físico delimitado y organizado (básicamente no tengo en mi mesa más de lo que realmente necesito) etc.

Sin embargo, en mi vida personal no planifico, voy a la aventura. No sé lo que es un calendario estratégico ni reviso las cosas que hago bien ni mal. Sin ir más lejos, este blog es personal y me dejo llevar. Hay semanas en las que escribo cuatro posts y otras en las que no escribo nada, algo que nunca haría en mi vida profesional.

Conclusión: ¿soy realmente desordenada? Pues en algunos aspectos de mi vida sí, y en otros no. Hay margen de mejora y voy a trabajar sobre ello.

Volvamos a la actividad física. ¿Qué deporte hago? Ninguno. Hago yoga una vez a la semana (tampoco soy constante, hay veces que no lo hago), paseo con el perro (tampoco es que me mate precisamente con esta actividad) y llevo años diciendo que voy a apuntarme a pilates. Si miro hacia atrás, siempre fui una niña gordita en una familia en la que primaba la cultura. En mi casa había libros, se escuchaba El lago de los cisnes los domingos, íbamos al cine, al teatro, estudiábamos mucho… y todo eso ha calado profundamente en mi personalidad. Pero la actividad física nunca ha estado en la lista.

Si me preguntáis si quiero ir a correr… preferiría hacerme el harakiri. Pero lo que es cierto es que necesito más actividad física, más organización. El coacher físico me ha dicho por ejemplo que necesito un deporte aeróbico: aerobic, aquagym, salsa… algo que me haga moverme. Que el yoga y el pilates están muy bien a nivel espiritual, a nivel de espalda, pero que mi cuerpo me está pidiendo otra cosa. Y me lo estoy pensando… y no sólo eso, sino que lo estoy planificando.

El yo soy así (porque siempre he sido así), está dando paso a yo quiero ser de otra manera. Nunca he hecho actividad física, no me voy a convertir en una medallista, aunque si quisiera, quizá fuese posible hacerlo (no debemos ponernos cotas mentales). Pero sí puedo organizarme y mejorar mi vida en ese aspecto. Os iré contando mis progresos…

Y tú, ¿cómo eres? O lo que es más importante ¿cómo quieres ser? 

Comentarios

Leira ha dicho que…
Interesante lo que propones. Es cierto que descuiadamos algunas partes de nuestra vida y es lo que tenemos que mejorar. Yo siempre digo que tengo que ir al gym, pero nunca lo hago. Llega el invierno y las tardes son frías y enseguida se hace de noche y no apetece coger el petate y sudar un poco. Y eso que ¡tengo 2 gimnasios al lado de mi casa! Uno de ellos en el portal de al lado. De hecho fui a los 2, pero hace mucho. Ahora estoy planteándome volver, pero nunca me aclaro con la actividad. Sí, el yoga es relajante, pero si tienes que estilizar la figura (como en mi caso) te tienes que plantear otra cosa. ¿Me apetece sudar la gota gorda durante una tarde de invierno? La verdad que prefiero leer un libro, ya que a esa hora la casa está vacía y es cuando verdaderamente puedo. No ves, yo también cuido el intelecto y descuido el físico. Ya me contarás si al final te apuntaste (y vas) a algún gimnasio. Yo, de momento, me lo estoy pensando. Besos!
Esther C. ha dicho que…
Mi comentario va en la línea del anterior, a mí me pasa más de lo mismo, y me dejo llevar. Mi primer año aquí además de pilates caminaba un montón casi a dirario y cuidaba bastante mi alimentación (con un nutricionista estupendo), luego todos esos logros los he ido perdiendo (todo eso lo hacía con una compi del insti de ese año, ya mí eso me ayudaba). Ahora ando pensando si la bici, si salir a caminar, si empezar a correr, y me pasa como a ti, que me da una pereza, prefiero las tardes leyendo, haciendo manualidades o escuchando música, pero sí, algo hay que hacer. Podríamos poner en marcha una iniciativa entre todas e ir viendo nuestros logros, es una idea. Besos. Por cierto, estás muy guapa en esa foto.
Esther C. ha dicho que…
Bueno, y del orden, ni hablamos...
Margari ha dicho que…
Pues sí, mejor no hablemos del orden... Aunque ahora me has hecho pensar y sí es cierto que las cosas que sí me interesan sí que las tengo ordenadas. El problema son las que no me gustan, que no le pongo interés alguno. Y sobre el ejercicio, en mi caso se limita a caminatas de una hora diaria. Y debiera también hacer algo de pesas, por recomendación incluso médica, pero me da una pereza...
Besotes!!!
Bego ha dicho que…
ay, maja, es que lo del deporte yo creo que es algo que hay que llevar en las venas, si no requiero mucha voluntad. yo hago natación y pilates pero porque mi espalda y una antigua lesión me lo piden a gritos. en realidad me da una pereza espantosa, pero cuando pienso en cómo estoy cuando no hago nada, pues vaya, me pongo las mallas y salgo pitando de casa.

es muy interesante la reflexión que propones. una vez leí que nosotros no somos solo quienes creemos que somos, sino también quienes los otros creen que somos. a mí me llama mucho la atención que yo tengo una idea de mí muy diferente en algunos aspectos a la que tienen amigos míos (que sí coinciden entre sí) así que algo de razón deben de tener también.
un beso
ITACA ha dicho que…
Me alegro de que este tema os haya parecido interesante. Muchas gracias por todas las ideas y pensamientos que aportáis en vuestros comentarios. La verdad es que me estoy replanteando muchas cosas, a ver a dónde me llevan...
chiquinina ha dicho que…
Pues yo la verdad es que despues de casi 4 años de paro me estoy convirtiendo en lo "no quiero ser". El tener tanto tiempo libre al principio lo veia genial, me decia a mi misma que iba a poder hacer un montón de cosas, nada fuera de lo normal, paseos más largos con el perro, organizarme mejor en las tareas de la casa, ser constante en algo....Al final todos esos propositos se han quedado por el camino...eso sí, sigo siendo súperordenada y llevo casi un año haciendo Pilates (también por dolores de espalda...no por voluntad propia" jajaja), pero por algo se empieza...de aqui al fin del mundoooooo!!!!! besotes

Entradas populares