TALES OF CHILHOOD

Le vi esta encuesta a Begobolas y me dieron muchas ganas de hacerla yo. Es un gran ejercicio evocar la infancia, aquellos años en los que nos creíamos inmortales y cualquier cosa era mágica. Así fue la mía.

1. ¿Tienen tus padres algún libro de recuerdos de cuando eras pequeña? 
Mi madre hacía un álbum de fotos tras otro. Recuerdo que me contó que un amigo de mi abuelo le dijo que era la manera en la que podría verme crecer. Con los años dejó de hacerlo, pero al menos durante mis primeros doce años hizo unos cuantos.

2. ¿Sabes si te llamaron así por alguna otra persona?
 
Me llamaron Eva porque a mi madre le gustaba. Le parecía un nombre corto y sonoro (como el de los perros, este comentario es cosa mía, pero siempre pensaba eso cuando ella lo decía). No lo llevo por ninguna otra persona, sólo porque a ella le gustaba.

3. ¿Conoces que otros nombres barajaban tus padres? 
Si hubiera sido niño me hubiese llamado Raúl (a mi madre le gustaba). Sé que mi padre quería haberme llamado Irene, pero no lo logró.

4. ¿Tu primer recuerdo?
 
Pues a saber, recuerdo los veranos en la casa de mis abuelos en Pravia, los domingos en el Fontán en Oviedo, la playa del Aguilar, los perros de mi abuelo, verme jugando en la salita de la casa de mis padres… No sabría decir cuál es el primero.

5. ¿Tus padres te leían o contaban historias?
 
Pues la verdad es que no mucho, y eso que la casa de mis padres siempre estuvo atestada de libros. Yo tenía un montón, pero mis recuerdos son de leerlos yo sola. Supongo que me leerían antes de aprender a leer pero luego yo solita devoraba cada lectura que caía en mis manos.

¿Recuerdas cuales?
 
Esta pregunta no aplica.

6. ¿Cuando eras pequeña te acuerdas de lo que querías ser de mayor? 
Cuando era pequeña quería ser veterinaria, mi gran amor por los animales. Pero luego lo pensé mejor y creí que lo de que estuviesen malos, verlos morir etc. no iba conmigo. De adolescente empecé a querer se periodista y aunque al final estudié otra cosa, mi vida profesional está muy ligada a la comunicación.

7. ¿Tenías algún profesor favorito? 
Sí, mi profesora de lengua en EGB me chiflaba, era mi asignatura favorita. En COU tuve una profesora de Historia del Arte que me hizo descubrir una gran pasión. La adoraba y ella a mí, cuando voy a Italia o visito algún museo siempre me acuerdo de ella.

8. ¿Cómo solías ir vestida al colegio? 
Con un horrendo uniforme de colegio de monjas, falda de tablas y todo.

9. ¿A qué solías jugar?
 
En casa jugaba con las Barbies y una casa de Mickey Mouse a la que se habían ido uniendo un montón de figuritas de plástico que mi padre me compraba los miércoles cuando íbamos a comer a casa de mi abuela. En el patio del cole jugaba a la goma y a la comba, también a los cromos.

10. ¿Tenías alguna casita de juguete? 
Sí, la de Mickey y Minnie que comentaba antes. Eran como cuatro estancias independientes. No lo recuerdo bien pero habían un dormitorio, un salón y un baño.

11. ¿Algún recuerdo de tu familia en vacaciones?
 
La playa del Aguilar, los veranos en la casa de mis abuelos, algún viaje a Portugal…

12. ¿Y alguno de tus primeros cumpleaños o Navidades? 
Claro, recuerdo que la primera vez que celebré mi cumple con mis amigas del cole fue en casa. Tendría siete u ocho años. La primera y la última. Luego mi madre decidió que en una cafetería estábamos mucho mejor. Pinchos de pollo y de tortilla a tutiplén y ya estaba. Era fácil.
Las navidades la pasábamos en Pravia, recuerdo que se solía cenar besugo al horno. Nochevieja en Segovia en casa de mis otros abuelos. Y lo mejor era los Reyes, también en Pravia.

13. ¿Heridas memorables? 
Heridas… ¡y cicatrices para demostrarlo! La peor de todas fue un súper tortazo que me di en bici, aunque no fue culpa mía, sino de mi padre, que me subió el manillar y lo dejó flojo, por lo que bajando una cuesta, cuando fui a torcer, el manillar no me hizo caso y me fui contra un muro. Aún tengo cicatrices en las dos rodillas y en un codo. Recuerdo que mi abuela llamó a una vecina y ahí estaba yo tirada en el sofá cual ecce homo, mientras me limpiaban y cortaban, porque encima había gravilla y aquello fue un horror. Pero vamos, que de ésas tuve varias. Lo mejor era que entonces te ponían mercromina y a correr… no sé cómo hemos sobrevivido a los ochenta.

