VIERNES VITALES 20: MIRAR LA PARTE POSITIVA DE LAS COSAS

A veces hay que hacer verdaderos esfuerzos por mirar la parte positiva de las cosas, pero nos sorprenderá darnos cuenta de que la mayor parte de las cosas tienen ese componente positivo, aunque en demasiadas ocasiones nos cuesta tanto encontrarlo. Sí, esto es como la teoría del vaso medio lleno o del vaso medio vacío, al final el vaso está de la misma manera, pero dependiendo de cómo lo denomines (mirar es importante, denominar a veces incluso más), la cosa cambia. 

Yo soy una absoluta diente de sierra. ¿Qué significa esto? Que me paso la vida subiendo y bajando. Debo de tener una forma de ser muy dual, que me empuja a los extremos (mi signo zodiacal es libra, así que podría ser), tan pronto estoy eufórica y encantada como pasa algo que es capaz de hundirme. Todo mi trabajo personal en cuanto a psicología positiva, coaching etc. se centra precisamente en no hundirme o que si me hundo al menos no sea muy profundamente. 

Pero en mí también hay una parte de persona positiva, que cuando ve que se hunde, intenta encontrar la parte positiva de las cosas, luchar por ella. Sin embargo, últimamente me estoy dando cuenta de que, a mi alrededor, existen personas positivas o que en un momento determinado son capaces de enviarte un mensaje positivo. Tenemos que saber captar esos mensajes, paladearlos, interiorizarlos y aprender de ellos. Os pongo unos cuanto ejemplos de mi vida reciente. 

En julio me robaron mi querida moto. Fue un momento horrible, aunque me recuperé más o menos bien, pero la sigo echando de menos. El caso es que mi amigo Antonio me dijo entonces que lo viese como una oportunidad: la oportunidad de comprarme otra moto mejor. Yo no pensaba cambiar de moto (una vespa 50 negra) pero las circunstancias me hicieron tener que hacerlo y ahora tengo una vespa 125, lo que es una moto que, estéticamente es idéntica a la anterior, pero de motor es mucho mejor. Además, mi marido y mi padre se portaron como campeones y me la regalaron entre los dos. No me digáis que no son motivos suficientes para sentirte afortunada... y feliz. Pero las palabras de mi amigo Antonio me hicieron ver las cosas de otra manera. De hecho, la última vez que nos vimos (ya con la moto nueva), volvió a decirme otro comentario positivo: ¿a que con esta moto vas mucho mejor?. Pues eso. 

Hace unos días, mi amiga susitravel publicó el siguiente tuit: 

Día 11: Trabajar un sábado noche es la mejor forma de ahorrar Otra forma de ver las cosas ;-)
Y sí, no es ni más ni menos que eso: otra forma de ver las cosas. Te puedes coger un cabreo de la leche por tener que trabajar el sábado, no poder salir etc. Pero lo cierto es que también tiene su parte positiva, en este caso el ahorro. Y con lo que te ahorras, puedes planificar cosas que te hagan feliz. 

El último comentario positivo lo escuché esta misma semana. Hablando por un tema de trabajo con un periodista de radio, me dijo que entraba a trabajar todos los días a las 4 de la mañana y que llevaba así... casi 30 años. No sólo le gustaba sino que él nunca tenía problemas de atascos en la M-30. No me digáis que eso no es pensamiento positivo. 

Pues eso, seguro que muchas de las cosas chungas que nos pasan podemos re-enfocarlas y convertirlas en oportunidades. Y muchas otras tendrán también su parte positiva. 

Comentarios

Esther C. ha dicho que…
Claro que sí, yo intento estar en esa onda, en la de ver la parte positiva de todo lo que me está pasando, a veces cuesta, pero se puede. Ya sabes que me encantan tus vienes vitales. Buen finde.
Espe ha dicho que…
Me has recordado, entre otras cosas, lo que suelo decirles a los que se escandalizan con mis madrugones para ir a trabajar: no pillo atasco ni para ir al curro ni para volver, aparco donde me da la gana tanto en el curro como cuando llego a casa, y encima tengo la carretera casi para mí sola. ¿Qué más se puede pedir? ;-)
Margari ha dicho que…
PUes sí, siempre hay que procurar el lado positivo de las cosas. Que a veces nos amargamos con tonterías...
Besotes!!!

Entradas populares