MADRID CON NIÑOS 34: EL TREN DE ARGANDA, QUE PITA MAS QUE ANDA

Hace aproximadamente un par de meses, leyendo el blog de Begobolas (que si no lo conocéis,  desde aquí aprovecho para recomendaroslo), encontré un plan inspirador. Tuve claro desde ese momento que era un plan familiar que íbamos a llevar a cabo esta primavera, porque me pareció chulísimo y además no lo conocía. Aprovecho también para darle las gracias a Bego por hablarnos de él, porque nos encantó la experiencia. 

Se trataba de un recorrido en un antiguo tren de vapor. Quien tiene un niño en casa, ya sabe que los viajes en tren les encantan. Pero es que éste no es un tren cualquiera, subirte a un tren con un siglo de historia, es un auténtico lujo, hacer un viaje al pasado y disfrutar de una experiencia única que disfrutamos por igual peques y mayores. 


Ésta es la propuesta del Tren de Arganda, que pita más que anda. Los domingos de primavera, podemos disfrutar de esta experiencia tan chula. La locomotora del tren de vapor es del año 1925 y el vagón en el que nosotros íbamos de 1916. Me parece alucinante poder subirnos a estas máquinas de otro tiempo y disfrutar una experiencia familiar increíble, llena de magia y que sin duda recomiendo encarecidamente. Existen varios vagones de pasajeros, la mayoría de madera y un pequeño vagón de metal y del mismo color que la locomotora. Todos ellos han sido recuperados de antiguas rutas en España y restaurados. Al parecer (y digo al parecer porque me extraña no haber oído hablar antes de todo ello), llevan aproximadamente una década haciendo este trayecto los domingos de primavera y otoño, y aunque hay que desplazarse hasta La Poveda, a mí me parece un auténtico planazo. Si tengo que hacerle un pero es el tema de la carbonilla. Los trenes de vapor echan vapor de agua mezclada con carbón y con las ventanas abiertas en medio de la primavera, cuando viene el viento de ese lado no es demasiado agradable. Supongo que en una visita un día con más frío y con las ventanas cerradas, será más agradable. La próxima vez repetiremos un día de finales de otoño. 

Como os decía, este tren sale de la Estación de la Poveda y hace un recorrido hasta la Laguna del Campillo y da la vuelta. Para los que no seáis de la zona, La Poveda está al lado de Arganda del Rey (hay que coger la A-3) pero también tiene un servicio de metro con la línea 9. Este tren sale de la estación del Tren de Vapor, que está a un pequeño paseo de la estación de metro. Si vais en coche, resulta fácil aparcar cerca de donde sale el tren de vapor. 

El recorrido de ida y vuelta dura aproximadamente unos 50 minutos desde que sales de la estación de Poveda hasta que regresas a la misma estación. En la Laguna del Campillo hace una parada de unos 10 minutos aproximadamente y podréis bajar del tren durante ese tiempo y luego regresar en el mismo tren. De hecho, "teóricamente", si cogéis un tren de las 10, 11 o 12, podríais quedaros en la Laguna del Campillo y luego regresar en otro tren posterior. En la realidad, los trenes van absolutamente completos (al menos en primavera), por lo que esa opción teórica me temo que no es viable en la realidad. 

A este respecto, debo hablaros de la reserva de plazas. Podréis encontrar toda la información aquí. Básicamente, hay que reservar plaza con anterioridad y cuando digo con anterioridad es con mucho tiempo. De hecho, yo escribí un email para reservar plaza a mediados de abril y la primera fecha disponible que me dieron fue el domingo 7 de mayo a las 13 horas. Todos los trenes anteriores, incluidos los del propio domingo 7, estaban llenos. El proceso de reserva es sencillo y recibes un email confirmándote los datos. Tienes que presentarte en la estación al menos 15 minutos antes de la hora de salida del tren, ya que en caso contrario perderías la plaza. Siempre puedes ir hasta allí y probar suerte, ya que si alguien no se presenta, las plazas libres salen a la venta en ese momento, pero yo prefiero ir tranquila con mi reserva previa y no darme un viaje de más de 50 kms ida y vuelta en balde. Cuando nosotros fuimos estaba completo el tren, había gente esperando a ver si se quedaba libre alguna plaza porque alguien no se presentase. Desconozco si al final consiguieron plaza o no, pero yo desde luego no me arriesgo. Por cierto, el precio de las plazas es de 5 euros por persona, los niños menores de 3 años que no ocupen plaza no pagan, el resto sí.


Uno de los momentos más mágicos del trayecto fue cuando atravesamos el puente de hierro. Este puente atraviesa el río Jarama y estamos en las inmediaciones de un enclave histórico. No debemos olvidar que cerca de este lugar se desarrollaron las batallas del Jarama durante la Guerra Civil española. Madrid era zona republicana y estos parajes fueron el frente de defensa de la ciudad. El mítico Puente de Arganda (que no es éste) inspiró a muchos autores, como el propio Hemingway, que lo incluyó en su famosa novela sobre la propia guerra civil, ¿Por quién doblan las campanas?

Sentimentalismos aparte, este viaje en tren es una regresión al pasado, una actividad fantástica a realizar con niños y también sólo adultos, estoy segura de que encandilará por igual a unos y otros. Eso sí, como las plazas vuelan, estad atentos a ver si aún queda algo disponible para esta primavera, y si no, en octubre volverán a hacer el recorrido. 

Quizá te interesen: Otros planes de Madrid con Niños 

Comentarios

Bego ha dicho que…
Qué genial que os gustó, a mí me pareció un plan perfecto para niños pequeños y muy económico. A Víctor le encantó también. Veo además que, gracias a la reserva, os tocó un vagón con ventanas de verdad así que no tuvisteis que chuparos la carbonilla jajaja, mucho mejor así.
Un beso
ITACA ha dicho que…
Bueno, la carbonilla me temo que sí nos la chupamos. Más a la ida (porque nuestro vagón estaba más cerca de la locomotora) que a la vuelta. Porque claro, hacía calor y las ventanas estaban abiertas de par en par. Supongo que igual en otoño o al principio de primavera, con las ventanas cerradas es mucho mejor. Repetiremos con más frío la próxima vez, pero como experiencia fue fantástica, Bego. Muchas gracias! Los niños (y los mayores) se lo pasan (pasamos) genial :D

Entradas populares