MANUALIDADES NAVIDEÑAS CON NIÑOS: SU MAJESTAD EL REY MELCHOR

Que a mi hija le gustan las manualidades es un hecho consumado. Además, en el cole, de vez en cuando tienen ideas adicionales (como fue el caso), que nos hacen ponernos manos a la obra. En esta ocasión, la consigna era realizar algún personaje o animal para el Belén del cole, usando para ello el rulo de cartón del interior del rollo de papel higiénico. Ni qué decir que cuando fuimos a ver el Belén nos encontramos con cosas alucinantes. Algunas de ellas espantosas, pero las menos, y otras, la mar de originales, hechas sencillamente con el rulo de papel higiénico y mucha imaginación. Eso sí, había infinidad de vírgenes y de ángeles, pero casualmente no había ningún Rey Melchor. De los tres Reyes Magos había dos Reyes Gaspar desperdigados por el Belén pero ni un Melchor ni un Baltasar. 

A mi hija aquello le pareció imperdonable, ¡¡¡no tener al rey Melchor!!! En mi casa, que somos antimonárquicos, he de reconocer que sí somos devotos de su Majestad el Rey Melchor, a quien esperamos ansiosos a que llegue cada año con su generosidad y deposite regalos debajo del árbol. Cuando era pequeña siempre fue mi rey preferido, y creo que por claras influencias también es el de mi pequeña princesa. Estaba claro que había que hacer un rey Melchor para el Belén.

El resultado fue éste, que así visto queda hasta mono. Es cierto que nos llevó un buen rato, pero también que es una manualidad facilita de hacer con los peques y que termina siendo la mar de resultona. En esta época navideña, en la que si no hace buen tiempo terminamos estando más horas en casa a lo largo de las vacaciones, ponerse con el DIY (do it yourself), el hand made o las manualidades de toda la vida, y además utilizando reciclaje e imaginación, puede ser una buena opción para entretener a los peques y pasar un buen rato juntos.


En este caso, lo que utilizamos fue el rulo de cartón del interior del papel higiénico como base, un trozo de cartulina, una hoja de papel blanco, unos rotuladores de colores, un trozo de papel de estraza, un trozo de goma Eva y un pequeño bote de purpurina. Por supuesto, tijeras, pegamento y celo, que no falten nunca. No hemos comprado nada esta vez, sino que hemos tirado de lo que teníamos en casa, por lo que los colores se han amoldado a lo que había.

Lo primero que hicimos fue cortar un trozo de cartulina, en este caso azul celeste y forrar con ella el rulo de papel higiénico. En los bordes, hicimos pequeños cortes con las tijeras para que luego los trocitos se adaptasen bien y pudiese pegarse con celo y quedase bien el borde del rulo, que es la zona más difícil.

Con rotulador color chicha (como dice mi hija), en una hoja blanca pintamos un trozo y luego lo recortamos, utilizándolo para la parte de la cara y las manos de su majestad el Rey Melchor. Pegamos primero el trozo de la cara y le dibujamos unos ojos y una pequeña naricilla.

Cogimos un trozo de papel blanco para la barba y lo recortamos en forma rectangular, haciendo cortes verticales paralelos con las tijeras. Simplemente rizándolos un poco queda una barba bastante chula y fácil de hacer, que pegaremos alrededor de la cara. La misma técnica la utilizaremos para el pelo del rey.

La corona la hicimos con goma Eva y simplemente la pegamos en la parte superior del rulo, cubriendo todo el contorno.

Quedaba “la parte más difícil” (aunque no es para tanto) que consiste en hacer el manto a su Majestad Melchor. Para ello, utilizamos un trozo de papel de estraza (éste en concreto había venido en el interior del embalaje de un mueble de Ikea y lo guardamos para este tipo de cosas). El papel de estraza es menos rígido que el papel normal, por tanto más manejable para hacer un manto que se supone que tiene que tener un poco de vuelo. Como nuestro papel de estraza era grisáceo, simplemente lo pintamos con rotulador azul oscuro, haciendo rayas imitando a una textura como de tela de algodón. Luego sólo hubo que recortarla en forma redonda, ponérsela al rey y pegarlo justo por debajo del pelo y hasta donde van las manos. Para que tuviese vuelo, cortamos un triángulo en la mitad de la parte trasera y pegamos otro trozo del papel de estraza tuneado con rotulador azul por la parte inferior. El resultado por detrás quedó así.



La verdad es que es una manualidad navideña para hacer con niños muy divertida, pasamos un rato entretenido. Los niños pueden pintar, decorar con purpurina (que fue lo último que hicimos), incluso recortar y pegar. Necesitan un adulto que les ayude con las partes más complejas, pero por lo demás ellos pueden hacer gran parte de este hand made tan resultón. De hecho, me ha gustado tanto el resultado que creo que estas navidades vamos a hacer los tres Reyes Magos para nuestra casa. Si nos animamos, os enseñaré el resultado.


Quizá te interese... Otras manualidades navideñas:

Tarjetas Navideñas Caseras 2015



Comentarios

Margari ha dicho que…
Os ha quedado genial! Y lo bien que se lo pasan los críos con estas manualidades.
Besotes!!!
Zamarat ha dicho que…
Qué divertida y fácil!!
Abrazo!
ITACA ha dicho que…
Ayer nos tocó hacer Gaspar. De hecho, como este Melchor se quedó en el cole, me temo que hoy haremos otro Melchor y el fin de semana caerá Baltasar. Eso sí, quedan monos :)
ITACA ha dicho que…
Sí, es fácil y pasas un buen rato.
Ali EB ha dicho que…
Qué bonito!! Me encantan las manualidades navideñas, yo tengo que buscar cómo hacer casitas para el nacimiento el año que viene.
Besitos!

Entradas populares