MADRID CON NIÑOS: EL MAGO DE OZ EN EL TEATRO MARAVILLAS

Hace un par de domingos fui con Henar a disfrutar de una obra que teníamos fichada desde hace tiempo. Ahora que lo pienso, demasiado tiempo… De hecho, una de las cosas buenas del blog es que sirve de cuaderno de bitácora y me recuerda que ya por el otoño del 2013 esta obra se encontraba entre mis futuribles con Henar (podéis ver aquel post aquí). Si lleva tantos años de representación en un escenario tan importante en Madrid como es el Teatro Maravillas, sin lugar a dudas es por algo.

Estoy hablando, que aún no lo he dicho, del musical El Mago de Oz, un cuento imprescindible y atemporal que irremediablemente te pone una sonrisa en los labios cuando empiezas a caminar con Dorothy sobre el camino de baldosas amarillas. Es una historia que ha enamorado a niños de diferentes generaciones y que hoy en día sigue siendo un gran reclamo. Es normal que surjan infinitas adaptaciones teatrales, ligadas al género musical, porque siguen siendo un éxito entre los niños. Lo demuestra el hecho de que esta adaptación en el Teatro Maravillas, como os comentaba antes, lleva ya varios años en cartel. Nosotras fuimos un domingo por la tarde y el patio de butacas estaba prácticamente lleno de niños dispuestos a embelesarse con la historia de Dorothy y los amigos que irá conociendo en su viaje iniciático para visitar al famoso Mago de Oz.

Dorothy es una niña que vive en Kansas con su tía Emma, pero que una tarde un tornado la llevará hasta el mágico mundo de Oz. La niña quiere regresar a su casa, para lo que tiene que visitar al gran mago de Oz, que con su magia será capaz de devolverla al lugar que tanto añora. Pero antes, vivirá aventuras increíbles siguiendo el camino de las baldosas amarillas, con unos zapatos mágicos, que le entrega el hada Glinda y que la librarán de la maldad de la Bruja del Oeste.


En ese camino, no estará sola, irá conociendo a seres increíbles de los que se irá haciendo amiga y juntos irán a ver al mago de Oz. El primero de ellos: el Espantapájaros, que necesita un cerebro; después el Hombre de Hojalata, que quiere un corazón; y por último el León, que no tiene valor y quiere que el mago de Oz le convierta en un león con gran coraje.

Con los acordes de la canción vamos a ver al gran Mago de Oz recorrerán el camino de aventuras, teniendo que enfrentarse a la Bruja del Oeste y llegando al final a ver al Mago, que será capaz de darle los dones que cada uno de ellos desea. Pero todo lo que necesitan está dentro de ellos, aunque no sean conscientes. El gran Mago en realidad lo que hará es hacerles creer en sí mismos y encontrar en su interior todo lo que necesitan: la inteligencia en el caso del Espantapájaros, los sentimientos en el del Hombre de Hojalata y el coraje y el valor en el León.

El mago de Oz me parece un cuento muy ilustrativo que, entre canción y canción, hace que los niños aprendan una lección muy importante: creer en ellos mismos.


El montaje del Teatro Maravillas resulta idóneo. En formato musical es ameno y divertido, logra mantener la atención de los espectadores y los niños y los papás pasamos un buen rato y aprendemos, o recordamos, algunas cosas verdaderamente importantes, como creer en nosotros mismos. La actriz y los actores de esta función estuvieron volcados sobre el escenario, haciendo que los niños (y los mayores) se trasladasen (nos trasladásemos) al maravilloso mundo de Oz. No se necesita mucho más que talento, ganas y un poquito de creatividad sobre el escenario para que la imaginación haga el resto. Nosotras pasamos una tarde estupenda en un espectáculo que ¡por fin! hemos visto y que me parece súper recomendable para los niños y no tan niños. Tenéis una cita con ellos los domingos por la tarde en el Maravillas, y además, en Semana Santa tienen triple función: domingo de ramos, domingo de resurrección y además el viernes santo. Puede ser un plan estupendo si os quedáis en Madrid.


Quizá te interese: 

Comentarios

Margari ha dicho que…
Con lo que me gusta esta historia... Con ganas me dejas de ver este musical!
Besotes!!!
ITACA ha dicho que…
Pues está genial Margari, para niños y no tan niños :)

Entradas populares