MIS 10 MOMENTOS DE SEPTIEMBRE

Los 10 momentos más especiales de cada mes ya se han convertido en un clásico. Después de escribir mis 10momentos de julio y mis 10 (en realidad 20) momentos de agosto, me lanzo con septiembre. Cada vez que reflexiono más sobre las pequeñas cosas que me hacen feliz, soy más capaz de identificarlas y de disfrutarlas cuando suceden. Por eso, me parece un ejercicio estupendo buscar los 10 momentos de cada mes, y probablemente en próximas ediciones me anime a buscar un número mayor.

Ahí van mis 10 momentos de septiembre. Intento ordenarlos de manera cronológica.

 1. Aerobic. El día 1 de septiembre, martes, a las 16 horas, aquí una servidora estaba preparada pegando saltos en el gimnasio en su clase de aerobic, ¡¡¡¡cómo la eché de menos!!!! Es un momento agridulce porque por temas logísticos y de horarios he decidido dejar esa clase, apuntarme a un gimnasio y en parte sustituirlo por Zumba. Pero en cualquier caso, que necesitaba movimiento!  

  2. El teleférico. Si no recuerdo mal, creo que hemos estado tres días (aunque tengo mis dudas sobre si fueron cuatro) en el Teleférico, lo que no está nada mal para un mes. Me encanta hacer el viaje en el tren que vuela de Henar, pero me gusta más aún hacer de malamadre y dejarla encantada de la vida en la piscina de bolas, mientras yo me tomo un café frente a los perfiles de Madrid.

  3. Leer al gran Gabriel García Márquez. Hacía muchos años que no leía al Gabo, pero lo he retomado con fuerza. Gracias a la estupenda colección de sus obras completas que me han enviado desde El País, estoy volviendo a disfrutar de algunos de sus libros más impactantes. Precisamente casi me ventilé el otro día en el break de la piscina de bolas del teleférico Crónica de una muerte anunciada.

   4. La vuelta al cole de Henar. Un gran hurra para mi chiquitina, que se ha comportado como una campeona y se ha adaptado a su cole de mayores. Es cierto que llevamos un mes con más mimos de costumbre, pero para ella es un gran cambio y yo no puedo estar más orgullosa.


  5.  Desayunos con Cristóbal. Mi puercoespín sevillano es sin duda mi compañero de trabajo que mejor me entiende, y aunque frecuentemente tenemos peleonas por no estar de acuerdo, no sabemos vivir el uno sin el otro. Y los desayunos con él son frecuentemente uno de los mejores momentos laborales del día.

 6. El Gato con Botas, el Miausical. Me lo pasé requetefenomenal con Henar en el musical del Gato con Botas de la compañía La Maquineta. Habíamos ido un par de años atrás a disfrutar La bella durmiente y nos había gustado mucho, pero el del Gato con Botas ya ha sido lo más. Nos ha gustado tanto que le he prometido a Henar que veremos Alicia en el País de las Maravillas y El Mago de Oz antes de Navidad.


 7.   La Abadía. Este centro, que es mucho más que teatro y que nace del amor a la palabra de un gran hombre como es José Luis Gómez, siempre me ha resultado un lugar especial. He tenido el placer de acudir a una de sus sesiones de apertura de curso y escuchar, embelesada, al propio José Luis Gómez recitar una parte del Cantar del Mío Cid. Pero además, si todo va bien, espero matricularme la próxima semana en el curso de Espectadores en Acción, del que espero grandes cosas.

 8.   Teatro. Un mes sin teatro parece que ni es mes ni es nada, y en septiembre, si no me equivoco, he podido asistir a tres obras para adultos y una infantil. Pero dos de ellas: el Reikiavik de Juan Mayorga y el magnífico Daniel Albaladejo en el Valle Inclán, y Edipo Rey en La Abadía han sido capaces de conquistarme. En el caso de la tragedia griega, se trata de una obra con una estética y una escena diferentes que te deja sin respiración durante su hora y media de duración.

 9.  Familia. Sí, últimamente tengo más mono familiar, quizá porque este año ha sido devastador en muchos aspectos relacionados con ella. Aunque también creo que la familia no la eliges pero sí está en tu mano continuar con quien quieres estar y con quien no dejarlo de lado. Esto me daría para un post más extenso y no viene al caso, pero a lo que iba, he disfrutado mucho de mi pareja, mi hija, mi perro, mi padre y su mujer… haciendo familia.

 10.   Sevilla. Ay, Sevilla… recién vuelta a casa después de cuatro espectaculares días en una de mis ciudades favoritas del mundo, no os podéis hacer una idea de cuánto la echo de menos. Hemos estado en familia (nos hemos ido todos, incluido Athos, nuestro perro), con amigos (tengo la suerte de tener amigos sevillanos que son ya hermanos), alojarnos en un maravilloso hotel en el corazón de Santa Cruz, hacer de guiris y recorrer la ciudad en un coche de caballos, comer maravillosamente bien, traernos un jamón buenísimo, tener unas noches de luna llena espectaculares, embelesarnos con la belleza infinita de esta ciudad y ser muy felices. Cierto que viajar con una niña de 3 años limita bastante, pero como dice alguien a quien quiero, siempre hay que dejarse cosas sin hacer para sentir la necesidad de volver y hacerlo pronto. Ay, Sevilla…. 




¿Y vuestros momentos de septiembre? 

Comentarios

Tracy ha dicho que…
Me das envidia porque desde que leo tus "momentos" me dan ganas de hacer lo mismo, peo.... el tiempo... Quizás algún día lo haga.
Me alegra que seas forofa del Teatro de la Abadía y de Jose Luis Gómez, yo también y de Sevilla ya ni te cuento.
Esther ha dicho que…
Me alegra que uno de esos momentos haya sido en mi ciudad, yo la tengo más cerquita y no voy desde agosto. Besotes y feliz octubre.
Margari ha dicho que…
Otro mes lleno de buenos momentos! Ahora a por octubre!
Besotes!!
ITACA ha dicho que…
Qué alegría de comentarios, chicas!

@Tracy, la Abadía es un mundo en sí misma y un lujo como espectadora poder conocerla por dentro. De Sevilla ya ni hablamos, que me sale la vena del Barrio de Santa Cruz y me pierdo :)

@Esther, ¿qué tengo que decirte de Sevilla que no sepas? Esta vez para mí ha sido lo más, no ha faltado ni el momento guiri en el caballo.

@Margari, octubre seguro que es mejor. No tendrá caballos sevillanos, pero es mi mes favorito.
Marisa G. ha dicho que…
Me alegro que lo pasaras tan bien. Besos

Entradas populares