MIS MOMENTOS DE DICIEMBRE

Esto del parón navideño es lo que tiene, que voy con mucho retraso sobre los mensuales del mes pasado. Intento ponerme al día, pero no dispongo de mucho tiempo últimamente. Pero aquí voy con mis 10 momentos de diciembre. He decidido separar mis 10 momentos de diciembre como mes “normal” de mis 10 momentos navideños (que irán en otro post).

Diciembre es un mes raro, un mes de invierno y frío, pero también un mes de pre-navidad con un halo especial, y un mes agobiante (en el trabajo especialmente y también en la parte personal por la cantidad de eventos que se aglomeran en la agenda). Pero teniendo en cuenta que corto el mes a partir de mis vacaciones navideñas (es decir el 23), me quedan tres semanitas bastante normales pero en las que ha habido lugar para buenos momentos. Y de ellos, me quedo con estos seis.


1.Paseo familiar por el Madrid de los Austrias.

El Madrid de los Austrias es una de mis zonas favoritas de Madrid y la verdad es que lo piso muy poco, demasiado poco. Pero el domingo del puente (6 de diciembre si no me equivoco), aprovechando que además hacía bastante bueno, nos fuimos a dar una vuelta en familia como si de turistas se tratase, por el Palacio Real, la Plaza Mayor. Fuimos pronto y no había demasiada gente, y la verdad es que fue un rato estupendo. Puntos fuertes: el tiovivo que pusieron frente al Palacio Real (al que Henar y yo nos subimos encantadas, y no sé cuál disfrutó más de las dos), un café en la Plaza de Ramales (probablemente mi plaza favorita de esta zona, porque además es una desconocida para muchos), comprar pan de centeno en el Quadra Panis (hacen unos panes fantásticos), y por supuesto el inimitable bocadillo de calamares de Casa Rúa en la calle Ciudad Rodrigo (para mí el mejor de Madrid). He decidido unir en esa mañana esos grandes momentos, pero el tiovivo, la plaza de Ramales y el bocata de calamares deberían tener su propio gran momento del mes.


2. La lengua madre.

Me encanta el teatro, ya lo sabéis. Es una de mis actividades fundamentales y diciembre no fue una excepción, pude disfrutar de varias obras (de las que os hablaré en el resumen del diciembre teatral, que llegará cualquier día de éstos…). Pero me quedo con una: La lengua madre, monólogo interpretado por el grandísimo Juan Diego y escrito por otro grande, Juan José Millás. Juan Diego es un actor que siempre me ha gustado, creo que es uno de los grandes actores vivos en España y además a nivel personal me produce simpatía. A Millás lo leí mucho en mi época universitaria, y aunque luego dejé de leer sus libros, siempre le he seguido en prensa. La lengua madrees un magnífico regalo que nos hacen ambos. Tuve el lujo y la oportunidad de volver a verla este mes de diciembre en los Teatros Luchana (la había visto tres años atrás en el Bellas Artes) y la disfruté mucho más aún. Un texto precioso, sobre el mundo de las palabras que amamos inmensamente, lleno además de una ironía fina, en ocasiones con algún puntito político y una obra que nos reconcilia con nuestros anhelos. Lo dicho, un lujo. Se seguirá representando en Los Luchana al menos hasta finales de enero, no dejéis de verla si podéis.


3. Los últimos días de otoño.

Me encanta el otoño, es mi estación favorita, y desgraciadamente ya se ha acabado. Es cierto que hemos tenido un otoño espectacular, con colores bonitos en los árboles y unos días de altas temperaturas, que nos han permitido disfrutar de las terrazas, pasear… Lo reconozco, yo soy de luz, y cuando hace frío y un día triste, me fallan las fuerzas. Me encanta estar en la calle, pero en invierno me meto en casa con mantas a leer y ver series (si me dejan), me cuesta más levantarme y ando siempre medio plof. 2015 nos ha regalado un otoño inolvidable, que incluso ha llegado a diciembre… ¡¡Gracias!!!


4. Tarjetas de Navidad hechas a mano.

Este momento, aunque se refiere a algo navideño, en realidad es pre-navideño porque las hicimos antes. Me dieron los mil males cuando me di cuenta de que en nada llegaba Navidad y no nos habíamos puesto a hacer tarjetas navideñas, una tradición ya en casa. Además, Henar me ayudó pegando piezas y pintando cosillas para incluir en el interior, así que pasamos una mañana divertida (y entretuvimos una mañana gris en casa) y el resultado quedó bastante chulo.  



5. Tardes de mantita y series.

Ya lo decía antes, llega el frío, la falta de luz y a mí me da por meterme en la cama a ver series, si me dejan. Papá Noel me trajo las cuatro primeras temporadas de Juego de Tronos, y como era de esperar, estoy enganchadísima. Pero en diciembre vi El tiempo entre costuras enterita y alguna que otra tarde me escabullí a la camita a leer. Además, también Henar y yo hicimos maratón de películas navideñas de Mickey en la cama, así que ha sido un mes de mucha mantita (como serán enero y febrero sin duda).


