HOY ME HE LEVANTADO NOSTÁLGICA: PAPÁ CUÉNTAME OTRA VEZ

Hoy no hay entrega de Viernes Vitales como tal, pero sí una pequeña reflexión acompañada de una canción que marcó una parte de mi vida.

 


Esta canción me hace vieja, habla de tiempos muy lejanos, de mi más fresca juventud. Pero también forma parte de la banda sonora de mi vida, reflejo de una forma de entender el mundo, de unas ideas políticas, culturales, vitales… de un universo que ya no existe y cuyos cimientos se me resquebrajan bajo los pies.

Papá cuéntame otra vez ese cuento tan bonito de gendarmes y fascistas, y estudiantes con flequillo. Y dulce guerrilla urbana en pantalones de campana, y canciones de los Rolling y niñas en minifalda.

Papá cuéntame otra vez nos cantaba en nuestra juventud los sueños que tuvieron y a veces vivieron nuestros padres.

Pero también habla de un desengaño, el vital, el emocional, el último.

Papá cuéntame otra vez que tras tanta barricada, y tras tanto puño en alto why tanta sangre derramada, al final de la partida no pudisteis hacer nada,y bajo los adoquines no había arena de playa. 

Fue muy dura la derrota: todo lo que se soñaba se pudrió en los rincones, se cubrió de telarañas, y  ya nadie canta Al Vent, ya no hay locos ya no hay parias, pero tiene que llover aún sigue sucia la plaza. 

La escucho, releo sus palabras y pienso que todo es parecido en el fondo, aunque las generaciones y las vidas sean tan diferentes hoy y ayer.

En el hoy, echo de menos a aquella chica de veintipocos que descubrió la izquierda a través de un amor alemán puro y único, que ya forma parte del pasado. Qué habrá sido de ti, Karl De una chica que vivió, se fue de su casa, empezó una nueva vida y quien en realidad no puede quejarse de que le hayan ido mal las cosas. Sin embargo, ahora su fe política, la única fe que le quedaba, se le ha resquebrajado y ya no sabe ni qué pensar ni hacia dónde seguir.

Qué lejos queda aquel mayo, queda lejos Saint Denís, qué lejos queda Jean Paul Sartre, muy lejos aquel París.

Qué lejos queda aquel París que yo no viví pero que recorrí tantas veces buscando las huellas de lo que fue la primavera de la vida y la lucha. Qué lejos quedan aquellos años de universidad, aquellas noches de vino y rosas sin dormir, aquellos veranos mediterráneos con lecturas de Sartre, los cantautores, las risas, la juventud, aquellos sueños que tuvimos, aquel tiempo en que nos creíamos inmortales. Y el mundo sigue como siempre, podrido de crueldad, que es lo que cantaba Ismael Serrano.

Hoy, sus canciones son los añicos de lo que un día fuimos, de lo que un día yo fui. Ahora soy otra cosa. Y hoy, simplemente. hoy me he levantado nostálgica y esta canción me ha hecho añorar inviernos de lluvia y sueños y amor a flor de piel, cuando creíamos que todo era posible.


Pero bajo los adoquines no había arena de playa. 

Comentarios

Tracy ha dicho que…
Magnifica entrada, la puedo suscribir en su totalidad.
Estamos tan desencantados...
Margari ha dicho que…
Gran canción, gran entrada y mismos sentimientos. Tanto desencanto, tanta decepción...
Besotes!!!
ITACA ha dicho que…
Gracias Tracy, aunque no sé si el mal de muchos... Es el tiempo que nos ha tocado vivir, todas las generaciones han tenido sus tiempos malos supongo
ITACA ha dicho que…
Pero la vida sigue @margari, aunque a veces todo sea demasiado triste y decepcionante.
Esther ha dicho que…
Esta canción me ha acompañado en tantos momentos y en tantos viajes, como un himno. Lo suyo es no desencantarse, aunque sea difícil y seguir peleando y poniendo nuestro granito de arena, eso le digo siempre a mis alumnos. Es eso de "Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo" o "Piensa globalmente, actúa localmente". Lo sé soy una ilusa que persigue la utopía, ja ja.
ITACA ha dicho que…
Ojalá todos fuésemos ilusos persiguiendo utopías @Esther, al mundo le iría mucho mejor.

Entradas populares