MADRID CON NIÑOS: VISITAS TEATRALIZADAS EN EL CASTILLO DE MANZANARES EL REAL

Hace unos meses una amiga me comentó de pasada que habían visitado hacía un tiempo el Castillo de Manzanares el Real, que tenían una visita teatralizada y que los niños se lo pasaban muy bien. Me quedé con la copla (ahí, en mi interminable lista mental de futuribles) y hace unos días me acordé de ello. Pensé que era un plan estupendo para un finde de junio, aprovechando que aún no ha empezado el gran calor. Así que me puse manos a la obra y diseñé la excursión familiar. Aquí os lo cuento, por si a alguien le viene bien la información.


Un poquito de historia

El Castillo de Manzanares el Real es conocido también como el Castillo de los Mendoza, una fortaleza del siglo XV. Estas tierras fueron propiedad de los Mendoza, una de las familias aristocráticas más importantes de la historia de Castilla, desde la donación que a los mismos les hizo Juan I de Castilla en el siglo XIV. Diego Hurtado de Mendoza, almirante mayor de Castilla (y al que si habéis visto la serie de televisión Isabel sin duda recordaréis), fue quien levantó el actual castillo, rematado en estilo gótico isabelino ya en época de su hijo Íñigo López de Mendoza. Los Mendoza fueron durante varios reinados (el de Juan II y el de sus hijos Enrique IV e Isabel I) una de las familias más influyentes política y económicamente en Castilla.

Sin embargo, los Mendoza habitaron esta residencia apenas durante un siglo. A partir del siglo XVIII llegó el declive de esta construcción, que fue prácticamente abandonada, siendo reconstruido en el siglo XX. Actualmente, alberga el museo de los castillos españoles y una rica colección de tapices que veremos durante la visita teatralizada.  

La construcción es preciosa, su silueta imponente, coronado por cuatro torres (tres circulares y la torre del homenaje, de planta octogonal) se erige en las orillas del pantano de Manzanares el Real. Rematado en estilo gótico isabelino, tiene dos patios interiores y una preciosa terraza sobre el azul de las aguas del pantano. Dice la wikipedia, que todo lo sabe, que la galería gótica del primer piso está considerada como la más bella de la arquitectura militar española. No sé si es así o no, pero es un lugar increíble con unas vistas preciosas.


Datos prácticos

Lo primero es contaros que, efectivamente, los fines de semana existen visitas teatralizadas en el Castillo de Manzanares el Real. Y además, que dichas visitas necesitan reserva previa. La información la podéis encontrar en la web de la comunidad de Madrid.


El horario de las visitas es el siguiente:

Del 1 de octubre al 30 de junio, las visitas teatralizadas se desarrollan los sábados y domingos a las 11 y a las 12 de la mañana respectivamente.
Entre el 1 de julio y el 30 de septiembre tienen el mismo horario (sábados y domingos a las 11 y las 12), pero existe también una visita teatralizada nocturna: los viernes a las 21 y a las 22 horas.

La reserva previa hay que hacerla por teléfono. Nada de email, aunque lo ponga la web de la Comunidad de Madrid, y es más, la reserva telefónica únicamente en horario de 10 a 14 horas de martes a viernes al teléfono 918530008. Os lo digo de buena tinta, que escribí un email que ignoraron y cuando llamé por teléfono un jueves a las 14.15 horas me cogieron el teléfono pero me dijeron, literalmente, que llamase al día siguiente porque la chica que recogía las reservas estaba sólo hasta las 14 horas.

Se supone que el pase de las 12 horas es el de los niños, porque se supone también que los actores adaptan el vocabulario a los niños. Digo todo lo de las suposiciones porque cuando reservé sólo había hueco para el grupo de las 11 y en aquel grupo había ocho niños, así que no entiendo mucho las diferencias con el de las 12, pero lo dejo aquí para que lo sepáis. También me dijeron por teléfono que para el horario de los niños (a las 12) había que reservar con aproximadamente un mes de antelación.

En cuanto al precio de la entrada, nosotros pagamos 8 euros por adulto (la visita teatralizada) y 4 euros por niño.


La duración de la visita teatralizada es de una media hora larga, en ella Don Pedro de Zúñiga y Salcedo y Doña Isabel Asensio nos mostrarán los entresijos de este castillo de los Mendoza, en un tono de humor e ironía que lo hace ameno. Comenzando en el patio de armas, visitaremos las salas principales de la fortaleza, así como la sala de las damas y los aposentos del marqués. Por último, subiremos a la galería superior, donde se pueden visitar las cuatro almenas del castillo y disfrutar de unas preciosas vistas desde la galería-mirador sobre el pantano de Manzanares el real.

Después, puedes volver a visitar todo el castillo a tu aire si lo deseas. Además, antes de llegar al patio de armas, de donde sale la visita, existe una zona de centro de interpretación, que explica muchas cosas interesantes sobre la historia del castillo, así como un vídeo (que nosotros, al ir con niña, no vimos). Puede venir muy bien disfrutar de estas dos cosas, porque aunque la visita teatralizada incluya una explicación sobre el edificio y parte de su historia, es una explicación breve en la que faltan muchos detalles, enfocada más a un carácter lúdico.

Recomendación para llegar hasta Manzanares. Desde Madrid, lo más fácil es coger la carretera de Colmenar y una vez pasado este pueblo, en la desviación coger dirección Soto del Real (por Cerceda también es posible ir pero se da más vuelta). Al lado del Castillo hay un parking gratuito y al menos cuando fuimos nosotros no fue difícil aparcar.


Visita con niños

Lo dicho, la visita teatralizada es una opción estupenda para conocer este castillo y especialmente si lo hacemos con niños. Su duración, poco más de media hora, se adapta muy bien a lo que un niño o niña de poca edad puede aguantar e incluso disfrutar. Henar, a sus cuatro años, se lo pasó muy bien y aguantó bien la visita, emocionada por visitar un castillo con príncipe y princesa (aunque Don Pedro de Zúñiga y Doña Isabel de Asensio no fuesen príncipes, bien lo parecen para los niños).


Al final de la visita, también lo pasamos muy bien en la parte superior del edificio, visitando las torres y contemplando las vistas desde la galería. La zona está muy bien acondicionada y los niños pueden recorrerla a su gusto. Eso sí, desde una de las almenas divisó algo mucho más terrenal, un parque para niños, y entonces perdimos la batalla porque toda su obsesión fue ir corriendo a subirse a los toboganes y ya el castillo y todo lo demás le sobraban. Obviamente, nuestra jornada en Manzanares el Real tuvo la parte cultural del castillo y la inevitable parte de parque de niños, pero estuvo muy bien en conjunto.


Volviendo al castillo, quizá lo peor fue bajar la escalera de caracol con Henar.

En resumen, que nos ha gustado mucho la experiencia de conocer este castillo y hacerlo además a través de una visita teatralizada. Es un buen plan tanto para adultos como para niños. Y además, una vez en la sierra, existen muchas otras opciones para aprovechar el viaje, ir a comer a algún buen restaurante o incluso hacer un picnic.



Comentarios

Leira ha dicho que…
Me encanta ese castillo y toda esa zona, de lo más bonito de Madrid.

Entradas populares