LAS VISITAS TEATRALIZADAS DEL TEATRO LARA DE LA MANO DE LOS ABSURDOS TEATRO

Este post me lo debo a mí misma desde hace meses, en concreto desde antes de que terminase 2016. En diciembre, pude disfrutar, ¡¡¡por fin!!!!, de una visita muy especial, a la que le tenía muchas ganas. Se trata de la visita teatralizada al Teatro Lara, mi teatro fetiche de Madrid. No lo visito tanto como me gustaría, pero la verdad es que en las butacas de la sala principal del Lara tengo la sensación de encontrarme como en casa. No es para menos, este lugar mágico e histórico, que aún sigue en pie y abierto al público, es uno de esos lugares especiales que tenemos la suerte de disfrutar en Madrid.

Las visitas teatralizadas del Lara nos llevan por los entresijos y los espacios más representativos de este mítico teatro, que lleva más de 135 años de historia a sus espaldas. De la mano de algunos de sus personajes más célebres, interpretados maravillosamente por Alfonso Mendiguchía y Patricia Estremera, componentes del grupo Los Absurdos Teatro, pueden vivir una experiencia única determinadas mañanas de domingo. A lo largo de una hora aproximada de duración, nos llevarán por lugares mágicos del teatro que ni conocemos (por muchas veces que hayas asistido a representaciones allí) y que algunos de ellos ni siquiera seríamos capaces de imaginar. Por si hay algún curioso en la sala, os invito a participar en sus próximas visitas. Las próximas fechas programadas son 26 de febrero, 26 de marzo y 16 de abril. No dejéis pasar la oportunidad, es una experiencia única.

Don Cándido Lara fue el promotor y dueño de este mítico teatro madrileño, que se inauguró el 3 de septiembre de 1880, permaneciendo siempre abierto y en actividad desde aquella fecha, salvo cortos períodos de cierre provisionales. Aquel día, bajo el reinado de Alfonso XII, el Rey no asistió a la inauguración, pero sí la Infanta Isabel, La Chata, hermana del Rey y tan querida por el pueblo de Madrid. Desde aquella primera tarde, el Teatro Lara ha asistido a funciones y estrenos memorables. En su escenario se han representado obras imprescindibles de la dramaturgia española, como Los intereses creados, de Jacinto Benavente, o el ballet El amor brujo, de Manuel de Falla.

Sin embargo, la idea de Cándido Lara de abrir un teatro en Malasaña se consideró en su día excéntrica y fue acogida con mucho escepticismo. Aquel barrio alejado, de callejuelas angostas y sin tranvías cercanos hacía presagiar que aquel teatro iba orientado al fracaso más estrepitoso. Más aún si tenemos en cuenta que el Señor Lara no tenía ni idea de teatro. Así lo vaticinó un redactor del ABC, que se quedó más ancho que largo tras escribirlo. Sin duda ahora tendría que renunciar a sus palabras. El Teatro Lara, también conocido como La Bombonera de Don Cándido sigue abierto y muy abierto, el teatro más antiguo de Madrid que siga abierto de manera ininterrumpida y que sigue recogiendo aplausos cada tarde. Un lugar mítico y también mágico sin el cual, no nos engañemos, nuestro Madrid no sería lo mismo.

















Alfonso Mendiguchía y Patricia Estremera, los Absurdos Teatro, están una vez más fascinantes en sus interpretaciones a lo largo de esta visita, este viaje en el tiempo que nos llevará a conocer los entresijos de este lugar único. De su mano recorreremos la zona noble, con el palco de la familia Lara (que sería ocupado por otras personalidades quizá no tan gratas), el parnasillo donde tantos autores se sentaron y pelearon por sacar adelante sus obras, entre ellos el mismísimo Jacinto Benavente o los Hermanos Álvarez Quintero. No nos olvidemos de los camerinos, donde vivieron tantos actores y actrices que habitaron el propio teatro, y que aún hoy siguen en activo como hace más de un siglo. Entre ellas, nombres míticos como Balbina Valverde, Rosario Pino o Lola Membrives ; entre ellos, Rafael Rivielles, Julián Romea… Algunos nunca abandonaron el teatro, dicen que el fantasma de Lola Membrives aún sigue viviendo allí, quizá te lo cruces en esta visita teatralizada.

Pero este teatro tiene muchos más secretos que tienes la oportunidad de descubrir de la mano de Alfonso y Patricia. Pasadizos, laberintos, escaleras… mucha historia y mucha pasión a sus espaldas y por delante, en un futuro que seguirá siendo del Lara. Y al final, el escenario de la Bombonera de Don Cándido. Si alguna vez habéis pisado algún escenario de un teatro, conoceréis esa sensación que da estar sobre esas tablas, mirar al patio de butacas y enamorarte. Pero en el Lara esa sensación se multiplica exponencialmente. Yo, que tengo alma de patio de butacas y no de escenario, no pude evitar emocionarme al mirar desde allí, desde lo alto, ese patio de butacas único, donde personalmente he pasado tantos buenos ratos pero también donde tantas y tantas generaciones de amantes del teatro han sido felices. Y lo que nos queda. Porque el Lara aún tiene mucha historia por escribir.


Gracias a Alfonso y a Patricia por poner voz, cuerpo y talento infinito en esta visita teatralizada, que cualquiera disfrutaría de principio a fin. Pero los enamorados del Lara, aún lo disfrutamos más.  

Comentarios

Entradas populares