RESUMEN DE VACACIONES INSTAGRAMIZADAS 2015


Confieso que estoy escribiendo a regañadientes esto. ¿Por qué? Porque son las 11 de la noche de un jueves 20 de agosto, estoy en mi cama, en mi casa en Madrid y me pellizca el alma pensar que el verano, las vacaciones estivales como tales ya se han acabado. Y confieso que me da una tremenda pereza pensar en septiembre, la vuelta al cole, la rutina, el fin de ciclo, el recap... Aunque también es verdad que voy a hacer trampa, con premeditación, nocturnidad y mucha alevosía, ya que me quedan dos días de vacaciones: lunes y martes de la próxima semana, que sumados al finde me van a dar para desconectar del mundanal ruido, ¡lo juro por Tutatis! Pero voy a seguir escribiendo esta bitácora, porque hoy, en esta noche de verano madrileña, silenciosa y solitaria simplemente me apetece. Aunque también me siente mal, contradictoria que es una. Hace tiempo que dejé de aspirar a entenderme a mí misma al 100% así que no pretendo que nadie lo logre. ¡Allá vamos! 


La princesa y el cachorro. Mi pequeña princesa y un cachorro precioso. 
Nuestro primo E tenía este verano cinco cachorritos preciosos que sobamos y disfrutamos muchísimo, aunque a Henar le gustaba "la marrón", es decir, la madre. Me parece una foto preciosa, un recuerdo mágico de ese principio de verano en el que mi princesa empezó a disfrutar de #veranoenelpueblo y yo iba los findes. 



Y si queréis conocer el verdadero significado de #veranoenelpueblo, atentos a esta foto. 
Cierto que mi hija ya ha demostrado que le gusta más el pueblo de lo que a mí me gusta o me ha gustado en toda mi vida (es decir, nada, yo soy ratón de ciudad), pero esas trazas de niña de ciudad adaptada como puede al mundo rural.... Lo que me reí al recibir por whatsapp esta imagen de parte de mi reportero de #veranoenelpueblo. 


Un paso fugaz por Oviedo, pero paso al fin y al cabo. Sí, el señor Athos se quedó con Molli, mi gran amiga y su amita asturiana, que por supuesto le mimó todo lo que quiso y más mientras nos escapamos a Lisboa (en avión desde Ranón, por cierto, qué acierto el quitarnos el caos del aeropuerto de Madrid en verano), él tan contento y yo también de dejarlo en las mejores manos. 
Pero antes de irnos: el clásico del momento, foto con Mafalda enfrente de los patos en el Campo. Parece mentira que la estatua lleve allí menos de un año. 


Lisboa.... primera foto nocturna desde nuestra ventana. Se me hizo corto el viaje, como todos los años. Pero vamos, que se me haría corto aunque me quedase allí a vivir, no sé lo que tiene esa ciudad, pero me vuelve loca (más aún). 



Ni qué decir de su playa, esos momentos de relax en Caparica, Cascais, Estoril... 
Porque si algo he hecho este verano es relajarme (o al menos intentarlo), necesitaba parar.


Pero relax, lo que se dice relax para mí es sinónimo de Galicia, y más aún del Pazo do Souto, 
auténtico paraíso donde llevo diez años perdiéndome durante una semana cada verano. 
Salgo de allí con la reserva hecha para el año siguiente, no digo más. 
Dormir en un pazo, con un trato inmejorable y desconectar como en ningún otro lugar. 
Adoro esos días, en muchas cosas los mejores de todo el año. 



Y como una imagen vale más que mil palabras, 
no me negaréis que dormir aquí no es un auténtico lujo (y una maravilla). 




Adoro Galicia, sus mares, sus tierras, su gente... y su gastronomía!



Y como seguro que llega algun@ a decir que el problema es el tiempo, que llueve, no hay playa... pues comparto este pequeño mix de fotos de días nublados o medio nublados en los que vamos igualmente a la playa y lo disfrutamos. Y cuando no podemos bañarnos, pues paseamos por la orilla, recogemos conchas, leemos, nos paramos a mirar el horizonte...




En resumen, con sus más y sus menos, y sin que mi vida sea perfecta ni probablemente estas vacaciones tampoco, os puedo asegurar que las hemos vivido intensamente y hemos intentado disfrutarlas momento a momento, siendo conscientes de dónde estábamos, que estábamos de vacaciones y lo afortunados que somos por ello. Y con todo eso me quedo. 

Comentarios

mirari ha dicho que…
unas vacaciones bien aprovechadas!!! qué gracia me ha hecho la pequenya citadine en el pueblo... a mi hija le pasa al revés, cuando vamos a una ciudad grande se piensa que puede correr por todas partes :)
ITACA ha dicho que…
Muchas gracias @mirari, intentamos disfrutar de las pequeñas cosas. Y sí, las pintas que se trae en el pueblo son al menos curiosas, aunque a mí no ha salido, yo soy de asfalto me temo...
Bego ha dicho que…
Qué chulo el pazo, no me extraña que vuelvas. Yo este año llevo fatal lo de que termine el verano, se avecina un septiembre intenso y me da una pereza...
un beso
ITACA ha dicho que…
Si, hija si, @begobolas. A mi me da pereza con un par de semanas, después de todo un verano... Y con los cambios del cole de mayores para septiembre. A ver qué tal les va a nuestros peques ;)
Leira ha dicho que…
Tengo pendiente la foto con Mafalda, que todavía ni la visité (esto hay que solucionarlo). Muy chulis las fotos y bueno, yo también soy de asfalto. Besos!
Esther ha dicho que…
A mí me gustan los "pueblitosbuenos" pero para ratitos, estancias cortas, para el resto prefiero la city, como tú, esa que tanto echo de menos aquí, je je. Bien aprovechadas tus vacaciones, a mí me da una pereza volver al cole...anís...A ver si para el otoño me organizo una escapada a los madriles. Besotes.
jordim ha dicho que…
Envidia...
ITACA ha dicho que…
A mí me parece que lleva ahí toda la vida. En menos de un año hemos ido tres veces a hacernos fotos con ella :)
ITACA ha dicho que…
No me hables de pereza @stherca... Quedémonos con los buenos recuerdos y acordémonos a menudo de ellos ;)

Entradas populares