VIERNES VITALES 30: CUANDO ALGO SALGA MAL (PROPÓSITO PARA EL 2015)

Año nuevo… vida nueva, vida antigua, vida mejorada…

El 2014, como os comentaba ayer, fue absolutamente catártico. Hubo momentos muy de tocar fondo, pero para coger impulso, dar un salto y llegar al cielo, o casi. Vamos, que es un año que me ha dejado muy satisfecha a nivel personal y emocional, que es lo que de verdad cuenta. Me ha servido para centrarme, saber dónde estoy y ser feliz con ello. No se le puede pedir más a un año.

Y en el 2015, ¿qué? Llega un nuevo año y surgen listas de propósitos. Revisas los que has cumplido del año anterior, los que no, y te dedicas todo el mes de enero a hacer recapitulación y volver a ordenarte mentalmente. Y ponerte manos a la obra, a veces.

El caso es que he estado reflexionando bastante sobre ello en los últimos meses (de hecho, tengo pendiente la lista de propósitos para el 2015, la próxima semana los publico. Me siento muy satisfecha a nivel personal, por lo que para mí la vida de este año deberá continuar la vida del anterior y mejorarlo, que todo es posible. Voy a seguir haciendo dieta, voy a seguir yendo a aerobic, seguir cumpliendo mis sueños, seguir queriendo a mi gente y haciéndoselo saber, seguir, seguir, seguir… Pero también hay cosas que reflexionar y en las que pensar… y modificar. Y el movimiento, se demuestra andando!

En la cena de navidad de mi empresa (esos eventos masivos de gente borracha que a mí personalmente nunca me han fascinado), estuve hablando con una buena compañera y amiga. Yo, para no variar, sólo había tomado agua. Ella, había perdido la cuenta del alcohol que había bebido. Y me dijo muchas cosas, algunas de ellas duras, todas ellas sinceras y que le agradezco profundamente. Me hizo “click” y he estado reflexionando sobre ellas, especialmente sobre una, porque tiene razón.
  
Soy una persona profundamente emocional y un auténtico diente de sierra. Mi personalidad es como una montaña rusa: arriba y abajo… arriba y abajo… reír y llorar… Cuando veo las cosas positivas, las veo relucientes. Y cuando las veo negativas, en la más profunda caverna y oscuridad. Y claro, la vida tiene de todo: cosas positivas y cosas negativas, hay que saber vivir con ambas.

 El 2014 me ha servido para trabajar en ello, para valorar más las cosas positivas y coger lo bueno que te aportan las negativas, porque muchas veces te enseñan y te ayudan a mejorar. Pero cuando me pongo en plan negativo, yo misma me ofusco y me enroco, y eso, siempre es peor. Mi amiga me dijo precisamente eso, que muchas veces me enrocaba y veía la mota de polvo, sin darme cuenta del absoluto resplandor de todo lo demás (esto es más poético y son mis palabras, pero la idea general es ésa).


Lo he estado reflexionando mucho, y uno de mis propósitos principales va a ser eso: controlar lo negativo, minorar sus efectos y hacer que me afecte menos. Con lo positivo, creo que tengo los deberes hechos. Disfruto muchísimo de cada cosa buena, las identifico, las busco… Pero con lo negativo, aún tengo la asignatura pendiente… para este 2015.

Por ello, cuando algo me salga mal…

1. No tiraré la toalla y volveré a intentarlo.

2. Pensaré por qué ha sucedido y qué puedo hacer para mejorarlo o para intentar que esta vez salga bien.

3. Le daré el valor que tiene, que probablemente sea mucho menor que el valor que normalmente le doy, sobre todo si lo miro en perspectiva con todo lo bueno que hay a mi alrededor.

4. Pondré mi fuerza positiva, mi sonrisa, tomaré aire… me daré un tiempo… y seguro que mañana lo veo mejor.

5. Cogeré lo bueno que hay en ello: la experiencia, el aprendizaje, el crecimiento.

6. Sabré distinguir lo que realmente merece la pena de lo que no.

7. Y cuando no merece la pena: ni lucharé, ni me quemaré, ni me estamparé contra la pared como suelo hacer.

7. Buscaré el cambio. Pero no cualquier cambio, sino aquél que me acerque más al lugar donde quiero llegar.

9. Me reiré de mí misma, de la situación y de todo lo que pueda.

10. Seré feliz, porque yo lo valgo. 


Gracias Rosa, por tus consejos de aquella noche J

Comentarios

Gurrrr ha dicho que…
11. Disfrutaré más de esos eventos de gente borracha...:) Apúntate el propósito.

Muy interesante leer tus viernes vitales, muy sabios los consejos de Rosa y geniaes tus licencias poéticas. A veces la obsesión por ser felices nos hace infelices...
AZ
Margari ha dicho que…
Muy buenos consejos y muy buenos propósitos para este año.
Besotes!!!
Esther C. ha dicho que…
Yo, en general, tampoco suelo disfrutar de ese tipo de eventos, los de gente borracha, salvo cuando yo lo estoy, jeje, pero no me gusta ese tipo de fiestas con la gente del curro. Tu propósito es estupendo, yo también suelo fustigarme mucho cuando no me sale bien, y eso sí que lo tengo que cambiar, en ello estamos.Un beso y feliz finde.
Tracy ha dicho que…
Pasaba por aquí y entré a conocerte. me encantó lo que leí y tomé nota de lo que dices, así es que me quedo por aquí encantada.
Teresa ha dicho que…
Muy buenos propósitos. Difíciles, pero realistas, y son los que realmente merecen la pena.
Un beso!

Entradas populares