VIERNES VITALES 45: SI NO TRABAJASE, TE ASEGURO QUE NO ME ABURRIRÍA

Hace unos meses tuve un intercambio de opiniones con uno de mis grandes amigos. Él sostenía que dejar de trabajar sería muy aburrido y que yo no lo aguantaría. Yo, por el contrario, opinaba que si tuviese disponible todas las horas al día que echo en la oficina, desde luego aburrirme no me iba a aburrir.

Conjeturas aparte (que ya seguiré conjeturando sin duda a lo largo de este blog), el hecho es que confieso que alguna vez he fantaseado con la idea de no trabajar, de tener todo ese tiempo libre para hacer otras cosas. Obviamente, es sólo una fantasía, porque como no soy sobrina de Rockefeller ni creo que venga nadie a dejarme una herencia multimillonaria (de la lotería y demás ni hablamos, porque yo nunca juego), tengo que seguir trabajando porque tengo que vivir. Y para vivir, nos guste o no, necesitamos dinero.

También creo que si tienes la suerte de trabajar en algo que te guste, serás infinitamente más feliz. Personalmente, disfruto mucho de mi trabajo, por el hecho de que la comunicación ha sido siempre mi vocación (yo que iba para periodista y acabé estudiando derecho, pero como la cabra tira al monte, terminé en el monte de la comunicación, y tan contenta). Ahora bien, obviamente mi trabajo, como el de todos, tiene áreas, proyectos y momentos absolutamente apasionantes, frente a otros que resultan monótonos, repetitivos y aburridos. Y en cualquier trabajo, aunque te apasione, hay de todo: de un tipo de momentos y de los otros.

Esta semana descubrí un blog que me gustó mucho: Blogueandodemivida. Y en concreto, me gustó mucho este post. En él, su autora me vino a recordar los intercambios de opiniones que de vez en cuando podemos tener en torno a trabajar. Me ha gustado el post, especialmente esa parte en la que dice: Yo creo que ya he tenido suficiente "emoción" en mi vida, en cualquier caso, pasar 37 horas semanales en la oficina no lo considero yo precisamente emocionante. Pues eso.

Si yo tuviese todo el día libre, estoy segura de que perdería mucho el tiempo, actividad que por cierto ahora mismo me llama soberanamente la atención, porque aquí la que suscribe no es de perder el tiempo. Pero ojo, que la velocidad de nave espacial que llevo por la vida hace tiempo que sé que no es normal y mi cuello me lo recuerda constantemente. Sí, que mi fisio lo deja nuevo y yo se lo agradezco ad infinitum, pero me duele y mucho. Intento rebajar el ritmo, como ya os lo he contado otras veces, pero debo confesar que casi nunca lo consigo. Eso sí, en lo que me he hecho un máster graduada con honores es en efectividad y gestión del tiempo. Pero eso, no le ayuda a mi cuello.


Y sí, haría muchas cosas. Por ejemplo:

Dormir más. Levantarse a las seis y media es un horror. Siempre he dicho que el ser humano está programado para levantarse con la luz, y que lo contrario es antinatural. Si además lo haces tan pronto, supone que como duermas mal, te cueste dormirte o trasnoches por cualquier causa, al día siguiente estás cansado, con un humor horrible y eso encima lo vas arrastrando durante toda la semana.


Llevar a mi hija al cole. Llevo muy pocas veces al cole a mi hija al cabo del año y la verdad es que me gustaría hacerlo mucho más a menudo. Es cierto que la recojo el 95% de los días, pero acompañarla a la entrada del cole también tiene su importancia. De hecho, ella me lo pide a menudo y a mí me cuesta no poder hacerlo.



Desayunar fuera de casa. Qué queréis que os diga, eso de desayunar tranquilamente a las nueve y media, cada día en un bar, o en el que más te guste, con tu cafecito, tus tostadas, tu montadito o tus churros (allá los gustos de cada uno), en lugar de hacerlo en la cocina de tu casa, de pie, corriendo y mirando el reloj porque llevas tres minutos y ya llegas tarde, tiene que ser un placer. Eso sí, nada de grupo de madres del cole, para eso me temo que no valgo.



Conocer mucho más mi Madrid del alma. Os aseguro que me propondría como reto conocer y reconocer mucho más mi Madrid. Descubrir museos, palacios y lugares que no conozco, redescubrir otros que hace demasiado tiempo que no visito. Y para eso, queridos míos, Madrid es un filón casi inagotable, podría hacer un listado con cientos de lugares y cosas que hacer. Y me quedarían muchísimas más.



Pasear más con mi perro. Paseo con Athos todos los días, pero volvamos a lo mismo, una cosa es sacarle a toda prisa quince minutos antes de las siete de la mañana y otra pasear a media mañana bajo el sol.



Estudiaría y haría mil y un cursos. Entre que siempre he sido un ratón de biblioteca y sigo teniendo alma de gafapasta (a pesar de haberme operado de miopía hace años), os aseguro que siento interés por las disciplinas más diferentes. He hecho cursos de meditación, zumba, teatro, italiano, talleres radiofónicos, escritura, aerobic, clases de costura… Si tuviese tiempo, y dinero, vamos que no iba a encontrar un montón de cosas de este tipo con las que formarme y ser más feliz. Empezando por hacerme el máster de coaching que tengo planeado y un montón de cursos de cocina. Y muuuuuchas cosas más. 



Y esto nos lleva al capítulo pasta. Creo que mi amigo, al menos en lo que a mí se refiere, no acertó con eso de que me aburriría sin trabajar. Yo no me aburriría, el problema es que para no aburrirme, necesitaría mucho dinero. Y sin nómina, ni herencia, ni lotería, mal vamos. Así que de momento, a seguir soñando…

¿Y tú?, ¿qué opinas de todo esto? 

Comentarios

Esther ha dicho que…
Dejar de trabajar no sé (salvo que me toque la primitiva, que yo sí hecho de vez en cuando), pero que un día de estos me tomaré un año sabático sí, y te aseguro que tampoco me aburriré. Con lo que no coincido contigo es con los desayunos, yo soy de las que los prefiero en casa, y me tomo mis 20 min, media hora para hacerlo con calma, siempre. Me encanta ese momento del día.
ITACA ha dicho que…
Bueno, desayunos tranquilos en casa, desayunos fuera... El caso es que un café bebido, de pie y de mala manera en la cocina, no es desayunar como se merece ;)
Tracy ha dicho que…
No creas que hace falta tanto dinero para no aburrirse, la imaginación es gratis.
Un beso
ITACA ha dicho que…
Si, pero yo me conozco: lis cursos, viajes, entradas y demás no lo son, cuestan dinero

Entradas populares