MADRID CON NIÑOS 31: BARBIE, MÁS ALLÁ DE LA MUÑECA (EXPOSICIÓN + TALLER)

Hace un par de fines de semana visitamos la exposición de Barbie, más allá de la muñeca, que podréis disfrutar en la Fundación Canal Isabel II, en Plaza Castilla, hasta el 2 de mayo, por lo que aún tenéis unas cuantas semanas por delante para verla. Desde que se inauguró he visto bastantes comentarios y fotos sobre ella en redes sociales, blogs etc. Aprovechando que era una exposición de muñecas, que nos  queda cerca de casa y que además disponía de unos talleres para niños (aunque en este caso deberíamos de decir talleres para niñas, porque todo eran niñas, al menos el día que fuimos nosotras), me pareció una buena opción para una tarde de fin de semana.

Procuro buscarle planes a mi hija Henar y la verdad es que los talleres infantiles funcionan. Hemos ido en alguna ocasión a talleres de repostería (Henar ha acudido a un taller en inglés en el que hicieron magdalenas y a otro con Demos la vuelta al día en el que hicieron unas cookies estupendas) y también a talleres en museos (el del Museo del Romanticismo, del que os hablé aquí, nos encantó). Por eso, aunque ni mi hija sabe ni quién es Barbie ni yo le he tenido especial afinidad a esta muñeca (a pesar de que obviamente al crecer en los ochenta tuve mis Barbies y jugué con ellas), el mero hecho de que fuese una exposición sobre muñecas y que además tuviese un taller infantil después de ver la exposición, me pareció un buen plan.

Lo primero que tengo que decir es que la exposición de Barbie en la Fundación Canal está hecha para las mujeres, no para las niñas.

Primero: por una cuestión generacional, ya que nosotras (e incluso nuestras madres) jugamos con Barbies. Las mujeres que crecimos en España a partir de los 70 y probablemente hasta los 90, inexorablemente jugamos con Barbies y, nos gustase más o menos la muñeca, forma parte ineludible de nuestra infancia, por lo que esta exposición nos toca la fibra sensible. Cuando hay algún elemento que nos devuelve al paraíso perdido de nuestra infancia, siempre nos devuelve una sonrisa. A mi hija, las princesas Disney le tocan de cerca, tiene sus propias muñecas Disney del estilo Barbie. Pero la Barbie en sí…

Segundo: la estructura de la propia exposición está montada para adultos y no para niños. Esto te hace pensar que la exposición no está pensada para niños, que los padres (o más bien las madres) los llevemos es otra cosa, pero no es para niños. Las Barbies se sitúan en tres salas en grandes vitrinas bastante altas que hacen que los niños ni siquiera las vean bien. Además de que el hecho de ver decenas de muñecas por vitrina, colocadas por décadas o temáticas pues a los niños no les da ni fu ni fa.


De hecho, como os comentaba, nos apuntamos al taller de la exposición. La visita a la exposición en sí es gratuita, pero el taller cuesta 5 euros por cada persona (pagan los niños y también los adultos) y es imprescindible que al menos haya un adulto acompañando a los niños. Por si a alguien le interesa, podéis encontrar toda la información aquí. Avisaros, eso sí, que las plazas son limitadas y que además cuando yo llamé estaba prácticamente todo reservado casi hasta el final de la exposición. Pero también es verdad que me apuntaron en lista de espera y el primer viernes me llamaron para ver si quería acudir ese sábado puesto que tenían plazas libres.

En realidad, aunque se plantea como un taller infantil, la realidad es que primero se realiza la visita a la exposición (de aproximadamente una hora de duración) y después se desarrolla el taller de manualidades como tal. La visita a la exposición, al menos a mi hija, se hizo un poco larga. Un sábado por la tarde hay demasiada gente (no en la visita guiada en sí, sino en general en la exposición), por lo que resulta bastante agobiante. Además, lo que ya os contaba antes, entre que nuestros hijos no saben muy bien quién es Barbie ni tampoco les interesa, además de que no pueden ni ver algunas de las muñecas porque están situadas muy altas para ellos, pues hace que no conecten con la visita, o al menos esa fue mi sensación. Es cierto que el guía de Mirarte (quienes realizan visita y taller) fue en todo momento muy atento, explicaba bien las cosas e incluso hicieron algún truquillo como decirle a las niñas (eran todo niñas, así que a partir de aquí hablaré en femenino) que buscasen determinadas muñecas. A nosotros los adultos nos puede hacer gracia ver la Barbie inspirada en Jackie Kennedy pero una niña de cinco o seis años ni le interesa quién fue Jackie Kennedy ni lo sabe. Lo mismo sobre la evolución de la Barbie ligada a las diferentes tendencias en moda.
 
Es cierto que la segunda parte de la exposición, la dedicada a personajes famosos y sobre todo a actrices de cine, es espectacular. Fue la parte que más me gustó, la dedicada a figuras como Marilyn Monroe, Liz Taylor o mi adorada Audrey Hepburn, que además tiene su propio espacio con varias muñecas que representan algunas de sus películas más famosas: Desayuno con diamantes, Mayfair Lady, o Vacaciones en Roma y sobre todo Sabrina, que es mi preferida. Aunque reconozco que Liz Taylor caracterizada como Cleopatra, al menos para mí, fue la mejor pieza de toda la exposición. Sin embargo, lo mismo, las niñas no saben de películas clásicas y tampoco conectaron con esta parte de la exposición.


Sin embargo, el taller sí que fue todo un éxito. Yo tengo una hija a quien le chiflan las manualidades, y aquí le plantearon hacer una habitación con una muñeca que representase lo que quería ser de mayor. Se supone que el slogan de Barbie es que puedes llegar a ser lo que quieras y éste era precisamente el hilo conductor del taller. Nos dieron una caja de cartón montable, papeles, celo, tijeras, pegamento, rotuladores y plastilina. La imaginación hacía el resto. Las niñas disfrutaron mucho representando una estancia en la que aparecían ellas con su yo de mayor. La mía no tenía nada claro que quería ser de mayor (angelito, con 5 años casi nadie lo sabe) y terminó haciendo una manualidad de bailarina, que ya que le gusta tanto bailar, ella tan contenta. Éste fue el resultado.


En definitiva, mis conclusiones sobre este sábado Barbie son las siguientes:

No es una exposición para niñas, si las quieres llevar fenomenal, pero probablemente no tengan feeling con Barbie y menos con la exposición.

El taller resulta divertido, seguro que lo pasarán bien si, como en nuestro caso, son amantes de las manualidades.

La exposición en sí está bien y es gratuita, pero los fines de semana por la tarde se forman unas colas enormes, mejor si vais en otro momento. Y lo dicho, mucho mejor para las niñas que hoy somos mujeres y que en su día jugamos con Barbies. 


Comentarios

Tracy ha dicho que…
Qué interesante! le voy a pasar el enlace de tu entrada a una amiga bloguera que es una ardiente admiradora de la Barbie, si no te importa.
ITACA ha dicho que…
Por supuesto! Y muchísimas gracias :) Si le gusta la Barbie, debe ir a ver esta exposición, aunque eso sí, evitando en la medida de lo posible el fin de semana ;)

Entradas populares