14. ¿Primera mascota? 
Mis abuelos tenían pastores alemanes y mastines, yo aprendí a andar entre ellos. Siempre quise tener un perro en casa pero por supuesto mi madre no me dejó y lo único que entró en aquella casa fueron dos peces que se llamaban Zipi y Zape. Cuando fui mayor, por supuesto tuve perro en casa y la vida con perro es infinitamente mejor.


15. ¿Tus abuelos te solían contar historias de juventud? 
Pues no muchas, la verdad. Aunque mi abuelo, que se murió cuando yo iba a cumplir siete años, me enseñó Santa Bárbara bendita, la canción de los mineros. Mi abuela materna me contó alguna cosilla con el paso de los años. Y con mi abuela paterna dibujé hasta el árbol genealógico de su familia. De hecho, siempre me dice mi tío Tasio: a ver, la de la memoria histórica… porque me sé cosas que no recuerda nadie.

16. ¿Tu entretenimiento favorito de pequeña? 
Siempre me ha gustado pintar, la bici, los perros…
17. ¿Recuerdas la llegada de algún nuevo invento a tu casa? 
El Game Boy en el verano de 1994, cuando acabé 8º de EGB. Aquello fue lo más. En mi casa nunca hubo una consola de televisión, pero el Game Boy sí.

18. ¿Tenías TV? 
Claro
¿Blanco y negro o color?
Color
¿Cuántos canales? 
La 1 y La 2 durante muuuuuchos años. Luego llegaron Antena 3 y Tele5, pero muchos años después.

19. ¿Te mudaste alguna vez de pequeña? 
Mis padres se mudaron cuando yo tenía un año o menos.
 ¿Recuerdas cómo fue?
Obviamente, con aquella edad, no tengo recuerdos.

20. ¿Recuerdas algún desastre natural en el que se viera involucrada tu familia? 
Hombre, además de que en Asturias llueve y llueve y llueve… poco más. No sería desastre natural pero mirar por la ventana y que no pudieses salir a la calle eso era pan para hoy y para mañana.

21. ¿Algún recuerdo musical? 
Claro, muchísimos. Desde las canciones de Serrat a la carrera completa de piano. Anda que no me he tirado yo tardes al piano…
¿Qué canciones se oían en tu casa? 
Mi padre ponía las cuatro estaciones de Vivaldi los domingos por la mañana. Y crecimos cantando a Serrat.

22. ¿Algo que te enseñase un miembro mayor de tu familia? 
Un poco rara esta pregunta, ¿a quién no le ha enseñado nadie un miembro mayor de su familia? Por supuesto que me han enseñado muchísimas cosas, incluirlas todas como respuesta a esta pregunta sería imposible.

23. ¿Marcas de tu infancia? 
Pues desde la colonia Chispas hasta las patatas Matutano. Mi madre, que siempre ha sido anti-marcas prohibía las zapatillas de marca, por lo que mis primeras Reebook allá por mis catorce años fueron inolvidables, aún las evoco con cariño.

24. ¿Coleccionabas algo? 
Of course, yo crecí en los ochenta y en aquellos tiempos se coleccionaba de todo: cromos, monedas, sellos, ¡minerales! (tenía una colección de un montón de cajas que seguro que hoy en día se cotizaría). Ah, ¡y los pins y las cartas! ¿os acordáis?

25. ¿Tu recuerdo de infancia favorito? 
Los perros de mi abuelo, los paseos por la pumarada en septiembre, el olor del Cantábrico y, aunque cueste creerlo, ver la lluvia tras los cristales.

Comentarios

Tracy ha dicho que…
En un n.oventa por ciento, yo hubiera contestado igua que tú.
ITACA ha dicho que…
Me gustaría conocer tu 10% de diferencia Tracy, siento curiosidad
Leira ha dicho que…
Genial encuesta, creo que la voy a hacer.
Bego ha dicho que…
jajaja yo tampoco sé cómo sobrevivimos a los ochenta. Me parto con tu comentario.
Qué bien que te hayas animado a escribir el post, es de los que molan porque da nostalgia pero con buen rollito.
Besos
ITACA ha dicho que…
Pues sí, me lo he pasado muy bien haciéndolo Begobolas, porque vuelves por un rato a la infancia, sí, esa de los OCHENTA!

Entradas populares