6. Fiesta Niños en el trabajo.

Técnicamente se hizo antes de mis vacaciones de Navidad, por lo que aunque fuese una fiesta navideña, la incluyo en diciembre. Lo pasamos fenomenal, mis amigos Patricia y Carlos, de Edulogic Producciones, encandilaron a nuestros niños con la representación de su obra El alucinante viaje de Lis Chisgarabís y el Doctor Nillito, que lleva a nuestros niños a un mundo fantástico que parece mágico, pero que en realidad es pura ciencia. Con ellos hicimos experimentos divertidos y pasamos una tarde estupenda, en la que además hubo merienda y salió el gran perro a repartir regalitos y para mí ése es uno de los momentos más mágicos del año en mi oficina.




7. Cena con Carlos y Patri.

Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ya que estaban aquí, llevé a Henar a casa después de la fiesta y me fui a comer con dos grandes amigos a los que no veo todo lo que quisiera y que siempre es un placer volver a verlo. Nos pasamos una noche estupenda (que si no hubiese sido porque a las 6 de la mañana, hubiese acabado viendo Star Wars), con cena, abrazos, buena conversación e intento de ponernos al día, lo que me recuerda que tenemos que quedar pronto otra vez.


8. Hotel Transylvania 2.

No voy mucho al cine y la mayoría de las veces que lo hago es porque voy con mi hija a ver una película infantil. De hecho, en las últimas semanas hemos visto toda la cartelera de cine para niños: El viaje de Arlo, Hotel Transylvania y La película de Snoopy . Pues bien, de las tres, Hotel Transylvania 2 me hizo pasar un rato estupendo, no sólo me gustó sino que me reí un montón con ella, y el doblaje del vampiro milenario por Arturo Fernández me encantó: ese chatín suyo tan característico en mitad de una historia de vampiros de risa es total.


9. Premios Solidarios.

El último trimestre de año a nivel de trabajo fue demasiado duro, se me fue literalmente de las manos: demasiado trabajo, poco tiempo y recursos nulos. Me embarqué en la aventura de organizar unos premios solidarios por primera vez, con mucha inexperiencia y nada de tiempo. Me encontré con más de 100 candidaturas, un mundo por hacer y dos semanas para tenerlo todo listo. Ese tremendo estrés me llevó a un problema de salud del que estoy saliendo (ya casi diría que estoy fuera). La entrega de premios salió bien y me quedo con el buen rato con mi equipazo, ésas son las cosas que merecen la pena: tu gente.




10. Zumba (aunque poquito).

La cervicalgia me impidió ir al gimnasio desde mediados/finales de noviembre (he vuelto después de Reyes) y también por supuesto dejar mis clases de Zumba. Y no podéis haceros una idea de lo que lo he echado de menos, especialmente Zumba! Fui a una sola clase en diciembre y pude hacer poquito (no tenía el cuello para muchos movimientos) pero fue pura vitamina en vena. Y en enero, estoy de vuelta con el Zumba!!!!!


Me encanta hacer estos listados mensuales porque, aunque probablemente la mayoría de los momentos no tengan mucho de especial, en realidad las cosas especiales de nuestra vida están en el día a día, y pararnos a escribirlos nos permite pensar en ellos y pararnos a reconocerlos y disfrutarlos. Si lo piensas, en la vida hay cuatro o cinco días grandes y con suerte, y además suelen pasar volando. Al cabo de cada año probablemente sólo tres o cuatro momentos especialmente memorables, que también suelen pasar rápido (todo lo bueno lo hace), así que es mucho mejor valorar las cosas positivas, aunque a veces sean insignificantes, de nuestro día a día.


¿Cuáles fueron tus 10 momentos de diciembre? 



Comentarios

Tracy ha dicho que…
Siempre que leo tus momentos, me hago el propósito de hacer los míos, pero nunca llego a cumplirlos. A ver en Enero...
Esther ha dicho que…
Doy fe de que las tarjetas os quedaron divinas. Deseando leer tus momentos navideños. Un beso,
ITACA ha dicho que…
@Tracy, sería fantástico que te animases a hacerlo. Es un ejercicio de positivismo en vena!
ITACA ha dicho que…
@Esther, me pondré con los momentos navideños, prometido! Aunque no esperes gran cosa, son como los de cualquiera en tiempos de navidad.
Leira ha dicho que…
Esa plaza no la conozco y en cuanto a Casa Rúa ya había oído decir que es donde hacen los mejores bocadillos de calamares y además es muy fácil llegar.
Azahara ha dicho que…
Gracias por haber vuelto. Estaba yo muy en contra de que solo publicaras una vez a la semana :)
ITACA ha dicho que…
Conmigo nunca puedes fiarte @Azahara, depende de cada semana.... :P

Entradas populares