MADRID CON NIÑOS II: UN DÍA EN EL ZOO (PUENTE DE 6 DE DICIEMBRE EN MADRID)

Hoy es 6 de diciembre, día en que se conmemora el 35 aniversario de la Constitución Española. Pero además, es día de fiesta. Y no sólo eso, sino que en Madrid nos ha hecho un día de cine: soleado, buena temperatura (increíble para ser diciembre) y una fecha que nos gritaba que hoy no tocaba trabajar y que por tanto debíamos aprovechar bien el día. 

Se nos ha ocurrido ir al Zoo. Hacía mucho tiempo que quería llevar a Henar al Zoo y ver qué tal se lo pasaba, si le gustaban los animales y si el Zoo se podía convertir en un lugar al que ir con asiduidad. Tiene un libro, Cucú-tras de la selva, en el que sale la jirafa, el elefante, el león, la cebra... Y yo llevo semanas diciéndole que un día íbamos a ir a la casa de todos los animales y que iba a poder conocer no sólo esos animales, sino muchísimos más. 

Lo primero que vimos al llegar fue un maravilloso grupo de flamencos. Esos bichos de color rosa (supongo que algo así pensaría Henar) no sé lo que son, pero son preciosos. Teníais que ver la cara de asombro. Y de ahí, fuimos de uno a otro con los ojos cada vez más abiertos. Llevaba el libro en la mano y cuando veíamos un animal que estaba en el libro, en seguida abría la página y te lo enseñaba. 

Vimos al oso panda, al rinoceronte, los búfalos, los ciervos, el lobo blanco... Y llegamos hasta los maravillosos osos pardos. Amaestrados estaban, porque allí estaban los cuatro sentados, esperando a que la gente les tirase comida. Todo un espectáculo. Henar de nuevo estaba alucinada, no sabía ni dónde mirar. 

Por supuesto, no podíamos perdernos el espectáculo de delfines. No son peces sino mamíferos acuáticos, probablemente los animales más inteligentes del mundo. Henar pensaba que eran peces que saltaban, pero nos lo pasamos estupendamente, aplaudiendo con efusión cada uno de los saltos. 



Y de allí, hicimos un alto en el camino para comer y retomar fuerzas. Muy bien ubicados, al lado de donde había exhibición de pájaros exóticos primero y aves de cetrería después, pudimos comer y disfrutar del espectáculo un poco a lo lejos. Quizá para la próxima vez podamos ver los espectáculos completos. 

Al ladito estaba el acuario, donde conocimos tortugas, peces de todos los colores e incluso los temidos tiburones. Pero todavía nos quedaba mucho por ver y seguimos camino en busca del rey de la selva: el león. Vimos por el camino hipopótamos, cebras, jirafas, y el gran elefante africano, que no nos hizo mucho caso y estaba alejado, pero lo vimos perfectamente. Era una elefanta con su cría (nota mental, tengo que poner a Henar a ver Dumbo antes de nuestra próxima visita al zoo). 

Y por fin llegamos a ver a los leones. A Henar le encanta imitar el sonido del león, hace grrrrrrrr y estira el brazo como dándote un zarpazo. Pero los leones no estaban por la labor cuando fuimos a verlos. Se estaban echando una siesta al sol que ya quisiéramos los demás. Lo mismo los tigres, había un tigre naranja y un tigre de Bengala, los dos espanzurrados juntos al sol roncando a pierna suelta. Con los leopardos tuvimos más suerte, estaban despiertos. 


Pero Henar se estaba quedando dormida. Nos dio tiempo a ver la parte de granja (vacas, cabras, conejos, pollitos... un poco de todo) pero antes de llegar a la entrada, ya sentada en el carrito, como era de espera, se quedó dormida. Pobrecita, demasiadas emociones juntas. 

Nos lo hemos pasado taaaan bien y nos ha gustado tantísimo el Zoo que hemos decidido sacarnos el abono para el 2014. Henar además este año todavía no paga y os puedo asegurar que vamos a ir muchas veces el año que viene. 

El Zoo es un plan genial con niños y más si nos hace un día maravilloso de primavera en pleno puente de diciembre. No se puede pedir más :)

Comentarios

amparo puig ha dicho que…
Qué bonito día. Por aquí por Valencia también ha hecho un día magnífico y mis dos gatos, como buenos felinos, se han pasado la mañana tumbados al sol. Creo que la niña- qué nombre más bonito- se lo habrá pasado genial y además es muy interesante porque así aprenderá a amar y respetar a los animales desde bien pequeña. Muy buena idea lo del bono.
Leira ha dicho que…
Yo fui al zoo en el parvulario, era una excursión mítica.
Un lugar al que me encanta ir. Aunque hace que no voy.....

Entradas populares