BALANCE 2014: GRACIAS A LA VIDA Y A ESTE AÑO CATÁRTICO

¡Feliz Año!

Sobre todo, por el hecho de que, al menos para mí, el año como tal empieza hoy. Creo que lo del día 1 está sobrevalorado, el año empieza el día que vuelves a la rutina, lo demás son Navidades y vacaciones y en ese limbo siempre se está bien. Pero hoy, me toca volver a currar y sumergirme de nuevo en la rutina.

Enero suele ser un mes revolucionario. ¿En qué sentido? Pues en el que es el mes de los propósitos, en el que haciendo balance del año anterior, te pones a desarrollar propósitos del nuevo año y los coges con muchas ganas inicialmente. Luego, a lo largo del año, pues ya vemos…

La semana que viene, os hablaré sobre mis propósitos para este 2015, muchos de ellos repetidos del año anterior (bien por ser cruciales o bien por no haberlos conseguido) y otros nuevos.

Pero hoy, toca mirar un poquito atrás y hacer balance del 2014. Para mí, 2014 ha sido un año bueno como pocos. Sí que ha sido revolucionario, más aún, catártico. Empezó bastante mal (enero fue uno de los peores meses de mi vida), me hizo atravesar una crisis profesional y personal intensa que sin embargo me llevó a los mundos del coaching y del desarrollo personal y que me hizo crecer muchísimo a lo largo de la primavera. Un proceso de coaching profundo como el que hice hace mucho daño, pero purifica, y al final de año fui capaz de cerrar el círculo y de cerrar heridas, algunas de las cuales las llevaba arrastrando años atrás. Por todo ello, estoy muy satisfecha con todo lo que el 2014 me ha aportado.

De mis propósitos, los he cumplido casi todos. Me queda la lectura, sigo sin leer casi nada, pero tampoco es que me sobre el tiempo precisamente. Al menos, me he dado cuenta de que no es que no me guste leer, sino que ante la falta de tiempo, me dedico a otras cosas. De hecho, los últimos días del año hicimos un viaje sin niña (por primera vez en sus casi tres años me separé de ella) y en esos cuatro días me leí dos libros, por lo que sí me gusta leer. Seguiré incluyendo los libros entre mis propósitos del 2015 y ya os iré contando.

Sin embargo, en el 2014 he hecho muchas cosas y cumplido muchos propósitos. Después de una crisis familiar en el verano, la relación con mi marido salió muy reforzada y simplemente me di cuenta de que la gente tóxica está en todos los lados. A veces somos tóxicos no por maldad, pero lo somos, yo la primera. Lo mejor es alejarse de las personas que nos resulten tóxicas (otro propósito cumplido) y centrarnos en las cosas que merecen la pena. Después del verano, y toxicidades lejanas, en casa hicimos un horario en el que las cargas familiares (sobre todo niña) se modulaban entre ambas partes y que además nos permitía tener más tiempo en exclusiva para nosotros. Resultó muy positivo. Henar además está para comérsela y disfrutamos mucho juntas, haciendo todo tipo de actividades: vamos al cine, al teatro, al parque de atracciones, al zoo, al parque… leemos y dibujamos juntas, jugamos, nos divertimos… Creo que también he logrado estabilizarme emocionalmente en este punto, hacer cosas bonitas con ella y nos sentimos muy bien.

Intento tener más tiempo para mí (creo que lo he logrado), pasar tiempo especial con mis amigos y mi gente (también, aunque menos de lo que quisiera), ser feliz con quién soy y cómo soy (en esto el 2014 ha sido crucial).

He adelgazado alrededor de 10 kilos, por lo que el objetivo está conseguido por la parte del 2014 y seguirá en el 2015. En este sentido, dentro de mi organización personal a todos los niveles, me he puesto a dieta con un nutricionista (continúo yendo semanalmente) y espero poder quitarme otros 8 kilos más durante los próximos meses. Además, aunque mi propósito era hacer pilates, lo he cambiado por aerobic, voy a clase dos veces por semana, me sirve para ponerme a tono y me lo paso muy bien.

En cuanto a viajes, el viaje que quería hacer a Londres se ha quedado para el 2015, pero no me puedo quejar porque hemos estado a nivel internacional en Bélgica, Portugal y Turquía; y a nivel nacional en Coruña, Asturias, Cantabria, Segovia, Salamanca, Barcelona, Sevilla, Canarias…, así que no ha estado nada mal.


En definitiva, que el 2014 ha estado francamente bien y ha sido un año revelador, en el que he crecido mucho a nivel personal, siento que mi vida se ha quedado mucho más organizada, que tengo mucho más claras las cosas y que me he dado cuenta de que la vida es maravillosa, que hay que aprovecharla y dar gracias por todo lo bueno que nos ha sido dado. 


Comentarios

Esther C. ha dicho que…
Un balance muy positivo, y ya verás que el 2015 aún será mejor. Igual un día de estos coincidimos en Londres en este 2015, jeje. Un besote, y espero que hayas tenido una buena "rentrée".
Margari ha dicho que…
Un buen balance. Me alegra que te vaya tan bien y que poco a poco vayas consiguiend todos tus propósitos. A seguir así!
Besotes!!!

Entradas populares