#366HAPPYDAYS FEBRERO

Empecé el año con los #366happydays en Instagram y la verdad es que estoy encantada porque es una dosis de vitalidad y optimismo. Consiste en recoger en forma de foto un momento especial cada día, y aunque nos parezca difícil siempre hay algo especialmente bonito cada día, si nos molestamos en identificarlo. 

Cada mes haré un post con algunos, no todos, los happydays de ese mes. Podéis ver mis #366happydays de enero. Y ahora, vamos con lo que nos ha deparado febrero. 

Día 34: Texturas de invierno

Mi amiga Carmen me retó a que buscase bellos momentos de invierno (cuando yo odio el frío) y creo que alguno he encontrado. Es cierto que prefiero el otoño y temperaturas más cálidas pero el gélido invierno azul también tiene su encanto. Esta foto está sacada a la puerta de mi casa, mirando al cielo invernal. 


Día 35: La respiración en el Teatro La Abadía

Lo incluí dentro de mis 10 momentos de febrero, y no es para menos. Me encanta el teatro y procuro no dejar pasar un mes sin disfrutar de él, pero además existen obras de las que te llegan a lo más profundo del alma y ésta sin duda fue una de ellas. 



Día 36: Con brilli-brilli y a lo loco: fiesta de carnaval

No faltaba un perejil para el atuendo de la princesa de la casa. Pero la fiesta de Carnaval del cole fue todo un éxito y la verdad es que consiguieron que peques y mayores nos lo pasásemos bien (y también lo incluí en los 10 momentos del mes). 




Día 37: Paseando con el Athejos

La vida con perro es diferente, yo diría que es mejor. Y los buenos paseos al sol son una experiencia mágica. 




Día 41: La presentación del libro La incertidumbre de lo definitivo, ilustrado por mi amiga Patricia Sánchez

Una tarde mágica en una librería preciosa en Malasaña que no conocía, con una presentación actoral magnífica. 




Día 44: Pecando, que es gerundio. 

Pero de vez en cuando no hace daño a nadie. Estuve 10 días de mes a dieta después de las fiestas familiares y todo en orden. 




Día 44: Henar cumple 4 añazos. 

Celebramos su cumple tres veces, así que pecamos bastante. La tarta además estaba deliciosa (regalo de mi amigo Antonio). Me da pena que el tiempo pase tan rápido pero me siento muy afortunada por poder ver crecer a mi hija, que me enseña tantas cosas cada día. 




Día 48: Vasquitos y nesquitas. 

Mi padre me trajo una estupenda caja de vasquitos y nesquitas, de la que dimos buena cuenta. Pero como después de los excesos cumpleañiles me puse diez días a dieta, se los dejé en custodia al Pato Donald durante esos días. 



Día 54: Hoy conduzco yo, amita

Y cualquiera que lo vea ahí, tan erguido y señorial, podría creérselo. De copiloto va exactamente igual y es de lo más divertido. 




Día 58: Algo se muere en el alma cuando un amigo se va

Algo se muere y además da una pena infinita, pensar en que ya no desayunaré cada mañana a las 7.30 con mi puercoespín sevillano, ni lo tendré al lado para trabajar codo con codo. Ahora empieza otra etapa, en la que lo echaré de menos, pero que estoy segura de que sabremos mantener el contacto. 




Y hasta aquí algunos pequeños momentos inmortalizados en forma de 366 happy days.

Adiós Febrero... ¡¡Bienvenido Marzo!!!

Comentarios

Margari ha dicho que…
Muchos buenos momentos! Está muy bien esta iniciativa.
Besotes!!

Entradas populares