MADRID CON NIÑOS 36: EL MUSEO DEL RATÓN PÉREZ

Este verano, por circunstancias de la vida, hemos tenido que rehacer nuestros planes veraniegos en un par de ocasiones y mi hija, en lugar de pasarse un tiempo más largo en #veranoenelpueblo, disfrutó de casi un par de semanas extra del calorcito del #veranoenMadrid. Pero oye, que no hay mal que por bien no venga, porque aprovechando la primera semana de agosto en Madrid, hicimos planes nuevos a los que hacía tiempo que les teníamos ganas. 

Uno de esos planes estrella fue visitar la Casa Museo del Ratoncito Pérez. Del Ratón Pérez y su casa ya os hablé hace unas cuantos años (hay que ver cómo pasa el tiempo) por este blog. Podéis ver su presentación en este post, en el que el propio Pérez nos contaba su historia. Aquel ratón que vivía una vida tranquila con su familia, en una pequeña casita dentro de una caja de metal de galletas Huntley en la confitería Prats, en el número 8 de la calle Arenal y que hoy es archiconocido entre todos los niños de España e HispanoAmérica, pues debe hacer muchos kilómetros para recoger todos los dientes que se les caen a nuestros pequeños. De él se ha hecho hasta una película de dibujos animados y desde luego mi hija Henar doy fe que es súper fan de este pequeño ratoncito. 

Pues bien, en la galería comercial del número 8 de la calle Arenal, a tiro piedra de la Puerta del Sol, abrió hace casi una década un pequeño museo muy cuco, dedicado al ratón español más famoso de todos los tiempos: el Sr. Pérez. Yo ya lo había visitado hace unos cuantos años, pero era uno de esos lugares pendientes para descubrir (o re-descubrir) con mi hija. Lo intentamos en una ocasión, un sábado del mes de octubre del año pasado, pero nos encontramos con una cola infinita y, sabiendo como yo ya sabía, que el museo es pequeño (aunque lo han ampliado desde mi última visita), le saqué una foto a mi hija con la escultura del Ratoncito Pérez y nos fuimos de allí con la promesa de volver otro día y ver el museo juntas.

Cuando los cambios de planes pusieron a Madrid en nuestro calendario de agosto, me acordé de ese plan. Visitar el Museo del Ratón Peréz con niños, un plan fantástico en el verano de Madrid. Nos encontramos con gente, pero no mucha, la mayoría además eran turistas. Llegamos una tarde entre semana pasadas ligeramente las 7 de la tarde, conseguimos hueco en la visita guiada de las 7.20 y disfrutamos como enanas (mi hija, que lo sigue siendo, y yo, que volví a serlo por un rato).


No quiero desvelaros demasiado del Museo del Ratón Pérez porque creo que es una verdadera pequeña joyita que merece la pena ser descubierto por uno mismo. Por eso, nada de abusar de spoilers, tan de moda con Juego de Tronos, pero sólo deciros que se trata de un museo pequeñito donde encontraremos, entre otras cosas, muchos elementos relacionados con la historia del Ratón Pérez y Bubby (Alfonso XIII) y sus andanzas en el conocido libro del padre Coloma. Entre ellas, la reproducción de la casa del Ratoncito Pérez y toda su familia, incluyendo mujer e hijos. Sí, ésa que cuenta la historia que se hallaba en una caja de metal de galletas Huntley en la confitería de Carlos Prats. Pero el museo alberga sorpresas maravillosas, incluida una foto del Rey Juan Carlos, en la que agradece al ratón sus servicios y las aventuras que vivió con su abuelo Alfonso XIII (este hombre, Juan Carlos de Borbón, siempre me caerá bien, a pesar de ser republicana y por supuesto absolutamente juancarlista porque este tipo de cosas, sólo las hace él y además con gracia).

Y sobre todo, no os vayáis sin sacaros una o mil fotos con la escultura del Ratón Pérez, la más pequeña (y yo añado bonita) de todo Madrid. Quizá si habéis tenido suerte, igual habéis visto al propio ratón, su cola escondiéndose detrás de cualquier esquina, o una sombra que atraviesa rápidamente una habitación. Pero teniendo en cuenta que toda la familia Pérez es muy celosa de su intimidad, pudiera ser que no haya sido así. En cualquier caso, la foto con el Ratón Pérez es imprescindible.

De verdad, mi más sincera recomendación para que disfrutéis de este plan de Madrid con niños, a los peques les encantará, pero también a los mayores. Palabra de honor de Itaca madrileña.

Más info: Casa Museo del Ratón Pérez 

Comentarios

Leira ha dicho que…
Hace poco me enteré que la casa del Ratón Pérez estaba cerca de donde vivía mi madre. Por cierto, a mí no me pudo dejar nada cuando me cayó el primer diente, ya que me daba mucho miedo que un ratón viniese a mi casa jajaja.
Tracy ha dicho que…
No sabía que existía, gracias por informarme para poder llevar a mis nietos a verlo.
ITACA ha dicho que…
De verdad, Leira? Pues mi hija está encantada, esperando que se le caiga su primer diente. Quizá también influya el hecho de que yo la llamo cariñosamente "ratón" así que los ratoncitos no le dan miedo precisamente.
ITACA ha dicho que…
Si vienes a Madrid y traes a tus nietos, yo te cuento sitios chulos para llevarlos, Tracy ;)
Bego ha dicho que…
A nosotros nos pasó lo mismo. Fuimos en marzo o abril y nos quedamos sin pasar. Lo tengo pendiente para volver otro día.
ITACA ha dicho que…
Tienes que ir, Bego, os va a encantar
Leira ha dicho que…
Sí, Itaca, como lo estás leyendo. Yo llorando y mi madre me decía que eran las mamás que se disfrazaban de ratón (lo que era peor). Al final me regaló un rotulador de Pelikan ¡con forma de ratón! jajaja

Entradas populares