VIERNES VITALES 57: SI ESTÁS CANSADO, ¡DESCANSA!

No sé si te pasará a ti, que ahora estás leyendo este post. Lo cierto es que, en determinados momentos del año, noto cómo mi energía disminuye y llego más mal que bien al final del día. Enero y febrero son sin duda los meses más difíciles y tristes, en los que hace frío, cuesta más levantarse, prefieres quedarte en la cama y no asomar ni la nariz fuera de casa y además me encuentro con una total falta de energía. En definitiva, me quedo sin pilas. También pasa en otros meses como noviembre o quizá incluso diciembre, pero la perspectiva de las Navidades en el horizonte (y las vacaciones en mi caso) lo hace más llevadero.

Pues bien, si estás cansado, ¡descansa! Parece obvio, ¿verdad? Si estás cansado y sólo te apetece dormir, da igual que te planifiques, que quieras hacer todo lo que tienes en la lista, que te pases la vida haciendo listas de tareas que querrías cumplir… porque si estás cansado o cansada, nada funciona. Sin embargo, en etapas de agotamiento nunca encontramos el momento para descansar, cuando realmente es la piedra angular. Si no descansas, no podrás hacer todo lo demás. Entonces, ¿por qué me quejo constantemente de cansancio y sin embargo sigo, sigo y sigo?


En mi caso, aunque no siempre lo cumplo, me esfuerzo por irme pronto a la cama. Intento, de esta manera, dormir más, descansar mejor. Cuando logro estar durmiendo a las diez y media de la noche (me levanto a las seis y media, así que tengo poco margen), duermo mis ocho horas y todo va mejor. El fin de semana además también me molesto en dormir más y mejor. Con menos sueño y más descanso en el cuerpo, todo funciona mejor.

Pero el día también tiene mucho que decir. Vamos apilando tareas, agendas, cosas importantísimas que no pueden esperar, citas, compromisos sociales… Y claro, ir corriendo de un lado a otro como pollo sin cabeza, no ayuda en absoluto. Libera tiempo en tu agenda cada día, utilízalo para descansar o hacer cosas que te llenen y todo fluirá mucho mejor.

¿Cuántas cosas tienes que hacer hoy?, ¿y la próxima semana?, ¿qué pasa si ahora mismo coges un rotulador rojo y así sin más, sin anestesia, te cargas un 10% de ellas? Pues que seguro que tienes margen para cargártelas y no pasará absolutamente nada. Vivir una vida más simple, sencilla, la hace más fácil y a veces la convierte en deliciosa, nos permite paladearla mejor, hacer más cosas que nos llenan y que nos hacen sentirnos más vivos. De nada servirá que quedes con tu amiga a cenar cuando te mueres de sueño, o que insistas en ir al gimnasio cuando sabes que no vas a rendir. Escoge mejor tus actividades, haz las cosas más simples, quita tareas de tu lista y respira.

Si estás cansado, ¡descansa!

Quizá te interese:

Viernes vitales 42: ¿Qué pasa si no lo hago?

Comentarios

Perfida Canalla ha dicho que…
No puedo estar más de acuerdo contigo. A veces parar, tomarse tiempo y descansar, es decir, hacer lo que nos pide el cuerpo es la mejor medicina. Conmigo mano de santo.

Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita
Margari ha dicho que…
Totalmente de acuerdo. Qué necesario es el descanso para volver a respirar, para volver a estar a tope, para recargar las pilas.
Besotes!!!
Esther ha dicho que…
Parece tan obvio, pero a veces se nos olvida descansar, en eso estoy yo, en tratar de reponerme y recuperar horas de sueño, es una buena medicina. Un abrazo. Te he escrito por mail.
ITACA ha dicho que…
Sí, y frecuentemente nos olvidamos de él y lo mucho que lo necesitamos.
ITACA ha dicho que…
Totalmente cierto. Espero que tu semana de cura de descanso te sirva para tomar fuerzas e impulso y seguir adelante, querida amiga :)

Entradas populares