SER MINIMALISTA POR ENTREGAS PARTE 3: CONTROLAR TU TRABAJO (Y QUE ÉL NO TE CONTROLE A TI)


Se puede ser minimalista en tu casa, en tus cosas, incluso en tu agenda personal, pero quizá nunca te hayas planteado que podrías extrapolar algunas de las claves minimalistas al trabajo y mejorar tu calidad de vida (asegurado). Una de mis últimas lecturas ha sido El arte de ser minimalista, de Everett Bogue. Él nos da 21 claves para ser minimalista en tu trabajo. Yo he hecho una pequeña selección o resumen, que me gustaría compartir con vosotros. 


 1. Menos tiempo para el trabajo: haz tu trabajo en menos tiempo (sé más eficiente y luego descansa) 

Partimos de una idea incorrecta: que necesitamos 8 horas (o más) para hacer nuestro trabajo. Probablemente hay muchas veces en las que las 8 horas te vuelan y no das a basto pero otras veces se extienden las tareas de manera ineficiente para cubrir esas horas. Lo lógico sería que si acabas antes porque eres eficiente te pudieses ir, pero eso en España es una utopía. Pero puedes echar mano de algunas claves como: 

- Hacer listas con las tareas del día y estimación de tiempos. 
- Déjate un tiempo para pensar. 
- Resérvate un tiempo extra para las cosas que surgen y no podías prever. 
- Vete al grano y haz lo que tienes que hacer (nada de mariposear sin rumbo). 
- Ponte un horario de fin y cúmplelo. 
- Elimina tareas innecesarias (empieza por ver qué sirve y que no y de lo que sirve, qué puede automatizarse o hacerse de otra manera mejor). 
- Evita las reuniones (muchas de ellas son inútiles). 
- No revises el mail cada cinco minutos, ponte horarios para hacerlo. 




2. Lidera y delega 

Yo soy de los que piensan eso de consejos vendo pero para mí no tengo. Y empiezo por aplicarlo directamente a mí misma. Nunca he sido un líder (ni lideresa) y la verdad es que no quiero serlo, especialmente porque creo que muchos de los que van de líderes sólo buscan su propio beneficio y se creen con derecho a pontificar desde su supuesto trono. Pero la vida es otra cosa. Sin embargo, sí es cierto que hay líderes de verdad, que hacen cosas como éstas (y que merece la pena aprender de ellos). 

- Un líder toma decisiones, muestra iniciativa y asume riesgos. 
- Sabe elegir los proyectos importantes. 
- Delega y confía en su gente. 
- Tolera el fracaso y aprende de él. 
- Busca soluciones (de verdad) y no culpabiliza al de al lado. 

 Esos son los líderes de verdad, si dicen una cosa pero luego hacen otra, si piensan siempre mal (desconfían porque en el fondo se sienten inseguros), si echa la culpa al de al lado o dan discursitos que en el fondo no se los creen ni ellos, ni son líderes ni merece la pena hacerles caso. 



3. Aprende a vivir con menos

Probablemente el principal late motive del Minimalismo, ¿por qué no aplicarlo también al trabajo? Muchas personas trabajan mucho porque tienen un estilo de vida que no es sostenible, con demasiados gastos y sin tiempo.  Si aprendes a vivir con menos, podrás trabajar menos tiempo. Personalmente, prefiero tener un buen horario, ingresar menos pero vivir más. Implica no tener ciertos gastos ni ciertos lujos, pero las cosas verdaderamente importantes de la vida no suelen depender, la mayoría de las veces, de tener dinero para pagarlas. 



4. Siempre habrá un mañana, deja de apagar fuegos

Las cosas llevan su tiempo y en el trabajo los proyectos normalmente tardan semanas o meses en realizarse. Tómate tu tiempo para descansar y recuperarte para el día siguiente: vete a casa a tu hora, vive, descansa, y mañana ven con fuerzas, el proyecto no se irá a ninguna parte esta tarde. Deja de apagar fuegos porque casi nada es una emergencias y si corres por el mundo resolviendo  problemas de otras personas, nunca conseguirás terminar tus propios proyectos.



5. Sé positivo 

Ser positivo no sé si te abre puertas externas, que también, pero mejora mucho tu vida. Mira las cosas positivas de tu vida y tu trabajo, intenta hacerlo aún mejor, más positivo, más sencillo, con más proyectos bonitos... No te dejes enmarronar con cosas que ni te van ni te vienen y concédete un tiempo para ti y tus propios proyectos (el famoso 80/20 de San Google). 




6. Si odias tu trabajo: vete

Esto es probablemente lo más difícil de todo. Más aún como está el patio, pero ningún trabajo que te ahogue merece la pena. Piénsalo: pasas la mitad de tu vida en el trabajo, no puedes permitirte a ti mismo odiar la mitad de tu vida. Y si te paraliza el miedo (o la comodidad), intenta iniciar tu propio proyecto personal en paralelo, trabajando desde casa o en tu tiempo libre en otras cosas. 



Son claves básicas, pero que muchas veces olvidamos. Hacer nuestra vida (y por ende nuestro trabajo) un poquito mejor, tener claras nuestras prioridades, reservar más tiempo para nosotros mismos y utilizarlo bien, así como vivir con menos. Si no necesitas gastar tanto, tampoco necesitas tener tantos ingresos, ni quizá con suerte trabajar tanto. Piénsalo, otro mundo es posible. 


Feliz Viernes! Disfruta del día único que hoy estás viviendo. 

Comentarios

Esther ha dicho que…
Me anoto (mentalmente) lo de no dejarme enmarronar con cosas que ni me van ni me vienen. Feliz viernes para ti también.

Entradas populares