DEMASIADO AL ESTE ES EL OESTE: YO SOY DEL PESTO ROSA ROSAE

Hace un par de semanas me reí como hacía mucho tiempo que no lo hacía. Fue en una función teatral, concretamente sentada en la primera fila de la sala Off de mi querido Teatro Lara. Ya sé que lo mío es el drama y que ya tiene que ser buena la comedia, y tener mucha gracia los intérpretes, para que me involucre en ella y pierda hasta la compostura. Pero claro, especialistas en comedia inteligente con tanto arte como Los Absurdos Teatro poquitos por el mundo. Y, una vez más, disfruté muchísimo con ellos en una función totalmente imprescindible.

Se trataba de Demasiado al este es el oeste. Siento deciros que se trataba de la última función, pero se trata de una obra tan buena que estoy segura de que es un por ahora. Seguro que la vuelven a reponer a no mucho tardar, porque es una de esas comedias geniales, con humor inteligente, satírica, mordaz y estupenda. Los estupendos Mendi, Patri y Jorge, Los Absurdos, la convierten en la mejor función cómica que haya visto en mucho tiempo. Palabrita de teatrera.

Tomárselo todo en serio es una absudez… y da acidez. Por eso, Los Absurdos una vez más aciertan de pleno en esta propuesta teatral que te hará pasar un rato divertido, hilarante y lleno de humor inteligente con visos de realidad (demasiado real, por cierto). El fantástico texto de Demasiado al este es el oeste se lo debemos al Absurdo mayor: Alfonso Mendiguchía, que no sólo me ha parecido un fantástico actor en todas las ocasiones que he tenido capaz de disfrutar su presencia sobre el escenario, sino que como guionista no se queda en absoluto corto.

Demasiado al este es el oeste retrata fielmente, pero con mucha absurdez e ironía, un  panorama que no hace falta imaginar mucho sobre la musa que lo inspiró. Desde la azotea de su casa, estos tres ¿amigos? muy absurdos se embarcan en la gran aventura de abandonar sus vidas grises y crear, así de pronto, un nuevo partido político sacado de la manga. La táctica de los Absurdos es presentarnos una historia divertida en la que puedes empezar riéndote de ti mismo (porque seguro que en algún momento te sientes reflejado), reírnos de los personajes y las alocadas situaciones que viven sobre el escenario, gente corriente de este mundo tan absurdo al fin y al cabo, y de paso hacernos pensar un poquito más allá sobre cuánto de realidad o de imaginación hay en una historia como la que representa el hilo conductor de este montaje.


En este obra, Alfonso Mendiguchía, Patricia Estremera y Jorge Gonzalo se ríen de todo y de todos, y nos hacen entrar al trapo de la risa rápidamente. Clichés de sociedad, hipocresía, modas ideológicas, lo absurdo de las situaciones políticas en un sistema y un país de Don Nadies que saben de todo, con el poder manipulado y las vidas de muchos de nosotros llenas de absurdez, estereotipos, etiquetas y tonos grises. Pero nunca pasa nada, nos reímos y ¿somos capaces de ver un poquito más allá?, ¿vamos a hacer algo para cambiar el sistema o seguiremos en esta duermevela en la que transcurre nuestra vida?

Ellos tres, se suben a su azotea y cambiarán el mundo con sus ideas transgresoras, con un simple papel y un boli, creando el partido P.E.S.T.O. Rosa Rosae, capaz de cambiar nuestra sociedad y nuestras vidas. Lo peor de todo es que su programa político, basado en lo más absurdo, hasta podría triunfar en este país y tiene ideas incluso mejores que muchas de las que se escriben en otros programas políticos que se presentan a las elecciones. Porque si ellos fuesen presidentes iban a cambiar mucho las cosas…

Actuaciones fantásticas y memorables las de estos tres, un texto rápido y ácido, y una sincronización entre este trío que habla de química y de muchas horas de trabajo para lograr esa conexión sincronizada y que parece casi natural sobre el escenario. Es una gran comedia de pequeño formato, que además, con la cercanía de la sala off hace que aún te metas más en esta crítica llena de humor y te rías mucho, como hacía mucho tiempo que no lo hacías.

Mis más sinceros aplausos, estos tres se lo merecen mucho. Y por cierto, una asturiana como yo agradece además la O de Orbayo (quien no entienda esta última frase, que vaya a ver la obra).  


Quizá te interesen algunas otras propuestas de Los Absurdos Teatro

Madrid con niños: La isla de las Luciérnagas

Comentarios

Tracy ha dicho que…
No sabes lo que te envidio... porque me encanta el teatro y en provincias...vienen poas obras.
ITACA ha dicho que…
Bueno, pero siempre hay opciones. Seguro que alguna buena obra aparecerá por tu ciudad, y si no siempre puedes aprovechar para venir a Madrid un finde y arrasar. Yo también nací y viví "en provincias" durante 25 años y lo hacía :)

Entradas populares